Líderes mundiales temen caos tras un triunfo del «no» en Grecia

Robert Zoellick, el presidente del Banco Mundial planteó ese escenario ante un resultado negativo del plan de rescate. Para el presidente del Eurogrupo implicará la tan temida bancarrota del país

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, criticó este martes el referéndum anunciado por Atenas sobre el trabajoso acuerdo logrado la semana pasada en Bruselas para salvar a Grecia del default, y estimó que si la iniciativa es rechazada, «será un caos».

«Si es aprobada (el acuerdo y las reformas que conlleva) podría ser una señal positiva para la gente. Si fracasa (y la iniciativa es rechazada) será un caos», dijo Zoellick.

Por su parte, las calificadoras de riesgo siguen con su afán de ser protagonista de la crisis de deuda y fiscal de Europa y los EEUU. A mitad de una jornada bursátil en la que los índices se desploman hasta 6%, volvió a hacer un vaticinio que puede agravar aún más el día.



El rechazo del acuerdo europeo concluido el pasado jueves «aumenta el riesgo de un default forzado» de Grecia y una «salida potencial» de este país de la zona euro, con «graves consecuencias para la estabilidad financiera y la viabilidad de la zona euro», afirma la agencia francoestadounidense en un comunicado

Si los griegos rechazan el último paquete de rescate financiero de la Unión Europea en un referendo, el país podría terminar enfrentando una bancarrota, dijo el martes Jean-Claude Juncker, el presidente del Eurogrupo.

En declaraciones a Radio RTL, Juncker dijo que el primer ministro griego, George Papandreou, tomó la decisión de proponer un referendo sin consultar a otros líderes europeos, una medida que agrega «gran nerviosismo e inseguridad» a una ya complicada situación de la economía de la zona euro.

«El primer ministro ha tomado esta decisión sin conversarla con sus colegas europeos», dijo Juncker. «Esto es algo que trae un gran nerviosismo, que agrega gran inseguridad a una ya enorme inseguridad, y por lo tanto necesitamos ver calmadamente cómo enfrentamos esto», agregó.

Cuando se le preguntó si en caso de que los griegos voten «no» en el referendo, ese resultado llevaría a una quiebra financiera para Grecia, Juncker respondió: «no puedo descartar que ese sería el caso, pero depende de cómo exactamente se formule la pregunta y sobre qué exactamente votaría el pueblo griego».

Fuente: www.infobae.com