Cumbre estará dominada por el oficialismo; Opositores: Evo pretende validar sus políticas

El Gobierno y sectores afines al MAS pretenden fortalecer el “proceso de cambio” con la aprobación de una agenda de 10 puntos. Un dirigente plantea aprobar agenda por votación. El encuentro plurinacional o Cumbre Social que organiza el Gobierno para el mes de diciembre generará mandatos que serán ejecutados en los próximos tres años.

La cumbre estará dominada por aliados del oficialismo

Propuesta. Un dirigente plantea aprobar la agenda por votación.

La Razón – Paulo Cuiza – La Paz



La cumbre social de diciembre congregará a un bloque de organizaciones sociales afines al Gobierno que será mayoritario, porque tendrá más de 260 de los 400 delegados previstos. Los sectores sociales dejan al Ejecutivo correr con los gastos de refrigerio.

image

Preparativos. El presidente Evo Morales sostuvo una reunión con representantes de la Conalcam.

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro, informó de que la cumbre de Cochabamba congregará a 400 delegados de diferentes sectores e instituciones del país.

Rodolfo Machaca, dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), señaló que su organización asistirá con 50 delegados, entre ejecutivos nacionales, departamentales y regionales.

Los colonizadores, según el dirigente Gustavo Aliaga, inscribirán 100 representantes, al igual que el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), de acuerdo con el dirigente Sergio Hinojosa. La ejecutiva de las mujeres campesinas Bartolina Sisa, Julia Ramos, anunció que anotará a diez representantes del sector.

Además de los 260 delegados de las cuatro organizaciones sociales afines al oficialismo, participarán las restantes 20 organizaciones de la oficialista Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), entre ellos jubilados, maestros rurales, trabajadores petroleros, cooperativistas, mineros, COR de El Alto y mineros.

INICIATIVA. El empresariado  y la Central Obrera Boliviana (COB) expresaron interés en participar de la cumbre. El dirigente cobista Ramiro Leaños sostuvo que, aunque no fueron invitados, entre el 5 y 7 de diciembre definirán el número de delegados.

El dirigente de la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), Jorge Mendoza, no descartó la presencia indígena, aunque aclaró que no hubo, hasta el momento, ninguna invitación oficial. “Evaluaremos nuestra asistencia”.

La Confederación Indígena del Oriente Boliviano (CIDOB) y la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) están distanciadas del oficialismo, como consecuencia de la marcha que logró la aprobación de una ley que vetó la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el TIPNIS.

PARTICIPACIÓN. Navarro explicó que en la cumbre habrá representación política del Estado, sociedad civil, obrera, empresarios, universidades, gobernadores y asambleístas de los nueve departamentos, delegados de alcaldías y los presidentes de las  cámaras de Diputados, Héctor Arce, y de Senadores, René Martínez.

Machaca indicó que las organizaciones financiarán su traslado hasta la sede del encuentro, Cochabamba. Dejó en manos del Gobierno el pago de refrigerios.

La agenda tocará los temas de estabilidad laboral; seguridad y soberanía alimentaria; tierra y territorio; políticas sociales; salud, educación y vivienda; seguridad ciudadana; celeridad legislativa; comunicación, y autonomías.

La cumbre social tendrá tres etapas. La primera se desarrollará  del 12 al 14 de diciembre, y estará abocada a formar las comisiones de trabajo. Éstas se enmarcarán en las propuestas entre el 15 de diciembre y el 8 de enero, para finalmente entre el 9 y 11 de enero aprobar la agenda.

Aliaga consideró que la agenda debe ser aprobada por votación.

La cumbre y los medios

El presidente Evo Morales informó el lunes de que el tema de los medios de comunicación será parte del debate de la cumbre. Los gremios de la prensa cuestionaron la decisión y recordaron que está vigente la Ley de Imprenta.

