Afirman que excarapintada Baraldini iba a atentar contra Evo en 2009

Habría tomado contacto con Rózsa. Era buscado, fue detenido en Santa Cruz y expulsado de Bolivia. Gobierno argentino calificó a Luis Enrique Baraldini, como un hombre de “extrema ferocidad” y lo acusó de participar de un intento de asesinato contra el presidente de Bolivia, Evo Morales.

image Acusado. Se informó que el Círculo de Oficiales del Ejército boliviano condecoró a Baraldini en 2005.

Afirman que Baraldini iba a atentar contra Evo en 2009

Investigación. Habría tomado contacto con Eduardo Rózsa.



La Razón / Ernesto Calizaya / La Paz

El argentino Luis Enrique Baraldini, exrepresor en tiempos de la dictadura, que fue capturado en Bolivia y expulsado a su país el domingo, participó en 2009 de un intento de magnicidio contra el presidente Evo Morales, según la ministra argentina de Seguridad, Nilda Garré.

“El teniente coronel Luis Enrique Baraldini (…) también evidenció peligrosidad por lo menos hasta hace muy poco, en 2009, en Bolivia, al participar de una tentativa de magnicidio contra el presidente Evo Morales”, afirmó Garré, a través de la cadena internacional CNN, tras dar a conocer que se trata de un oficial que se encontraba prófugo desde 2003, y que fue catalogado como de “extrema ferocidad en los años de terrorismo de Estado”.

Las autoridades bolivianas informaron que Inteligencia del Estado estaba tras la pista del excoronel desde hace tiempo y que procedieron a su expulsión el domingo en la madrugada porque portaba documentos de identidad falsos y, por tanto, incurría en las causales previstas por la ley de Migración; no obstante, al ser consultadas sobre la posibilidad de que haya intentado atentar contra el Presidente, manifestaron no tener detalles.

Baraldini portaba documentos falsos a nombre de Marco Antonio Aponte cuando fue detenido en el aeropuerto de Santa Cruz, lo que aceleró su expulsión, según el Ministerio de Gobierno. A sus 73 años, era buscado por la justicia argentina, acusado de delitos de lesa humanidad y presuntamente estaba protegido por sectores de la ultraderecha fascista de Bolivia.

Nexos. El nombre de Baraldini, de acuerdo con la web del diario mexicano La Jornada, salió a la luz cuando se investigaba el intento de magnicidio contra el presidente Evo Morales, el vicepresidente Álvaro García Linera y otros funcionarios, abortado el 16 de abril de 2009, al descubrir una célula terrorista en el hotel Las Américas de Santa Cruz.

Tanto Baraldini como Jorge Mones Ruiz fueron señalados por algunos testigos en el intento terrorista frustrado en abril de 2009. Mones Ruiz es el representante argentino en UnoAmérica, fundación creada en Colombia a finales de 2008 con militares de la ultraderecha latinoamericana, la mayoría exintegrantes de las pasadas dictaduras en la región, expone el rotativo, que argumenta que esta organización se creó para desestabilizar y golpear a los gobiernos de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur).

Respecto a los nexos con los denominados “carapintadas”, el 21 de abril de 2009 el diario Página12 informó que García Linera se había comunicado con el embajador argentino en La Paz, Horacio Macedo, para pedirle colaboración en el control de los pasos fronterizos “por la eventual presencia de activistas argentinos en distintas regiones de Bolivia”.

En ese momento se mencionaban los viajes a Bolivia de Mones Ruiz, que  habría estado en contacto con el presunto terrorista Eduardo Rózsa Flores y con Baraldini, de quien ya se sospechaba que radicaba en Santa Cruz de la Sierra con una identidad falsa.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina ofrecía una recompensa por Baraldini de 100 mil pesos argentinos (unos 23 mil dólares) por violaciones a los derechos humanos, ligadas al caso del fallecido exgeneral Guillermo Suárez Mason. El día de su captura, Baraldini estaba con sus hijas en una camioneta 4×4, esperando a su esposa. Una vez puesto en frontera (Bermejo) fue detenido en la cárcel de Marcos Paz.

Vínculos en Bolivia

La Policía argentina estableció que el yerno de Baraldini era Director de Seguridad Ciudadana en Santa Cruz, según prensa.argentina.com.ar. El 23 se detectó el embarque de su nieto y esposa en el vuelo 1362 de Aerolíneas Argentinas, se tomó fotografías y fueron enviadas a Bolivia para su detención.

Ministra argentina afirma que excarapintada quiso matar a Evo

Acción. Era buscado, fue detenido en Santa Cruz y expulsado.

Agencias y El Deber.- La ministra de Seguridad de Argentina Nilda Garré calificó a Luis Enrique Baraldini, como un hombre de “extrema ferocidad” y lo acusó de participar de un intento de asesinato contra el presidente de Bolivia, Evo Morales.

La secretaria de Estado brindó la información después de que las fuerzas del orden recibieran expulsado de Bolivia al coronel argentino y excarapintada Luis Enrique Baraldini, jefe de la policía de La Pampa entre 1976 y 1978 y a quien la justicia investiga por alrededor de 300 secuestros y actos de tortura bajo el último régimen militar. A los 73 años, Baraldini fue detenido el sábado por la policía boliviana en el aeropuerto de Santa Cruz  cuando acompañaba a una de sus hijas, que lo protegía.

Baraldini iba a buscar a su esposa y a uno de sus nietos para pasar la fiesta de Navidad. Pocas horas después, el Gobierno de Evo Morales lo expulsó por portación de documento falso. En la Argentina, se espera que hoy comience a rendir cuentas por sus crímenes ante la justicia pampeana. La ministra remarcó que hay testigos que lo vieron torturar él mismo a sus víctimas cuando estuvo a cargo del centro clandestino que funcionó en la comisaría primera de Santa Rosa en la dictadura. Dirigió el operativo de represión de la llamada Sub Zona 14, que funcionó en La Pampa.

El ministro de Gobierno  de Bolivia, Wilfredo Chávez, aseguró que junto al ministerio de Seguridad argentino se hacía un seguimiento a la familia Baraldini-Riquet (el apellido de Olga, la esposa de Baraldini) porque el  militar incumplió con la normativa de migraciones, lo que permitió su expulsión a la Argentina.

El militar se movía con el nombre falso de Marco Antonio Aponte y un carné falsificado. En 1976, los militares lo premiaron por sus tareas de inteligencia previas al golpe desde el destacamento 101 cercano a Santa Rosa, y lo nombraron jefe de la policía pampeana, de donde fue relevado en 1978. Dos años después era destinado a la agregaduría militar de la embajada en Bolivia, adonde estuvo hasta 1982. Allí se lo recuerda como “profesor” de los represores bolivianos. Fue arrestado en 1984, por 20 delitos, pero pudo salir gracias a las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Su anulación en 2003 hizo que se reabriera la causa por la que está siendo investigado.  

El coronel condecorado

El reporte de las autoridades del Ministerio de Seguridad de Argentina aseguran que el coronel excarapintada estaba casi arraigado con familiares y amigos en Santa Cruz. Incluso tenía un centro de equinoterapia junto con una de sus hijas. Por esa función aseguran que el 2006 fue condecorado. Varias veces pasó en Santa Cruz las fiestas con su familia, que iba y venía desde Argentina.  La información señala que era protegido por un exjefe de seguridad del municipio. En Santa Cruz ni autoridades policiales tampoco municipales se han referido al tema, afirmando que el caso fue atendido en La Paz.