Carretera. Despido masivo en OAS; la ABC no halla motivos

Está en marcha el despido de 411 empleados, tras la paralización de obras la semana pasada en los tramos I y III de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

image

Uno de los campamentos de OAS en Isinuta, en Chapare.



Tras conocerse la paralización de obras la semana pasada en los tramos I y III de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, con el repliegue de maquinaria y el despido de 80 de los cerca de 800 trabajadores, la empresa OAS informó ayer que se encuentra en proceso de despedir esta semana a otros 411 empleados y quedarse con alrededor de 300 para trabajos de continuidad.

La información fue confirmada ayer por el asesor legal de OAS, Pablo Siles. Antes, el secretario ejecutivo del sindicato de trabajadores de OAS, Teodoro Sejas, dijo que las amenazas de bloqueo quedaban abortadas porque la empresa les había anunciado el despido de 700 trabajadores, 350 el miércoles y 350 el jueves. Sin embargo, Siles dijo que la cifra total era de sólo 411.

En tanto, el presidente de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Luis Sánchez, dijo que desconocía de los despidos y se declaró sorprendido, pues sólo existían “problemas administrativos” para la reanudación de las obras.

El jueves de la semana pasada, OAS suspendió los trabajos en los tramos I y III, replegó sus campamentos de operaciones, su maquinaria y equipos, y despidió a unos 80 empleados, debido, aparentemente, a la falta de pago por parte del Gobierno de Bolivia. A su vez, representantes de los gobiernos de Bolivia y Brasil declararon que las partes implicadas se hallaban negociando “acuerdos conciliatorios” debido a que la recientemente aprobada “ley corta” obligaba a cambiar los términos de referencia por la prohibición de construir carreteras en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), el tramo II.

Huelga abortada

Sin embargo, al no haber plazos definidos para lograr estos acuerdos, los trabajadores advirtieron el martes pasado con iniciar un bloqueo de caminos. “No hubo tiempo para nada. Nos informaron de la masacre blanca anoche (martes) a las 19:00. Ni pensar en hacer un bloqueo. Ninguno de los trabajadores es de Chapare, el costo de vida es muy alto y el deseo de todos es ya prácticamente pasar las fiestas de Navidad con sus familias”, dijo el dirigente Sejas desde Isinuta, a tiempo de agregar que ya muchos de los trabajadores recogieron sus pertenencias y paulatinamente van dejando el trópico cochabambino.

Agregó que el despido hace oficial la conclusión de los trabajos en la carretera, algo que ya se veía venir debido a que al declararse intangible el Tipnis, mediante la “ley corta”, se entiende de un incumplimiento de contrato. “La semana pasada nos ordenaron hacer ya el repliegue de maquinaria para otras obras en occidente, y hoy nos confirman que los trabajos en el trópico están cancelados”, añadió.

Los que quedan

Siles, en cambio, dijo que no se despidió a la totalidad de los trabajadores, sino que quedarán cerca de 300 para tareas de continuidad. “Hay tramos abiertos para la imprimación de asfalto en el tramo I, tareas que no se pueden dejar”, dijo.

Añadió que la esperanza de la empresa es de recontratar a los trabajadores una vez que se llegue a un acuerdo entre los gobiernos de Brasil y Bolivia, pues la empresa se acogía a los acuerdos internacionales.

ABC: No debieron despedir

El presidente de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Luis Sánchez, dijo que Bolivia cumplió con todos los desembolsos, que lo que se está haciendo es negociar con Brasil las adecuaciones del contrato y que existía un acuerdo de palabra de que, mientras no se conozcan los avances de estas negociaciones, no se despediría a nadie.

“Por efectos de la ley el tramo II queda de momento excluido. Estamos entrando en el tramo III. Había que acordar entre gobiernos, ABC y Bndes, y ver cómo acomodábamos el contrato para el tramo III. Las negociaciones están avanzando, así que en teoría no debería haber ningún problema. No entiendo esta actitud”, dijo Sánchez.

Reiteró que Bolivia ya cumplió con su contraparte de desembolsar 16,5 millones de dólares (el 20 por ciento). “Lo que falta es que Brasil desembolse, y para eso Brasil ha pedido que nos pongamos de acuerdo de cómo entramos en el tramo III y dejamos el tramo II”, explicó.

Añadió que, en teoría, pese a la aprobación de la ley corta, las obras deberían seguir en los tramos I y III. “Incluso se comprometieron ante el Presidente a entregar hasta diciembre asfaltado el tramo I. ¿Estarán usando este asunto como excusa? No sé”, dijo.

Los Tiempos – 15/12/2011