Berlusconi dimitirá tras la aprobación de reformas

BERLUSCONI El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, dijo el martes que dimitirá de su cargo, después de sufrir una humillación en una votación parlamentaria que le dejó sin mayoría.

"Tras la aprobación de esta ley financiera, que tiene todas las enmiendas que nos pidió Europa, renunciaré para permitir que el jefe de Estado abra consultas", explicó Berlusconi en declaraciones a un canal de televisión italiano de su propiedad.

Las palabras de Berlusconi confirmaron la noticia divulgada antes por el presidente, Giorgio Napolitano, que señaló que el primer ministro presentará su dimisión una vez que el Parlamento apruebe reformas urgentes exigidas por los líderes de la zona euro para reducir la deuda italiana y reactivar el estancado crecimiento.



Está previsto que las votaciones en ambas cámaras se realicen este mes.

Napolitano dijo en un comunicado que después de la renuncia de Berlusconi mantendrá consultas para la formación de un nuevo Gobierno.

Berlusconi "demostró al jefe de Estado que comprende las implicancias de la votación del martes en la cámara de diputados", indicó el comunicado.

El primer ministro confirmó después su dimisión al Canal 5, de su propiedad.

El Gobierno de centroderecha ganó una votación clave de ratificación de las cuentas públicas porque la oposición se abstuvo, pero solamente consiguió 308 votos, menos de los 316 necesarios para una mayoría absoluta en la cámara de 630 miembros.

El líder de la oposición, Pier Luigi Bersani, había pedido la dimisión inmediata de Berlusconi, diciendo que Italia corre un riesgo real de perder el acceso a los mercados financieros después de que los rendimientos de los bonos del Gobierno se acercaran a la línea roja del 7 por ciento.

"Le pido a usted, señor primer ministro, con toda mi fuerza, que por fin sea consciente de la situación (…) y dimita", indicó Bersani justo después de la votación.

Italia, un país considerado como demasiado grande para ser rescatado, ha reemplazado a Grecia como el protagonista de la crisis de deuda soberana de la zona euro y los rendimientos de sus bonos se acercaron a niveles insostenibles.

Contra las cuerdas

Berlusconi, debilitado por escándalos sexuales y judiciales, varios reveses políticos y la pérdida de confianza de los mercados, llevaba semanas contra las cuerdas.

Pero el magnate de los medios de comunicación, de 75 años, que ha dominado la política italiana durante 17 años, se había resistido a renunciar hasta los sucesos del martes.

La noticia de que finalmente había aceptado dimitir se conoció después del cierre de los mercados europeos, pero tuvo un impacto inmediatamente positivo en los mercados de Estados Unidos. El euro aumentó con respecto al dólar y las bolsas estadounidenses subieron.

Su principal aliado político, Umberto Bossi, le había pedido antes que dimitiera.

El líder de la Liga Norte dijo que Berlusconi debería ser reemplazado por Angelino Alfano, secretario del partido PDL del primer ministro.

"Hemos pedido al primer ministro que abandone el cargo", dijo Bossi a periodistas frente al Parlamento.

Berlusconi se había mostrado hasta ahora desafiante antes de una votación parlamentaria del martes por la tarde sobre finanzas públicas, rechazando llamamientos procedentes de todos lados para que dimita y tratando de recuperar el apoyo de un gran número de rebeldes del PDL. La votación demostró que no había podido evitar una importante rebelión.

La declaración de Bossi y la votación en el Parlamento inclinaron la balanza en su contra mientras suenan alarmas en los mercados de bonos sobre la inestabilidad de Italia.

Se cree que la Liga, junto con muchos miembros del PDL, quiere que Berlusconi deje sitio a un nuevo gobierno de centroderecha capaz de afrontar una enorme crisis económica y restablecer la confianza de los mercados sin entregar el poder a una administración de transición.

La oposición de centroizquierda dijo haberse abstenido para exponer la debilidad de apoyos a Berlusconi mientras a la vez permite la aprobación de una medida vital para las finanzas estatales.

Los tipos de interés sobre la deuda italiana se han disparado a niveles que han causado una profunda preocupación sobre la supervivencia de la eurozona si la tercera economía más grande del grupo no puede pagar sus deudas.

Sube el rendimiento de bonos

El rendimiento de los bonos italianos de referencia a 10 años subió el martes al 6,74 por ciento antes de volver a bajar. Los analistas señalan que Italia está llegando al punto en el que Portugal, Grecia e Irlanda se vieron obligadas a pedir un rescate.

Pero el primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, ha dicho que Italia es demasiado grande para un rescate.

"Es difícil ver que nosotros en Europa tuviéramos recursos para poner un país del tamaño de Italia en el programa de rescate", dijo al Parlamento en Helsinki.

Con el diferencial entre los bonos italianos y alemanes -reflejo del riesgo extra de comprar bonos italianos- acercándose a los cinco puntos porcentuales, la líder de la patronal italiana, Emma Marcegaglia, dijo: "No podemos seguir así mucho tiempo".

Los analistas estiman que los tipos actuales de interés, si se mantienen durante mucho tiempo, cancelarían los ahorros presupuestarios previstos en un doloroso paquete de austeridad.

Incluso cuando Berlusconi se vaya, no hay garantía de que las reformas para reducir la enorme deuda de Italia e impulsar el crecimiento vayan a aplicarse con rapidez.

No hay acuerdo entre los partidos políticos sobre si debería acordarse un Gobierno de unidad nacional o uno tecnócrata para sacar a Italia del caos, y las consultas de Napolitano podrían ser complicadas.

Berlusconi ha insistido en que la única alternativa al Gobierno actual es convocar elecciones, un año antes de lo previsto.

Reuters