Brasil ofrece electricidad a Bolivia para alivio de crisis

La oferta confirma que Bolivia atraviesa por una crisis energética. Escasez. 40 megavatios de energía y turbinas fueron ofrecidos al país por la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

image Los presidentes Evo Morales y Dilma Rousseff, el viernes. – Efe Agencia



Brasil ofreció la transferencia inmediata de electricidad para que Bolivia alivie una crisis que está provocando racionamientos y apagones en varias ciudades, informó el ministro de Defensa boliviano, Rubén Saavedra, citado ayer por ABI.

La oferta confirma que el país atraviesa por una crisis energética y el Gobierno debe asumirla y dejar de lado el discurso de que los apagones se deben a fallas fortuitas, señaló el analista y director de Hidrocarburosbolivia, Bernardo Trigo.

Los mandatarios de ambos países, Dilma Rousseff y Evo Morales, trataron el viernes el tema durante un encuentro en Caracas, en el marco de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), informó ABI.

"Se ha llegado a acuerdos energéticos importantes. La Presidenta de Brasil ofreció a Bolivia transferir hasta 40 megavatios y además la posibilidad de suministrar turbinas para que en el país se pueda solucionar" los racionamientos eléctricos, dijo Saavedra, quien acompañó a Morales en la reunión con Rousseff y no proporcionó más detalles del acuerdo.

Los cortes se han hecho frecuentes en los últimos meses, en varias ciudades del país, por una mayor demanda estacional.

Septiembre fue el periodo más crítico. La oferta se situó en 1.093 megavatios diarios y la demanda en 1.041 con incrementos por encima de ese tope en horas pico, según informes oficiales. Para 2012 la demanda subirá a 1.214 megavatios.

Desde 2008 los niveles de reserva de electricidad se estancaron por falta de inversiones y problemas técnicos. Hace tiempo que el gobierno de Brasil ofreció financiar la construcción de hidroeléctricas en la frontera boliviana, con el objetivo de importar energía, aunque se trata de proyectos a largo plazo.

El Gobierno anunció planes inmediatos para aumentar las reservas energéticas y hace pocas semanas inauguró una termoeléctrica en Cochabamba, ocasión en la que Morales aseguró que la demanda estaba satisfecha; sin embargo, el ofrecimiento de Rousseff confirma que la crisis es un hecho, señaló Prado.

“Hace menos de un año escuchábamos decir al presidente que Bolivia iba a ser un país exportador de energía; pero las políticas que implementó no lo permiten y ahora nos vemos en la necesidad de importar energía y, además, de Brasil, un país al que hasta hace poco enviábamos gas y que si no lo hacíamos se venían los apagones en Sao Paulo, una de sus áreas industriales más importantes”, dijo Prado.

Enfatizó en que el Gobierno debe “dejar de lado el discurso de que se trata de fallas fortuitas” y asumir que el país enfrenta una crisis energética. “El Gobierno es incapaz de satisfacer la demanda interna actual, que va a seguir creciendo; pero la capacidad de generación no va a acompañar ese crecimiento y vamos a tener racionamiento”, señaló.

Por Agen­cias y Los Tiem­pos