Concentración de cocaleros ilegales y afines

Jimmy Ortiz Saucedo

jimmy-ortiz1 “Cocaleros lideran protestas a favor de la construcción de carretera al Tipnis.- Organizaciones sociales, a la cabeza de los cocaleros del trópico cochabambino, realizan una masiva concentración en la ciudad del valle exigiendo la construcción del tramo carretero Villa Tunari-San Ignacio de Velasco, ruta que atravesaría el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis)”. (El Deber)

No cabe duda, esta fue una concentración de los cocaleros ilegales del chapare y ramas afines. Así de simple y de claro, no hay que ponerle terno al gorila.



El imperio (cocalero) contrata, como en la saga de Star Wars. Las ramas afines ven perjudicado su lucrativo "negocio" y se defienden con uñas y dientes. La guerra será feroz, no tenga duda.

El genocidio no les interesa, total ya lo hicieron con los yuquis en el Chapare y nadie dijo nada. Solo Guísela López Rivas se pronunció.

Qué paradoja, el promotor de estos es el mismísimo Presidente de la República, que a su vez tiene el cargo incompatible de presidente de los cocaleros del chapare, generando un evidente conflicto de intereses. No sé si a Su Excelencia le interesan más el país o sus bases. Él reclamo en Cochabamba la falta de apoyo que tuvo (<- ver link), después de la paliza política que recibió de los indígenas de tierras bajas, luego de la golpiza despiadada que le dio con su policía en Yucumo.

Y lo peor de todo es que se reúnen con propósitos innobles: destruir los bellos bosques milenarios del TIPNIS y substituirlos por su coca ilegal de la muerte. Hoja maldita, materia prima para la producción de cocaína, que está envenenando a nuestra juventud, la de los países vecinos y la del mundo entero.

Esta es una lucha de la luz contra las tinieblas. Del neoliberalismo, en su versión más salvaje, contra la naturaleza. Del derecho a la vida y a la cultura de los indígenas, contra la angurria de dinero a cualquier costo de los invasores. En última instancia es una lucha del bien contra el mal.

Hoy por hoy, y después de 50 años, el TIPNIS tiene una triple protección legal. Es área protegida desde 1965, territorio indígena desde 1990 y hoy tiene la pinche Ley Corta, promulgada por el propio Evo Morales.

¿Qué más protección legal se puede tener? ¿Qué mas legitimidad se puede esperar? ¿No tienen el apoyo moral y material del pueblo boliviano, cuyo epitome fue su triunfal llegada a La Paz? ¿Morales mismo no se asustó con los estribillos sobre Villarroel? ¿No importa la simpatía internacional que tiene el TIPNIS, incluida la ONU? ¿No importa los servicios ambientales que produce para Bolivia y el mundo? ¿No importa el brutal desprestigio mundial que esto significa para usted? ¿Será que el "compromiso" con Lula y la OAS es más importante? ¿Será que su compromiso con los coraleros ilegales vale más que su propia estabilidad? ¿Será que la fe del Estado no tiene importancia en el Estado Plurinacional? ¿Será que no podemos dejar de ser un país bananero? ¿Este es su tan mentado proceso de cambio?

No tengo dudas de que en Cochabamba hay personas que SI quieren la carretera, como la queremos todos, solo que no la queremos a cualquier costo. No la queremos destruyendo nuestro TIPNIS.

Los plurinacionales se tienen que decidir, o producen oxigeno o producen cocaína. O exportamos vida o exportamos muerte.

Presidente Morales, honre su palabra y la del su parlamento, con la Ley Corta. La fe del Estado está en ellos y usted es su principal representante.