El Jefazo y la JIFE

EVO JIFE El “Jefazo” de los cocaleros no pudo convencer a una misión de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) sobre la “necesidad” de despenalizar la coca a nivel mundial.

Evo Morales se reunió con el presidente de la JIFE, el iraní Hamid Ghodse, y otros delegados del organismo internacional por más de una hora, tras lo cual el mandatario declaró que “algunos” de los representantes de la Junta “no entienden” sus argumentos.

Lo cierto es que los delegados entienden muy bien el verdadero trasfondo de la propuesta de Morales, que según Ghodse “puede socavar la integridad del sistema global de control de las drogas”.



En efecto, de concretarse la despenalización, se daría una liberación global de la producción de materia prima para la fabricación de cocaína. Si el objetivo del presidente es la legalización internacional de este narcótico, sería bueno que lo dijera de manera honesta y frontal.

De esta manera nos acercamos a la fecha del 1º de enero de 2012, cuando el gobierno cocalero podría retirar a Bolivia de la Convención Internacional de Estupefacientes de la ONU, dando un nuevo paso hacia el aislamiento externo…

Guerra aérea, guerra falsa

Al mismo tiempo que el régimen tolera la expansión de los cultivos de coca, llegando al extremo de pretender impulsarla mediante la ampliación de la “frontera” legal hasta las 20.000 hectáreas, recurre al expediente de la “guerra aérea” contra el narcotráfico en la búsqueda de mostrar algún tipo de lucha ante ojos internacionales.

Los pedidos de radares o los anuncios sobre una “ley para el derribo de avionetas” deben entenderse en ese sentido: una guerra falsa de carácter mediático que camufle la permisividad hacia la proliferación de materia prima…

[email protected]