Berlusconi promete dimitir cuando se aprueben las medidas de ajuste

Berlusconi promete poner su cargo a disposición cuando se aprueben las medidas de ajustes exigidas por la Unión Europea, según la nota oficial del Presidente de la Republica, con el que se ha reunido tras perder la mayoría en el Parlamento.

En otra votación agónica, el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, ha conseguido aprobar esta tarde en la Cámara de Diputados las cuentas del Estado de 2010, pero no ha logrado alcanzar la mayoría absoluta de 316 diputados del pleno, lo que cuestiona la futura estabilidad de su Ejecutivo. Por 308 votos a favor, ninguno en contra y 1 abstención, el Gobierno de Berlusconi ha logrado aprobar la revisión de las cuentas del año pasado gracias a que la oposición, presente en el pleno de la cámara baja, ha decidido no participar en el voto en un acto de «responsabilidad» hacia la estabilidad del país.

ampliar foto Ante la falta de un apoyo mayoritario al Ejecutivo, el líder de la principal formación de la oposición italiana, el Partido Demócrata (PD), Pierluigi Bersani, ha pedido la dimisión del primer ministro. En una declaración en el pleno de la cámara baja, Bersani ha pedido a Berlusconi que deje al presidente de la República, Giorgio Napolitano, que busque una solución a la actual situación del país.



De hecho, los diputados que no han votado han superado a los que sí lo han hecho (309 que participaron frente a los 321 que no), lo que ha sido interpretado por el líder de la principal formación de la oposición, como una muestra de que el Gobierno italiano no tiene ya la mayoría. Este resultado pone de relieve la pérdida de apoyos que ha sufrido Berlusconi en las últimas semanas.

Tras conocer el resultado, Berlusconi ha pedido ver el documento oficial de la votación, que muestra cómo ha votado cada uno de los parlamentarios. Ya lo había prometido ayer: «Quiero ver quién me traiciona». Hoy en total han sido 11 diputados de su coalición, que ha perdido la mayoría. «Me han traicionado, ¿pero estos a dónde quieren ir?», ha preguntado Berlusconi a un grupo de diputados de su partido en el hemiciclo.

«Es necesario saber qué hay que hacer, pero yo no me rindo, quiero seguir adelante», ha declarado il Cavaliere. Y antes de abandonar el hemiciclo, ha asegurado: «Hay un problema de números». Tras la votación, el primer ministro ha ido a hablar con Giorgio Napolitano, el presidente de la República, según ha declarado el ministro de la Defensa italiano, Ignazio La Russa, que ha añadido: “Nadie subestima el voto de hoy».

Esta tarde Silvio Berlusconi se ha asomado al abismo al afrontar una votación crítica en el Parlamento para la que no tenía asegurados los votos. Durante el fin de semana se produjeron deserciones clave entre los apoyos del primer ministro, y ayer prensa muy próxima al primer ministro hizo números y llegó a la conclusión de que no podría aprobar esta tarde las cuentas del Estado. Pero como otras veces, Berlusconi ha salido vivo de otro reto parlamentario, mientras Italia contenía la respiración a la espera de que el primer ministro perdiera la votación y, con ella, pusiera fin a su carrera. Los medios italianos aseguraban esta mañana que el primer ministro solo decidirá su futuro después de la votación.

Una importante señal de alarma había saltado a media mañana, cuando el líder de la Liga Norte y más fiel aliado de Berlusconi, Umberto Bossi, ha asegurado al llegar al Parlamento que él también ha pedido al primer ministro que dimita. «Le hemos pedido que dimita», ha dicho Bossi. Según ha dicho, le ha propuesto que deje paso a Angelo Alfano, secretario general del Pueblo de la Libertad, como primer ministro.

Fuentes diplomáticas han informado a France Presse esta mañana de que Giulio Tremonti, el ministro de Economía, ha cancelado en el último minuto su presencia en una reunión con sus colegas europeos en la UE para estar presente en la votación en Roma. Cinco diputados afines a Berlusconi habían desertado de sus filas en los últimos días, dejando la mayoría en el aire.

La votación de hoy era sobre las cuentas de 2010, un paso previo necesario para la aprobación de los Presupuestos. El texto fue sometido a votación el pasado 11 de octubre y registró un empate de 290 votos a favor y 290 en contra. Esto obligó al Gobierno a someterse a un voto de confianza que ganó por un solo voto con mayoría absoluta.

Fuente: www.elpais.com