Evadas para el G-20

cuatro chif No contento con pontificar que “la Cumbre Iberoamericana está en decadencia” y con lanzarse contra el rey Juan Carlos, ahora Evo Morales da un paso más en lo que ha de considerar su liderazgo mundial para darle consejos al grupo de países del G-20.

Entre las recetas anticrisis universales propuestas por el cocalero y doctor honoris causa está la de reducir los gastos militares “por lo menos en un 50%”. Irónico planteamiento, proviniendo de un gobernante que dedica más de la mitad del presupuesto nacional de Bolivia a los gastos de los Ministerios de Defensa y Gobierno.

Mientras la deuda pública boliviana alcanza un record histórico y se vuelve a poner en agenda el “gasolinazo” como vía para contener los crecientes problemas fiscales, Evo se fuga políticamente hacia el exterior.



Ya que no puede gobernar Bolivia, tal vez pueda gobernar el mundo…

San Gadafi

El encargado de la canonización fue el sumo sacerdote del pachamamismo, el canciller David Choquehuanca, quien dedicó una mesa de Todos Santos, montada en pleno Palacio Quemado, a la memoria del fallecido dictador libio, Muamar Gadafi, responsable por el genocidio de miles de sus compatriotas.

¿Un nuevo santo del “proceso de cambio”, sentado a la diestra de San Che Guevara?

Embajada para Justa

El trascendido proviene de círculos de la dirigencia indígena del oriente y refiere que, en el momento más álgido de la presencia marchista en La Paz, se habría ofrecido desde Palacio una embajada para Justa Cabrera, vocera de los defensores del TIPNIS en Santa Cruz.

El propósito obvio habría sido la neutralización, pero la respuesta fue, según esta versión, negativa…

[email protected]