¿Qué bebió Charlie Sheen en Cartagena?

Mientras los productores de «Dos hombres y medio» intentan desesperadamente subir los niveles de audiencia de la serie norteamericana, disminuidos en un 50 por ciento desde la salida del actor estadounidense Charlie Sheen, este se pasea por las calles de Cartagena como cualquier turista.

"Es muy hermosa la librería", le dijo Sheen a Gutiérrez, quien junto a Mónica Romero se tomaron una foto con el actor. "Le pedimos la foto y aceptó encantado. Sus guardaespaldas nos tomaron la foto", comentó la dueña de la librería.
¿A qué fue? Según informa el diario El Tiempo, está de vacaciones haciendo base en el hotel Santa Clara, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad. Pero en el mismo reporte señalan que se lo ha visto moviéndose por la ciudad con un grupo de personas entre las que se distinguen sus propios asistentes, productores de TV, un camarógrafo y un fotógrafo.

El periódico recoge el testimonio de dos testigos que estaban presentes en la librería café Ábaco, donde llegó el actor con su grupo. Mónica Romero, cliente del local, fue una de las personas que recibió su saludo y, ante la consulta del propio Sheen, le explicó que no podía fumar en el lugar, salvo que se mantuviera en la parte de afuera junto con el resto del grupo que lo acompañaba.



«En ese momento no me di cuenta de quién era, pero después todos los que estábamos en el lugar caímos en cuenta de que era el actor. Fue supercasual, tranquilo, respetuoso», explicó Romero.

Sheen bebió café mientras daba una entrevista, y al finalizar su taza, una empleada del local, Adriana Campo, le preguntó si quería servirse algo más.

– Sorpréndeme con otra cosa -la desafió Sheen.

Campo le preparó entonces un Vino de Verano, cóctel que mezcla vino tinto, gaseosa, rodajas de limón y, ocasionalmente, una medida de Martini rojo.

Al parecer, Sheen disfrutó mucho del trago, ya que después de tomarse unas fotos con Romero y la dueña de la librería, María Elsa Gutiérrez, le pidió a la mesera que se acercara para saludarla y despedirse con suma calidez, según lo cuenta la propia Adriana: «Me dijo ‘Thank you very much’, y me dio un abrazo, un beso. Fue un abrazo muy caluroso, muy lleno de ternura».

Fuente: www.infobae.com, www.elcolombiano.com