La COB y los empresarios preparan propuestas

La Central Obrera Boliviana (COB) y los empresarios preparan, por separado, las propuestas que presentarán en la cumbre social del 12 al 14 de diciembre en Cochabamba. El sector privado insistirá en un pacto por la producción y el empleo, mientras que los cobistas plantean la redacción de una Nueva Política Económica y Social (NPES) para el país.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez, declaró a la estatal emisora Patria Nueva que para generar más producción y empleo es necesaria la aprobación de leyes, como la de Inversiones, Trabajo, Minería y Bancos. “Estas leyes van a ir a reforzar el pacto relacionado a la producción y al empleo en el país”, explicó el empresario.

Ramiro Leaño, secretario de Organizaciones de la COB, informó de que hasta ayer no recibieron ninguna invitación para participar del encuentro, aunque añadió que acudirán a la cita sin invitación.

El dirigente anunció que propondrán que el espíritu de la NPES debe apuntar a la reactivación del aparato productivo para la generación de empleo. Entre la COB y el Gobierno queda por resolver la redacción de la nueva Ley del Trabajo, la reestructuración de la Caja Nacional de Salud (CNS) y el aumento salarial para 2012, explicó.

La CEPB convocó a sus afiliados para hoy, a las 15.30, a una reunión donde precisarán los planteamientos, explicó Óscar Calle, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC). La COB convocó para el 5 y 6 de diciembre a un ampliado para definir sus propuestas. Leaño aclaró que su sector “no busca la caída del presidente Evo Morales”.

Opositores observan que Evo pretende validar sus políticas

El oficialismo dice que la cumbre es un evento histórico.

Encuentro. El Gobierno y sectores sociales afines al MAS pretenden fortalecer el llamado proceso de cambio con la aprobación de una agenda de 10 puntos.

image

Parlamentarios de oposición en la Asamblea Legislativa. Archivo Página Siete

Página Siete / La Paz – 30/11/2011

Parlamentarios opositores consideran que el presidente Evo Morales pretende validar sus políticas gubernamentales con la realización de la Cumbre Social.

Sin embargo, para el Gobierno se trata de un evento “sui géneris” en la historia política del país y de América Latina.

El diputado de Unidad Nacional Jaime Navarro considera que “estos escenarios”, como la cumbre que se pretende instalar en diciembre en Cochabamba, servirán para validar las políticas gubernamentales.

“Seguramente se dirá que es el mandato del pueblo, cuando se trata de sectores sociales cercanos al MAS”.

El Gobierno y la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam) organizan este encuentro plurinacional para fortalecer el llamado proceso de cambio y generar una nueva agenda de desarrollo a partir de un debate acerca de 10 puntos clave.

La agenda para el debate incluirá 10 puntos referidos a desarrollo económico, seguridad alimentaria, tierra y territorio, salario, empleo y estabilidad laboral, política social y servicios básicos, seguridad ciudadana, desarrollo legislativo, autonomías departamentales e indígenas y comunicación. El encuentro tendrá tres etapas.

En tanto, el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales, César Navarro, calificó como sui géneris en la historia política del país y de América Latina el encuentro plurinacional convocado por el presidente Evo Morales para diciembre.

“Éste es un encuentro sui géneris en la historia política del país y de América Latina, por eso es un salto altamente importante y positivo para nosotros porque además por primera vez Estado y sociedad se van a encontrar para discutir la profundización de la implementación de la Constitución con diferentes propuestas”, indicó en entrevista con TVB.

Navarro explicó que el encuentro se realizará con niveles de representación política del Estado, la sociedad civil, obrera, proletaria, empresarios, universidades, gobernadores de los nueve departamentos y las representaciones de las alcaldías, además de los presidentes de las dos cámaras legislativas.

El encuentro plurinacional está orientado a diseñar una nueva agenda económica, social y productiva para el país. Navarro, además, informó que la organización del encuentro está en la fase de cursar invitaciones.

Apuntes para destacar

Cita. El Gobierno y los sectores sociales afines al MAS ya diseñaron al menos 10 puntos clave que se debatirán en la cumbre social.

Comunicación. Uno de los puntos en debate es el referido a los medios de comunicación. Según parlamentarios del MAS, de esta reunión pueden salir los lineamientos para una ley de medios.

Rechazo. Periodistas rechazan este intento.

