Juan Pablo II se convierte en Santo

El Monseñor Estanislao, Dowlaszewicz, nos habla sobre la beatificación del Papa Juan Pablo II. El papa Juan Pablo II (1920-2005) será proclamado beato mañana en una solemne ceremonia que su sucesor, Benedicto XVI, oficiará seis años y un mes después de su muerte. Se esperan que cientos de miles de personas, muchas de ellas provenientes de Polonia, su país natal, asistan a la beatificación en la plaza de San Pedro del primer Papa polaco de la Iglesia católica, cuya contribución a la caída del comunismo se considera decisiva. Serán tres días de celebraciones, que comenzaran hoy con una vigilia en el Circo Massimo de Roma, dividida en dos partes. La primera, "Celebración de la Memoria", comenzará con una procesión de la imagen de María Salus Populi Romani, la patrona de Roma.

Después intervendrán el que fuera secretario particular de Juan Pablo II y actual cardenal de Cracovia, Stanislaw Dziiwisz; su antiguo portavoz durante 22 años, el español Joaquín Navarro Valls, y la monja francesa Marie Simon Pierre, cuya curación, de manera inexplicable para la ciencia, de la enfermedad de parkinson ha abierto las puertas a la beatificación de Karol Wojtyla. La segunda parte será la "Celebración de los Misterios Luminosos del Santo Rosario", que fueron introducidos por Juan Pablo II en su papado. El rosario se recitará en conexión directa con cinco santuarios marianos de todo el mundo, entre ellos el de la Virgen de Guadalupe, en México y Fátima en Portugal. Una vez concluida, las personas que lo deseen podrán acudir a ocho céntricas iglesias de Roma que estarán abiertas toda la noche en la llamada “Noche blanca de los rezos”.

El acto central: A las cinco de la mañana del 1 de mayo se permitirá el acceso a la basílica de San Pedro del Vaticano, donde a las nueve de la mañana y durante una hora los fieles se prepararán para la ceremonia de beatificación, que comenzará a las 10.00 hora local (4.00 hora de Bolivia) presidida por Benedicto XVI y concelebrada por numerosos cardenales. Ochocientos sacerdotes repartirán la comunión en la plaza de San Pedro y la Vía de la Conciliazione, donde serán colocadas 14 pantallas gigantes de televisión para que los miles de fieles puedan ver el momento en que el papa Ratzinger eleva a la gloria de los altares a su antecesor, el primer Papa polaco de la historia de la Iglesia.

Concluida la misa, el Papa y los cardenales entrarán en la basílica de San Pedro para venerar a Wojtyla, cuyo féretro fue sacado ayer. Después todos los fieles podrán venerarlo. La basílica permanecerá abierta mientras haya fieles. Sólo se cerrará el lunes 2 durante la Misa de Acción de Gracias que oficiará en la plaza de San Pedro el cardenal secretario de estado, Tarcisio Bertone.

Fuente: No Mentirás, PAT.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

[vid url=http://cd1.eju.tv/videos4/E1104300701.mp4]