En Grecia prolongan la huelga general de la semana que viene a 48 horas

El primer ministro griego, Yorgos Papandréu

El sindicato de funcionarios Adedy, que representa a más de 400.000 empleados, anunció hoy por escrito que «hemos decidido en forma extraordinaria extender la huelga a 48 horas debido a que el Gobierno decidió avanzar con la votación de una ley salvaje».

Por su parte, el sindicato GSEE que representa a los trabajadores del sector privado y a las empresas semiestatales, con un total de 1,5 millones de afiliados, anunció que ha decidido «prolongar la huelga general de 24 horas prevista para el miércoles 19 de octubre a una de 48 horas, incluyendo también el jueves 20 de octubre».

Hasta esas fechas se habrá tramitado en el Parlamento una ley que incluye la congelación de los acuerdos sectoriales entre los trabajadores y la patronal hasta 2015, dejando a los trabajadores expuestos a que los empresarios lleguen a acuerdos de sueldos menores al acuerdo colectivo nacional.



Según el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, es necesario aprobar ese artículo incluido en el proyecto de la ley que se votará posiblemente el próximo jueves 20, ya que de eso depende que los acreedores internacionales (la zona del euro y el FMI) concedan a Grecia el sexto tramo de ayudas (8.000 millones de euros) que necesita para pagar sueldos y pensiones en noviembre.

El GSEE calificó las medidas anunciadas por el Gobierno como «políticas que no dan soluciones y que son catastróficas para los trabajadores y la sociedad.» Con la ley también se reducirán los sueldos en las empresas semiestatales a un 60 %, con respecto a lo que se cobraba en el año 2009, anunció Venizelos.

El llamado «multiproyecto» ha levantado la protesta de la oposición y también de algunos diputados del partido gubernamental socialista PASOK. Unos cuantos diputados han expresado ya su malestar y han dejado abierta la posibilidad de dimitir.

Pero hasta el momento, ningún diputado gubernamental ha declarado públicamente que votará en contra de la ley, lo que es de suma importancia debido a que el Gobierno cuenta con una estrecha mayoría parlamentaria de 154 diputados sobre un total de 300.

Atenas quedó hoy paralizada por la huelga completa del transporte público, que se repetirá mañana, a la que se sumarán los taxistas, que han declarado que «pagaran incluso con sus vidas» para que el Gobierno no avance con la liberalización de la profesión.

Fuente: www.larazon.es