$us 16,5 millones de pérdidas por bloqueo en Perú; choferes bolivianos piden desvío de carga por paso chileno

El corte de la ruta internacional mantiene a unos 500 camiones parados desde hace 2 semanas y el gobierno boliviano recién se moviliza para enviar ayuda humanitaria.

image Camiones bolivianos parados en la carretera internacional en la frontera con Perú. – Abi Agencia

Los Tiempos

$us 16,5 millones de pérdidas por bloqueo en Perú

El conflicto continúa. Las pérdidas económicas ocasionadas por el bloqueo en la frontera con Perú se multiplican y hasta ayer llegaron a 16,5 millones de dólares, mientras que el conflicto entre sectores sociales del sur peruano y el Gobierno de Alan García continúa.

Pese a que el corte de la ruta internacional mantiene a unos 500 camiones sin poder moverse de la zona desde hace dos semanas, el Ejecutivo boliviano recién se moviliza para enviar ayuda humanitaria.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Los exportadores de Bolivia estiman que su sector perdió 15 millones de dólares por productos de Cochabamba, Santa Cruz, Oruro y Potosí que no pueden llegar a su destino.

“El valor total de carga damnificada, por día, asciende a un millón de dólares, siendo nuestro sector el más perjudicado”, informó ayer Goran Vranicic, presidente de la Cámara Nacional de Exportadores  de Bolivia (Caneb).

El presidente de la Cámara Boliviana de Transporte Nacional e Internacional (Cbtni), Fidel Baptista, dijo que por día de camión parado, los transportistas pierden un promedio de 200 dólares destinados a cubrir gastos de alimentación y otros.

Indicó que cada uno de los choferes perdió unos 3 mil dólares en 15 días, monto que será difícil de recuperar.

Vranicic informó que entre los productos de exportación que no pudieron llegar a destino y por lo que los exportadores deberán pagar multas económicas a las empresas navieras, se encuentran: torta y aceite de soya, aceites de girasol, harinas de haba y alcohol, procedentes de empresas industriales de Santa Cruz y carne de pollo, cereales, aceite, palmito, pieles y cueros de industriales cochabambinos.

Los empresarios de La Paz, Oruro y Potosí no pueden enviar estaño, puertas y marcos de madera, además de concentrados de plomo plata y zinc.
Reacción

El vicepresidente Álvaro García Linera dijo ayer que el Gobierno coordina el envío de ayuda a los camioneros bolivianos y sus familias, informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

“Estamos preocupados y angustiados por nuestros compatriotas bolivianos que están sufriendo ese bloqueo, pero más allá de la ayuda y del pedido respetuoso que hemos hecho al Gobierno de Perú, no podemos hacer más”, agregó.

Señaló que el Gobierno boliviano no puede “entrometerse”" en la política interna del vecino país, por lo que “simplemente queda esperar y confiar de que el problema será resuelto lo más pronto posible”.

En una carta abierta a la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, la Caneb pidió al Ejecutivo que interceda en la solución del conflicto y explicó que el mercado de Perú es uno de los más importantes para Bolivia porque recibe al año 67.431 toneladas de productos con alto valor agregado de Santa Cruz, 3.400 toneladas de La Paz, 1.427 toneladas de Cochabamba, 913 toneladas de Oruro, 1.320 de Potosí y 120 de Tarija.

“Cuanto antes, los gobiernos de Bolivia y Perú tienen que hacer esfuerzos para restablecer el comercio exterior entre ambos países”, señaló Vranicic.

Hay tensión en Puno

La llegada de miles de pobladores del sector sur de Puno a la capital, la noche del domingo, generó ayer tensión, que aumentó con la orden del Gobierno de Alan García de militarizar la zona para garantizar el acceso a los servicios básicos y desbloquear las vías de acceso. El portal digital del periódico peruano Los Andes informó que la primera intervención fue el desbloqueo de las vías de la zona sur de la ciudad, lugar donde los protestantes habían logrado obstaculizar el tránsito.

El Gobierno de Perú autorizó que las Fuerzas Armadas apoyen a la Policía Nacional para “garantizar el normal funcionamiento de los servicios públicos” en Puno.

Los militares y policías deberán garantizar, según la orden, el normal funcionamiento de servicios como agua, luz y vías de acceso, que han sido bloqueadas por los manifestantes, que desde el 9 de mayo impiden el tránsito de transportes y turistas entre Perú y Bolivia, informó la agencia Efe.

El Ejecutivo peruano aclaró que la intervención no significa que se ha declarado estado de emergencia.

Analizan el desvío de carga por paso chileno

Hasta el cierre de edición continuaba bloqueado el puente en Desaguadero

La Razón

Los transportistas bolivianos esperan la autorización del Gobierno chileno para llevar carga al Perú a través de un paso provisional como alternativa al bloqueo de caminos que realizan comunarios del sur peruano en rechazo a un proyecto minero.

Así lo informó ayer el presidente de la Cámara Internacional del Transporte Internacional de La Paz, Jhonny Ayllón, quien mencionó que el camino alterno pasaría por las poblaciones de Tambo Quemado y Santa Rosa, en plena frontera entre Perú y Chile.

“Se nos ha comunicado que las empresas de transporte deben solicitar un permiso ocasional para el tránsito por el cruce de frontera Santa Rosa. Pero eso es un trámite que las empresas de transporte deben gestionar (ante el Viceministerio de Transporte)”, explicó.

Desde el lunes 9, habitantes del departamento peruano de Puno iniciaron el bloqueo de caminos y el cierre del puente internacional de Desaguadero, que provocó que unos 700 camiones (la mayoría bolivianos) estén detenidos.

Desde Lima, la agencia AFP informó que el Gobierno peruano autorizó a las Fuerzas Armadas a intervenir para poner fin al bloqueo de rutas en la frontera entre Perú y Bolivia. La autorización justifica la excepcional medida señalando que las Fuerzas Armadas "pueden actuar excepcionalmente en apoyo a la Policía Nacional del Perú para la protección de instalaciones estratégicas para el funcionamiento del país y servicios públicos esenciales".

Anoche, el vicepresidente Álvaro García Linera manifestó que el Gobierno boliviano estará a la espera de una pronta solución al bloqueo que se desarrolla en la región de Puno-Perú. "Nosotros en ese ámbito somos respetuosos de los mecanismos que lleva adelante el Gobierno peruano, no queremos entrometernos en la política interna, solamente nos queda esperar y confiar de que será resuelto lo más pronto posible”.