Cocaleros y colonizadores de unen a la marcha que exige derogatoria de Ley de protección al Tipnis

La marcha del Consejo de Indígenas del Sur llegó ayer a Cristal Mayu, exigen la derogación de la Ley 180.

Cocaleros proveen comida pero niegan que marcharán

Por A. D. Hans Soria O. – Los Tiempos – 23/12/2011

image Los indígenas marchistas en la población de Eterazama, el miércoles. – José Rocha Los Tiempos



Con el apoyo material de dos federaciones productoras de coca, en este caso la Especial del Trópico y la de Yungas de Vandiola, la marcha del Consejo Indígena del Sur (Conisur), arribó ayer cerca de las 17:00 a la localidad de Cristal Mayu, distante a 120 kilómetros al noreste de Cochabamba, tras recorrer más de 25 kilómetros desde Villa Tunari en medio de una llovizna menuda.

Los caciques de las 18 comunidades del Conisur decidirán en Cristal Mayu la cantidad de kilómetros que recorrerá hoy la marcha indígena rumbo a la sede de Gobierno en demanda de una nueva ley que elimine el carácter “intangible” del Territorio Indígena y Parque Isiboro Sécure (Tipnis) y permita por esa zona la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

Tanto la Federación Especial del Trópico como su similar de Yungas de Vandiola se solidarizaron con los marchistas del Conisur proporcionándoles asistencia médica, desayuno, almuerzo y cena en los lugares de descanso, informó Martín Leva, Secretario Ejecutivo de la Federación Cocalera Yungas de Vandiola.

Por su parte, Juanita Ancieta, secretaria ejecutiva de  la Federación Especial del Trópico, dijo que atendiendo la demanda cochabambina de vincular por carretera los departamentos de Cochabamba y Beni, una asamblea extraordinaria realizada en la víspera decidió brindar todo el apoyo moral y material a la marcha del Conisur.

“Invitamos a la prensa a verificar si los cocaleros estamos marchando con los hermanos del Conisur, como quieren confundir algunos medios. Esta marcha es de los hermanos que habitan el Tipnis y, por tanto, tienen todo nuestro apoyo moral”, sostuvo.

El máximo dirigente de la Federación Yungas de Vandiola, acotó que la marcha indígena del sur merece el respaldo de toda la ciudadanía, “porque se trata de indígenas que viven en el Tipnis y que están sufriendo, ahí dentro, sin educación sin salud, sin electricidad y sin otros servicios básicos”.

Informó que los aproximadamente 700 marchistas indígenas del sur, recibirán el apoyo moral y material de todas las poblaciones, centrales y sindicatos por donde pase la marcha; pero descartó que vayan a sumarse militantemente a la caminata, que hasta la navidad podría llegar a Cochabamba.

“Los cocaleros detrás”

Para políticos de la oposición, está claro que son los cocaleros quienes están detrás de la marcha indígena, que ayer llegó hasta Cristal Mayu, y que delegados de las seis confederaciones fortalecerán el número de marchistas.

La asambleísta departamental de Todos Por Cochabamba (TPC), Roxana Nery, dijo que se trata de una marcha política, manejada y manipulada por dirigentes de los productores de coca y colonizadores que tienen sus intereses de ampliar la plantación de cultivos de coca y la explotación de los recursos naturales.

"Con toda seguridad que se sumarán en los próximos días delegados de los cocaleros y colonizadores afines al Gobierno", dijo.

El presidente del Comité Cívico de Cochabamba, Israel Mérida, sostuvo que es evidente que se trata de una iniciativa del MAS, alimentada por cocaleros de Chapare.

El vicepresidente del Concejo Municipal de Cercado, Edwin Jiménez, declaró que la marcha del Conisur es legítima, porque reivindica un derecho de los pueblos a vincularse por una carretera.

Recomendó a los marchistas y autoridades de Cochabamba hacer conocer las ventajas y beneficios, pero también realizar los esfuerzos para evitar daños ambientales e irreversibles.

Cocaleros y colonizadores se unen a la marcha

El Conisur espera reunir 1.000 personas hasta su llegada a Cochabamba

image MOVILIZACIÓN. Julio Salazar, senador oficialista del Chapare.

Pavel Alarcón La Prensa

Cochabamba. Los indígenas del Consejo Indígena del Sur (Conisur), que exigen la derogación de la Ley 180 de Protección del TIPNIS y apoyan la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, llegaron a Villa Tunari, donde se sumarán grupos de cocaleros del Chapare y colonizadores de La Paz y Cochabamba.
El senador del MAS Julio Salazar dijo que la movilización comenzará a masificarse a partir de Villa Tunari, porque no sólo se unirán grupos de colonos y cocaleros, sino también representantes de los municipios que rodean y están en el interior del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).
“Yo veo cuando sea necesario, no son los cocaleros, no podemos privar la autonomía de los movimientos sociales, qué pasa si desde Cochabamba deciden sumarse, ahora seguramente desprestigiarán de alguna forma; va en contra de los intereses de algunos empresarios asentados en el Parque Nacional Isiboro Sécure”, aseveró el legislador.
El senador informó que la marcha avanza a un promedio de 50 kilómetros por día, y esperan llegar a La Paz en la primera semana de enero de 2012.
Marchan amenazados. El diputado Pedro Nuni afirmó que los participantes de la marcha fueron obligados a unirse a la medida bajo amenazas de las federaciones de colonizadores y los sindicatos cocaleros.
“Les han amenazado con quitarles su tierras y ganado o decomisarles su producción si no van a la marcha, y muchos compañeros nos indicaron que por temor deben participar en esta movilización”, afirmó.