Bonanza del café impulsa a cocaleros a cambiar de rubro

Transición. Las comunidades de colonizadores del norte de La Paz obtienen más ganancias con la siembra de café que con la hoja de coca. Anuncian nuevas migraciones.

image Una mujer escoge los granos de café en los Yungas de La Paz.boliviaagra.wordpres.com

Página Siete / La Paz – 21/11/2011



Por primera vez las plantaciones de café superan a la coca en Yungas.

Un cocalero de los Yungas que aprovecha las cuatro siembras anuales de la hoja obtiene un poco más de 120 mil bolivianos anuales, mientras que la producción de café de alta calidad genera ganancias individuales de hasta 612 mil bolivianos por año.

Ever Choquehuanca, ejecutivo de los colonizadores de La Paz, anunció que estas diferencias provocaron la migración de la producción. Ya se elabora un plan nacional para reproducir la experiencia paceña.

El año 2010 fue un año récord para la producción de café en los Yungas de La Paz. Se sembraron 23.000 hectáreas con plantas cafetaleras mientras que la coca yungueña alcanza las 20.000 hectáreas según el monitoreo de la ONU. Esta realidad ha ocasionado un fenómeno que hace algunos años era impensable. Los productores de coca del norte de La Paz aprovechan el precio del grano y se transforman voluntariamente en cafetaleros .

De hecho, la Confederación de Comunidades Interculturales de Bolivia (ex colonizadores) alista un plan para ampliar esta migración de producción a nivel nacional y ya gestiona recursos de la cooperación venezolana y del Ministerio de Desarrollo Rural para este objetivo.

Gustavo Aliaga, presidente de la entidad, informó a Página Siete que el éxito del café en regiones como Caranavi es un modelo que se replicará en otros departamentos. Existen colonizadores en siete regiones del país.

“Hemos visto que ha traído importantes ganancias y muy buenos resultados en lugares como Caranavi. Por eso estamos preparando un plan ‘macro’ para replicar este modelo en otras regiones del país”, afirmó.

El dirigente colonizador señaló que durante 2012 se avanzará en varios proyectos para seguir diversificando la producción y, de a poco, dejar el modelo de monoproducción de coca.

Después de más de 20 años de intentos con poco éxito en la migración de siembras y planes de desarrollo alternativo truncos, la transición de la coca al café es uno de los primeros resultados exitosos en la conversión voluntaria de cocaleros.

La agencia estatal ABI informó que el kilo de café en 2009 se llegó a vender hasta en 30 dólares y que los principales compradores del producto nacional son Japón, Estados Unidos y Europa.

El secretario ejecutivo de la Federación de Comunidades Interculturales de La Paz, Ever Choquehuanca, explicó que la diferencia en las ganancias entre la coca y el café es muy amplia.

“Por las ventajas económicas que tiene producir café, nos dedicamos más a este producto y complementamos con cítricos y otros frutales; también tenemos a un cato de coca, pero eso no garantiza nuestra economía”.

Puntualizó que un cafetalero que participa en la tasa de excelencia cafetalera, recibe entre 90.000 y 120 mil dólares al año.

“Produciendo café se recibe más dinero en efectivo, en dólares, además que su exportación es más fácil”, precisó.

Los detalles de la producción

El café La producción de café con estándares internacionales de calidad puede generar una ganancia por productor de hasta 120.000 dólares.

El mercado Los mercados existentes para el café boliviano son Japón, Estados Unidos y algunos miembros de la comunidad europea.

La coca Si un cocalero aprovecha las cuatro cosechas anuales de la hoja puede obtener hasta 20.000 dólares.

Las ganancias Las comunidades interculturales niegan que las ganancias que obtienen sus afiliados se deban a la hoja de coca y señalan que éstas se deben al café.