Gobierno boliviano analiza levantar restricción a las exportaciones de azúcar

Asegura que no existe déficit de alimentos. Producción: El Programa de Apoyo a la Seguridad Alimentaria (PASA) dice que este año hay un excedente de un millón de quintales de azúcar, que puede aumentar.

imageProductores de Guabirá envasan el producto.

La Paz, Página Siete – 13/10/2011



El Gobierno analiza para el próximo año levantar el veto a la exportación de azúcar, debido al excedente de un millón de quintales del producto edulcorante que se obtendrá con la cosecha.

El director del Programa de Apoyo a la Seguridad Alimentaria (PASA), Remy Gonzales, afirmó que a la fecha no hay deficiencias en la producción de alimentos. “Cuando hay sobreproducción, creo que es necesario dar condiciones para que se pueda exportar -ante todo- los productos agroindustriales como el azúcar, girasol, aceites, maíz; ya tenemos suficiente para satisfacer la demanda interna y hay excedentes”, precisó.

Sin embargo, reiteró que para que pueda levantarse la restricción al azúcar y a otros productos es necesario que empresarios del rubro demuestren a los ministerios de Desarrollo Productivo y Desarrollo Rural y Tierras la “sobreproducción, (de manera) que se garantice el consumo del mercado interno y haya un stock guardado”.

El 2010, el Gobierno determinó, mediante decreto supremo, prohibir las exportaciones de alimentos como la soya, el azúcar, el sorgo, el maíz, aceites y carne de res para enfrentar el problema del abastecimiento de productos y el encarecimiento en el mercado interno.

Debido a esta medida, los productores agroindustriales temen perder mercados importantes como el de Estados Unidos para el azúcar. El sector cañero tiene 8.000 toneladas de cupo como parte de la cuota estadounidense que vence este mes.

Excedentes

El director del PASA informó que en el caso del azúcar hay un excedente de un millón de quintales y se espera contar, hasta que termine la zafra de este año -el próximo 15 de noviembre-, con un volumen similar.

Con respecto al maíz, que tampoco se puede exportar, Gonzales sostuvo que el precio del quintal bajó de 120 a 70 bolivianos con respecto a los de 2010, aunque “esto está pendiente”, dijo.

Sobre el arroz, reiteró que el 2009 se superó la cosecha y se tiene 28.000 toneladas de excedente, pero que, al igual que otros productos, la exportación del grano sigue vetada.

Las perspectivas productivas para 2011

Producción Entre los cinco ingenios azucareros esperan producir más de 9,5 millones de quintales de azúcar, con lo que el mercado interno estaría garantizado .

Exportación El sector cañero exportó el 2009 más de 76 millones de dólares, pero el 2010, producto de la restricción, bajó a 44 millones de dólares, según datos del IBCE.

    La Bélgica afirma que se pierden mercados

    El gerente general comercial de la Planta Industrial “Don Guillermo”, que produce azúcar La Bélgica, Marco Anglarill, sostiene que con las restricciones a las exportaciones se pierde oportunidades de mercado.

    Desde el año pasado, los permisos de venta que otorga el Gobierno fueron irregulares. Esta gestión no hubo comercio.

    A inicios del 2010 se exportó azúcar , pero también se fugó por el contrabando, a lo cual se deben agregar los bajos rendimientos por los fenómenos climáticos adversos que se dieron no sólo en Bolivia, sino en toda la región.

    “Uno de los efectos de la medida asumida por el Gobierno es que, una vez que incumplimos contratos con los clientes, cuesta mucho retomar los contactos con los mercados externos”, precisó Anglarill, en una entrevista publicada en el estudio del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), denominado “Historia, actualidad y perspectiva del sector azucarero”.

    “Tengo entendido que mucha gente tuvo que postergar compromisos, aplazar contratos, lo que perjudica la imagen del país”, añadió.

    La Bélgica tiene relaciones comerciales históricas con los mercados de Argentina, Perú, Chile, Colombia, Estados Unidos y Europa. Sin embargo, con las restricciones impuestas se incumplen contratos y se reciben castigos económicos.