CIDOB prepara encuentro paralelo y la COB recibe críticas por no acudir a la cumbre de Evo

Analista dice que el hecho de marginarse del evento, hace que la COB pierda protagonismo frente a los sectores; en tanto la mayor organización indígena del oriente optó por convocar a un encuentro paralelo.

Analista cuestiona decisión de la COB de no asistir al Encuentro Plurinacional

    La Paz, 8 dic (ABI).- El analista político Carlos Cordero cuestionó el jueves la decisión que asumió la Central Obrera Boliviana (COB) de no asistir al Encuentro Plurinacional, pues consideró que éste era el escenario adecuado que tenían los trabajadores para hacer "la defensa de sus intereses".

    La COB, luego de dos días de análisis determinó el martes quedarse al margen del acontecimiento nacional, que busca elaborar una agenda social y económica para profundizar la transformación del país.



    Cordero manifestó, en entrevista con TVB, que no es lo mismo estar presente en el evento que enviar una carta con posturas y propuestas, que es lo que hará la COB, según anunció su principal dirigente, Pedro Montes.

    De lo que se trata, dijo el analista, es de elaborar una agenda de manera conjunta, que oriente al Gobierno en la siguiente gestión, "al menos así lo pidió el Presidente", en ese marco será muy complicado revisar todas las notas con alternativas, demandas y sugerencias.

    Cordero consideró que el hecho de marginarse del evento, hace que la COB pierda protagonismo e influencia frente a los sectores, situación que genera una crisis al interior de la organización laboral.

    El Encuentro Plurinacional se realizará entre el 12 y 14 de este mes, en la ciudad de Cochabamba.

CIDOB convoca a una cumbre paralela

Luego que la COB, la principal organización laboral del país declinara de participar en la cumbre convocada por el gobierno, la mayor organización indígena de Bolivia optó por convocar a un encuentro paralelo.

image Asamblea de pueblos indígenas. Foto: amazonasindigena.blogspot.com

    Santa Cruz, ANF.-  La Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) informó este miércoles que convocará a un encuentro paralelo a la cumbre social del oficialismo que se iniciará el 13 de diciembre. La dirigencia indígena asegura  que el encuentro tendrá la participación de diversos sectores de la sociedad civil.

    La cumbre social convocada por el gobierno para, el próximo lunes, no tendrá la partición de la mayor organización indígena del país ni tampoco de la principal organización laboral de Bolivia, luego que la Central Obrera Boliviana (COB) declinara de participar en la cumbre convocada por el gobierno.

    “Nosotros no vamos a asistir (a la cumbre del gobierno) y es por eso que vamos a hacer una cumbre paralela, que se iniciará un día después. Estamos convocando a un encuentro de los pueblos indígenas y  diferentes actores de la sociedad civil que lo llevaremos adelante el 13, 14 y 15 de diciembre en nuestra sede, acá en Santa Cruz”, afirmó la vicepresidenta de la CIDOB, Nelly Romero.

    De acuerdo con la dirigente indígena se optó por convocar a un encuentro paralelo ante las políticas del gobierno de Evo Morales, que son consideradas atentatorias contra los derechos de los pueblos indígenas. Romero lamentó además que el presidente Evo Morales se haya servido de los pueblos indígenas.

    “Lo que se quiere lograr visibilizar nuestras demandas y lo que nosotros estamos tratando es proyectarnos y hacer una agenda propia. La base fundamental será el tema de tierras”, adelantó la vicepresidenta de la CIDOB.

    La Central Obrera Boliviana, luego de una asamblea que se realizó el pasado martes, confirmó que no asistirá a la invitación del ejecutivo argumentando que el oficialismo pretende “sepultar” la “agenda de octubre” y denunciaron que se pretende avalar medidas antipopulares como el gasolinazo.

    Los sectores que participaron en el evento de la COB alertaron que el encuentro del gobierno además propondrá, modificar la ley de protección del TIPNIS,  imponer la ley educativa Avelino Siñani y consolidar la destrucción de la seguridad social a través de la desaparición de la Caja Nacional de Salud además coartar las voces disidentes a través de la censura a los medios de comunicación.

    En tanto la oposición política, que también rehusó participar,  cuestionó el uso de recursos públicos en un evento que consideran exclusivo del ejecutivo e incluso plantearon que las conclusiones sean sometidas a referéndum popular para demostrar que el evento carece de apoyo ciudadano.