La cumbre arrojará mandatos para los siguientes tres años

Encuentro. El ministro Carlos Romero explicó que “no necesariamente” todos los mandatos que salgan de la cumbre deben ser ejecutados por el Gobierno.

Página Siete / La Paz – 30/11/2011

El encuentro plurinacional o Cumbre Social que organiza el Gobierno para el mes de diciembre generará mandatos que serán ejecutados en los próximos tres años.

El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, dijo que “preferiría hablar de mandatos y grandes consensos que nos van a construir pactos programáticos con un horizonte temporal de los siguientes tres años con la expectativa de mejorar de forma sustantiva las condiciones de vida de la población boliviana”, cuando fue consultado por Página Siete si las decisiones del encuentro serán de cumplimiento obligatorio o vinculante.

La autoridad gubernamental precisó que “si decimos que (las decisiones) deberían ser vinculantes estamos hablando de obligaciones que se tienen que generar para el nivel nacional, para las autonomías departamentales, para las autonomías locales y también para los propios actores de la sociedad civil”.

El Gobierno y la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam) programaron que la Cumbre Social se realice del 9 al 11 de diciembre para definir una agenda de desarrollo y fortalecer el proceso de cambio.

El ministro Romero explicó a Página Siete que “no necesariamente” todos los mandatos que salgan de la cumbre deben ser ejecutados por el Gobierno.

“Por ejemplo, trabajar en el tema de salud, seguramente es un propósito valorado en todos los sectores y en todas las regiones, pero cuya capacidad no sólo depende del Gobierno nacional, (sino) depende de un acuerdo con las gobernaciones y los municipios, y de repente inclusive con algunos seguros especiales, entonces ahí se requiere de un gran consenso nacional que trasciende la sola voluntad del Gobierno nacional”, dijo Romero.

¿Por qué un plan de tres años y no un plazo mayor? Para Romero, “hay tareas que se está en capacidad de proyectarlas en estos tres años por el tema de periodo constitucional, pero hay otras tareas que requieren más tiempo, entonces hay que encararlas en proceso”.

Dijo, por ejemplo, que “el tema de la industrialización precisamente es muy complejo y no se puede decir que hasta 2014 va estar industrializado este país, pero un gran acuerdo sería por ejemplo que convengamos como país en la necesidad de priorizar los megaproyectos”.

Asimismo, afirmó que se debe retomar las experiencias de Brasil, Colombia y México, “que han podido diversificar sus economías” bajo condiciones como la crisis del mercado externo después de la Segunda Guerra Mundial, el control de sus excedentes económicos y ahorro interno, y capacidad de inversión pública.

“Estas condiciones se presentan cada 50 años; Bolivia ahora tiene esas condiciones, entonces tenemos dos posibilidades: la gran generación de ahorros, el control de excedentes o lo rifamos atendiendo demandas corporativas”.

Los actores de la Cumbre Social

El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, dijo que deben ser las organizaciones sociales las que deben definir una nueva agenda de desarrollo y no los partidos políticos como ocurría en el pasado.

“La tendencia en el mundo es que la ciudadanía cada vez exige más participación, más involucramiento en las política públicas, en los asuntos colectivos y esto es un elemento que hay que tomar en cuenta para el enfoque de este encuentro, porque antes eran las cumbres de los partidos políticos los que generaban los grandes consensos políticos y programáticos, pero ahora es otra lógica, ahora ya no son los partidos políticos los que monopolizan las decisiones, como ocurría hace años, sino son los actores de la sociedad civil en conjunción con el sistema político los que tienen que generar estas articulaciones. Por eso creemos que el encuentro tiene que tener una apertura pluralista y básicamente estructurar sus participantes a partir de las entidades nacionales que los expresan; los movimientos sociales, por ejemplo, tienen un conjunto de organizaciones nacionales que deberían participar en un primer momento de apertura del encuentro. En un segundo momento, seguramente, a partir de un trabajo macro se bajará a las regiones y a los sectores para procesar esos contenidos y desarrollarlos involucrando a sectores departamentales y locales”.