El evismo revocado

CARA D Como proyecto político, el evismo fue revocado en los comicios del domingo, cuando el 80% de los electores habilitados para sufragar se negaron a prestarse a una farsa encaminada al copamiento gubernamental de la justicia, uno de los mecanismos estructurales que este régimen de ambiciones totalitarias necesita para seguir existiendo.

El mismo presidente Morales se encargó de convertir a la votación en una suerte de referéndum sobre su gestión, al decir que quienes promovían el voto nulo eran “enemigos del proceso de cambio”.

El 60% de votos nulos y blancos, sumado al 20% de abstención, muestra una nueva realidad política, que no pudo ser distorsionada ni siquiera con la manipulación de un Órgano Electoral sesgado ni con la lluvia de prebendas lanzada por el gobierno en días previos a las elecciones judiciales.



Ahora, el mandatario ha sufrido una amplia derrota que la mayoría de los analistas interpreta como un voto castigo, donde convergen la indignación por la represión a los indígenas, el repudio al narco-Estado y el hartazgo ante tanto abuso autoritario.

De parte del régimen, hasta ahora no se ha escuchado ni una palabra de autocrítica, sino pura y simple negación de la contundente realidad, por boca de diversos voceros.

Entre ellos el viceministro de coordinación con los movimientos sociales, César Navarro, que en su desesperación por mostrar alguna victoria llegó a decir que sólo perdieron en 6 departamentos.

Como proyecto político, decíamos, el evismo ha sido revocado, porque ya no existe como horizonte de futuro para los bolivianos. Empieza a jugar el tiempo de los descuentos…

[email protected]