Cocaleros apoyan desmonte para carretera y dicen que no impiden paso de prensa al Tipnis

Justificación. Las seis federaciones de cocaleros apoyan el desmonte que efectúan yuracarés en el que sería el tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos

imageObreros de OAS trabajan en el tramo I del proyecto carretero a Beni, el sábado pasado.

Los cocaleros dicen que indígenas restringen paso de prensa al Tipnis

Los Tiempos – 15/11/2011



Pese a que un equipo de Los Tiempos identificó claramente a productores de coca afiliados a sindicatos que están establecidos en el área colonizada del área protegida, las Seis Federaciones de cocaleros del trópico negaron ayer haber instruido el paso a un periodista, un fotógrafo y el chofer de este medio al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) en Ichoa, cerca del límite de la denominada “línea roja”.

Cocaleros y otros pobladores que habitan en la zona sur del Tipnis impidieron el sábado pasado que el vehículo de Los Tiempos pasara hacia el Tipnis para verificar la denuncia de que indígenas del Conisur estarían abriendo una senda por donde debería pasar el tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, suspendido definitivamente por una ley corta.

La secretaria ejecutiva de la Coordinadora de la Seis Federaciones, Juanita Ancieta, dijo ayer que fueron los indígenas yuracarés del Conisur los que determinaron cerrar el paso al equipo de Los Tiempos y justificó la medida.

El periodista, fotógrafo y chofer de este medio se vieron sorprendidos el sábado cuando un grupo de colonos, que se identificaron como miembros de los sindicatos Ichoa y Aroma, colocaron una soga de árbol a árbol, cerrando el camino para evitar el paso.

Los cocaleros portaban machetes y dijeron que el equipo de prensa no podía pasar por órdenes de dirigentes de la zona e indicaron que sólo el máximo líder de la “federación” podía autorizar. Algunos de estos colonos hablaban en quechua.

Los pocos indígenas del Conisur con los que se cruzó el equipo de Los Tiempos fueron amables e incluso una de estas familias se subió al vehículo de este medio para ser trasladada hasta cierto punto.

Ancieta, aunque negó la participación de los cocaleros, dijo que la restricción “obedece a una determinación interna y autónoma de los hermanos indígenas”.

Justificó la prohibición al indicar que en una mayoría de los casos las imágenes y entrevistas que captan los medios de comunicación “son censuradas y no son publicadas”.

“Es importante que la prensa ingrese a la zona para que el país conozca cómo están viviendo los hermanos indígenas; sin embargo, ellos saben que las entrevistas, imágenes y fotos que sacan no informan a la población boliviana”, añadió.

Los Tiempos no pudo contactarse ayer con el cacique mayor del Conisur, Gumercindo Pradel, para conocer la versión de su sector porque su teléfono celular se encontraba pagado.

Sobre la apertura a machete, pala y pico de una senda entre las comunidades de San José y Montenegro en la que sería el tramo II de la carretera, Ancieta dijo que también es decisión de los indígenas y que los cocaleros “saludan” la medida.

Pese a que los cocaleros restringen el paso a la prensa, hoy harían una excepción para un acto programado por el Gobierno en la comunidad de San Antonio, en el último sector de la zona colonizada del área protegida. Anunciaron que el presidente Evo Morales participará.

Libre circulación

El representante del Defensor del Pueblo en Cochabamba, Edwin Claros, pidió ayer a las autoridades nacionales como departamentales, en estricta sujeción a la ley, reponer el derecho a la libre circulación en la zona sur del Tipnis, restringido el pasado fin de semana por dirigentes indígenas y colonizadores de la zona a un equipo periodístico de Los Tiempos que no pudo ingresar al lugar para realizar su trabajo informativo.

Indicó que prohibir el ingreso al Tipnis es una violación a los derechos humanos que se suma a otras prohibiciones impuestas por dirigentes indígenas del Conisur y colonizadores a los indígenas que marcharon en defensa de este territorio hacia La Paz.

Claros recordó que, hace dos semanas, los dirigentes de la marcha indígena de tierras bajas que pretendían explicar los acuerdos con el Gobierno y sus puntos de vista a las bases, así como distribuir toda la ropa, alimentos y medicamentos donados por la población, no pudieron ingresar a la zona.

Dijo que a nivel nacional todos los miembros de la Defensoría del Pueblo están muy preocupados por las actitudes de dirigentes de cocalero y de los indígenas que restringen el derecho a la libre circulación.

La Cidob convoca a reunión

El presidente de la Subcentral del Tipnis, Fernando Vargas, dijo ayer que no tiene conocimiento de la apertura de una senda en la parte boscosa en el que sería el tramo II de la carretera Villa Tunari- San Ignacio de Moxos y anunció que cualquier criterio al respecto será emitido por la Comisión Nacional de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob).

Informó que el próximo sábado, la Cidob tiene previsto reunirse en la ciudad de Santa Cruz con todas las organizaciones representativas de tierras bajas, incluido el Consejo Nacional de Ayllus y Marcas del Qullasuyo (Conamaq), para evaluar la postergación del tratamiento del reglamento de la ley corta sobre el Tipnis, los últimos ataques del Gobierno y las acciones de organizaciones indígenas y sociales que impulsan la construcción de la carretera por el corazón del territorio indígena y parque nacional.

“Todos estos temas, los vamos a ir tratando y resolviendo de manera orgánica una vez que concluya la reunión nacional”, dijo.