Un presidente “gualaicho”

Ismael Schabib Montero*

Vicealmirante Ismael Schabib Los bolivianos de las tierras bajas llamamos “gualaicho” a una persona poco seria, nada educada y de modales no aceptables, a una persona que se hace notar por “malcriado”.

El Sr. Presidente de Bolivia, el Sr. Juan Evo Morales Aima, es blanco de críticas por muchas personas que se expresan ofendidas en los medios de comunicación, especialmente mujeres, porque en un discurso pronunciado en el aniversario del Ejército había manifestado que los jóvenes que embarazan a mujeres pueden encontrar en el Servicio Militar refugio para evitar que la ley los alcance y los obligue a contraer compromisos. Una de tantas “evadas” que lo refleja tal cual es. Una campaña propagandística bien orquestada nos quiso hacer creer que el Sr. Evo Morales, era un líder nacional y mundial, candidato al premio nobel de la paz, una persona muy humilde, honesta, valiente, esforzada, víctima de racismo y menosprecio etc. Nos quisieron hacer creer que era un “Mandela” y protector de la “Pachamama”.



Con el paso del tiempo esas cosas se han aclarado solas. Cuando la noticia del asesinato cometido en el hotel “Las Américas”, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, el Sr. Presidente Morales apareció en un medio de comunicación en el exterior manifestando que antes de viajar había autorizado que se tomen esas medidas, hace un tiempo hizo noticia porque en un partido de futbol a un pobre empleado de la Alcaldía de La Paz le propinó una pateadura; en un acto público, se jactó de “ordenar a los abogados que le metan nomás contra la ley porque para eso estudian, para arreglarlo” y otras… y ahora muestra en sus últimas declaraciones ninguna consideración por la mujer, casi ninguna estima, porque así lo piensa y lo siente, no tiene formación, se sabe que no ha conformado un hogar, que cuando era diputado fue enjuiciado por no pagar la manutención de sus hijos, que como dirigente cocalero estrellándose contra la Ley 1008 mancho sus manos con sangre de militares y policías.

Este Sr. Presidente que se muestra como es, sin campaña publicitaria en contra pero con mucha a favor, sin “guerra sucia”, la opinión pública nacional siempre supo que era el verdadero, pero para “ingenuos” extranjeros, oportunistas y adulones nacionales, es una especie de Inca.

Pero una cosa es un “gualaicho” sin poder, inofensivo, y otra un “gualaicho” con poder, sea por su muy poco conocimiento o por su falta de formación, permite u ordena hacer cosas desde la menos dañinas hasta otras muy peligrosas como las que estamos viviendo con el retroceso de la democracia, violación de la ley, violación a los Derechos Humanos (recordar marcha por el TIPNIS) enfrentamientos propiciados por el mismo gobierno como el de “Porvenir” en Pando, narcotráfico descontrolado, con un Chapare narco-cocalero intocable, racismo al extremo, menor producción de productos no tradicionales, contrabando al por mayor, captación de instituciones como las FFAA y la Policía Nacional, inseguridad física y otras chistosas como las “evadas”.

Mucha gente se preguntará, porqué nos quejamos los bolivianos de este gobierno, si mayoritariamente el pueblo lo eligió; es oportuno recordar que la estrategia del miedo sostenida con mucho financiamiento chavista y de otros, mediante golpes de Estado, bloqueo de gobiernos, con una gente captada por el temor, que se sentía desprotegida por el Estado, es la que propició que se elija un “gualaicho” como Presidente, con las consecuencias que soportamos; elegir por miedo había sido gravísimo, ahí están las consecuencias.

*Vicealmirante de la República de Bolivia