Gobierno evade información sobre deuda interna de Bolivia

El ministro Arce confirma que la deuda externa supera los dos mil millones de dólares, pero dice que no tiene datos precisos sobre la deuda interna.

image Luis Arce, Ministro de Economía y Finanzas

• El año pasado, el Gobierno adquirió como deuda externa 860,6 millones de dólares para construcción de carreteras, agua y riego, fortalecimiento institucional, telecomunicaciones e hidrocarburos, según el informe de la Fundación Jubileo.

El Gobierno reconoció que la deuda externa del país asciende a más de dos mil millones de dólares, pero el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce, no explica los datos respecto a la deuda interna.

“No tengo los datos exactos, pero la deuda externa está por encima de dos mil millones de dólares, (sobre la deuda interna), los datos deben encontrarse en la página del Banco Central de Bolivia”, sostuvo ayer la autoridad.

La deuda externa pública de Bolivia a mediano y largo plazo ascendió a 2.883 millones de dólares en la gestión 2010, 10,8% más que en 2009 y totalizó 2.927 millones de dólares hasta el 28 de febrero de 2011. Si se suma el monto de deuda interna, el país debería en total 6.200 millones de dólares, aproximadamente, según el informe de la Fundación Jubileo.

DEUDA

La deuda con la Corporación Andina de Fomento (CAF) aumentó 38,5% y la deuda con el Banco Mundial subió en 52%. Venezuela se convirtió en el principal acreedor del país (301,4 millones de dólares, 51% del total de la deuda), seguido por Brasil (95 millones), China (82,2 millones), Alemania (54,7 millones) y España (16,4 millones de dólares), indica el informe de esta organización.

Hasta la gestión 2010, la deuda externa sumada a la deuda interna totalizó 6.200 millones de dólares, según la Fundación Jubileo.

IBCE

En el período 2006-2010, la deuda bilateral del país totalizó 595 millones de dólares y la deuda externa multilateral, 2.288 millones de dólares, casi el 80% del total, informó el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), citando datos del Banco Central de Bolivia (BCB)

VENEZUELA

En el tema del dinero que Bolivia percibe de Venezuela para el programa “Bolivia Cambia, Evo cumple”, el ministro Arce brindó una explicación respecto a estos montos.

“En el tema de la deuda hemos sido claros, nosotros nunca hemos negado que existe una deuda, pero es una deuda comercial. Primero yo quiero aclarar ahora, he escuchado equivocadas afirmaciones de opinadores (analistas) que decían que el programa ‘Bolivia Cambia, Evo Cumple’ era endeudamiento, entonces yo quiero ratificar públicamente que eso no es cierto, ya que esto es una donación, lo que significa que no hay reparo”, explicó Arce.

Resaltó que el único crédito con Venezuela, es la importación de diésel, que tiene una particularidad importante para el país porque es un porcentaje importante de 25% que va a una deuda de largo plazo y el 75% es de corto plazo. “Ese corto plazo tenemos que pagarlo dentro de un año y se está pagando y lo que va acumulándose es este 25% que corresponde a la importación de diésel, por lo que es una deuda comercial de largo plazo por la forma que se ha convenido el pago”, dijo.

Arce manifestó también que esas donaciones del Gobierno venezolano hacia los municipios a través del programa “Bolivia Cambia, Evo Cumple”, tiene las mismas y severas condiciones de registro de control que los recursos públicos.

“Cuando recibe un cheque el Alcalde por alguna obra o programa de inversión, ese cheque es depositado en una cuenta fiscal y para entrar en ese momento, porque el convenio dice que tiene que ser depositado en una cuenta fiscal, por lo que cuando el Alcalde deposita el cheque en una cuenta fiscal, ese dinero ya se convierte en dinero público por lo tanto tiene a la Contraloría General del Estado, a la auditoría interna del municipio y se hace todo el seguimiento y debe cumplir en la normativa correspondiente del manejo financiero, por lo tanto no hay ningún problema”, sostuvo.

Para las autoridades del sistema financiero, la deuda externa es sostenible, por lo tanto manejable, considerando la estabilidad de la economía boliviana.

Fuente: El Diario