El MAS pretende recuperar su esencia de instrumento político

Dos asambleístas del oficialismo hablan de la nueva agenda política. Los parlamentarios señalan que se apunta a una agenda económica, pero también a la necesidad de una agenda política conjuntamente los movimientos sociales.

imageIndígenas que marcharon en defensa del TIPNIS, en La Paz.

Página Siete



El oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) pretende recuperar su esencia de “instrumento político” sobre la base de las organizaciones sociales, después de la crisis con los indígenas de tierras bajas, el Chaco y la Amazonia.

“Me gustaría que en la agenda política nuevamente sean protagonistas los movimientos y organizaciones sociales. El MAS es eso, es un conjunto de movimientos sociales que ha establecido una agenda y hemos tenido que ir tras esa agenda”, dijo ayer a Página Siete, el diputado Edwin Tupa, cuando fue consultado acerca de cuál será el aporte de la Asamblea Legislativa en la construcción de la nueva agenda.

El parlamentario explicó que uno de los objetivos del MAS es recuperar la confianza de algunas organizaciones que han marcado distancia en el conflicto por el TIPNIS. Reiteró que la “esencia” del instrumento político son las organizaciones sociales.

“Queremos que vuelva la esencia de lo que hemos iniciado y no sólo sea en un momento electoral donde se muevan los movimientos sociales”, dijo.

En criterio del diputado Tupa, la cumbre o diálogo nacional convocado por el presidente Evo Morales tiene el propósito de construir una agenda económica, social y también política.

En la misma línea, su colega Franklin Garvizú dijo que las organizaciones sociales son “determinantes” en la construcción del Estado porque la agenda que el Gobierno debe cumplir deviene precisamente del mandato de los movimientos sociales.

Para Garvizú, el Gobierno no tiene su base sólo en las organizaciones que forman parte del Pacto de la Unidad como la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, la Confederación de Comunidades Interculturales de Bolivia y la Confederación de Mujeres Campesinas “Bartolina Sisa”, sino de muchos otros sectores sindicales, al igual de los indígenas de tierras bajas, el Chaco y la Amazonia.

Aunque Tupa reconoció que es necesario convocar a la Confederación Indígena del Oriente Boliviano y al Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyo, que se han distanciado después de la marcha por el Parque Nacional Isiboro Sécure.

“Les pedimos a nuestros hermanos indígenas del oriente que podamos hacer una fuerza común”, dijo el asambleísta Tupa.

El MAS no ha descartado realizar una evaluación sobre acontecimientos como la marcha indígenas en defensa del TIPNIS y los comicios judiciales.

Sugieren agenda sin imposiciones

El diputado Edwin Tupa (MAS) sugirió que se realice una agenda nacional sin “imposiciones” de ningún órgano del Estado.

“Queremos que la agenda la hagamos de forma conjunta y que no venga imposición del primer, segundo o tercer poder del Estado”, dijo Tupa.

Manifestó que el producto del diálogo nacional es una labor tripartita de los órganos Ejecutivo, Legislativo y organizaciones sociales y la Asamblea Legislativa Plurinacional deberá trabajar en la aprobación de leyes.

Por su parte, el diputado Franklin Garvizú señaló que el rol de la Asamblea no sólo es contribuir en la implementación constitucional y en su aplicación, sino en la generación de un debate ciudadano para la vigencia de la Constitución Política del Estado.

Aseguró que la Asamblea seguirá acompañando al Ejecutivo ya sea en la implementación de una agenda económica o política que sea producto del diálogo o cumbre nacional.

El presidente Evo Morales llamó a un debate para definir una nueva agenda porque ya se habría cumplido la agenda de octubre.