Eligen a marchistas del TIPNIS como los personajes del año en Bolivia

Indígenas de tierras bajas superaron a Evo Morales durante 2011. Marcha indígena fue la noticia del año. Encuesta revela rechazo de la población a las medidas del Gobierno.

image

Eligen a marchistas del TIPNIS como los personajes del año

Opinión. Originarios de tierras bajas fueron elegidos por el 57% de la población como los personajes de 2011.



Pedrito Moye, Miriam Yubanore, Lorena Terrazas, Fernando Vargas, Anahí Dignidad Líder, Eleuterio Semo y otro millar de personas fueron elegidos por la población como los personajes de 2011.

Los protagonistas de la marcha en defensa del parque nacional TIPNIS son, de acuerdo a la última encuesta de IPSOS para Página Siete, los actores más notables del año que cierra.

57% de la población los eligieron así, por encima del presidente Evo Morales, que fue reconocido por el 25%.

El estudio de opinión pública fue elaborado en las cuatro principales ciudades de Bolivia, La Paz, El Alto, Santa Cruz y Cochabamba. 805 personas participaron de la encuesta.

La movilización en contra del proyecto gubernamental de construir una carretera en medio del Isiboro Sécure fue, de lejos, el hecho más relevante del año.

El 15 de agosto, alrededor de 400 personas partieron de la plaza principal de Trinidad. 65 días después, casi dos millares de personas llegaron a La Paz y fueron recibidos como héroes por la población que salió a las calles para darles la bienvenida.

La marcha fue encabezada por el presidente de la Subcentral de pueblos indígenas del TIPNIS, Fernando Vargas, y por el máximo líder de la CIDOB, Adolfo Chávez. Los asambleístas plurinacionales Pedro Nuny y Bienvenido Sacu también participaron de la caminata.

La marcha, que fue intervenida por la Policía en un violento operativo el 25 de septiembre, logró que el Gobierno de Evo Morales retroceda y suspenda la construcción de la vía.

Cuando arribaron a La Paz, un grupo de marchistas se instaló en la mitad de la plaza Murillo. Vargas y Chávez llegaron a pronunciar discursos en el acto de promulgación de la Ley de Protección del Isiboro Sécure desarrollado en Palacio de Gobierno, frente a Evo Morales y todo su gabinete ministerial.

Sin embargo, el conflicto sigue lejos de estar superado, pues en estos días se desarrolla una segunda movilización a favor de la carretera.

Los protagonistas de esta nueva marcha son los indígenas del Consejo de Indígenas del Sur, que habitan la región cochabambina del TIPNIS.

El Gobierno jamás reconoció la legitimidad de la caminata en defensa del TIPNIS. Desde el principio, las autoridades del Ejecutivo intentaron asociar a la gesta indígena con organizaciones no gubernamentales.

El oficialismo jamás pudo probar aquellos presuntos nexos de algunos de los marchistas.

Punto de vista

Gonzalo Lema Analista político

La marcha de los indígenas en defensa del TIPNIS fue, para sorpresa de muchos, una muestra de conciencia nacional en defensa del medio ambiente y del naciente Estado Plurinacional de Bolivia.Fue una sorpresa que el conjunto de la sociedad boliviana defienda a la Madre Tierra y al nuevo formato del Estado. el boliviano, con el tiempo, advertirá que la construcción de esa carretera significaba la desaparición de algunos de los 36 pueblos reconocidos por la nueva Constitución Política del Estado.

Me parece que el relieve que adquirió la movilización en defensa del TIPNIS era previsible. La iniciativa de la carretera visiblemente partía en dos el nuevo formato del Estado. Frente a la idea de un Estado único y mestizo nace uno Plurinacional como parte de la conciencia de los derechos humanos contemporáneos. La defensa de los pueblos originarios, por poco numerosos que sean, es un imperativo para la Bolivia contemporánea. Por eso era previsible que esa marcha iba a adquirir el relieve que alcanzó en 2011.

La importancia de la marcha coloca a los protagonistas como actores decisivos en el cierre del año. La defensa de los derechos indígenas y de la Madre Tierra encontró en la movilización del TIPNIS su episodio más emblemático. La marcha es una muestra de lo que significa el nuevo espíritu del boliviano de hoy.

Marcha indígena fue la noticia del año

imageLa movilización por el TIPNIS fue el hecho que mayor repercusión generó en 2011.

Encuesta El 52% señaló a la movilización como el suceso del año que cierra.

Cuando un grupo de menos de 400 personas inició la caminata desde la plaza José Ballivián, de Trinidad, pocos imaginaron que esa marcha partiría en dos la historia del Gobierno del Movimiento Al Socialismo.

La movilización en defensa del parque nacional Isiboro Sécure fue elegida por más de la mitad de la población como el suceso del año que acaba, de acuerdo a la última encuesta elaborada por IPSOS para Página Siete.

La marcha que empezó un 15 de agosto y concluyó el 19 de octubre fue reconocida por el 52% de los encuestados como la noticia del año.

En segundo lugar quedaron, con un 25%, las consecuencias del gasolinazo de Navidad.

El estudio de opinión pública fue realizado por IPSOS en las cuatro principales ciudades de Bolivia: La Paz, Santa Cruz, El Alto y Cochabamba. 805 personas fueron entrevistadas y el margen de error es de +/- 3.39%.

La acción liderada por los indígenas de tierras bajas provocó que el Movimiento Al Socialismo y el Gobierno perdieran el respaldo de dos organizaciones sociales fundamentales para el proceso de cambio, la Central de Pueblos Indígenas del Oriente de Bolivia y el Consejo Nacional de Marqas y Ayllus del Qullasuyu (Conamaq).

La marcha fue intervenida por la Policía en un violento operativo el 25 de septiembre. Aquella acción provocó el rechazo de la población en las principales ciudades de Bolivia. Masivas movilizaciones se vivieron en La Paz, Santa Cruz y Cochabamba.

Los marchistas fueron secuestrados por los oficiales verde olivo y trasladados en buses. La reacción inmediata de los pobladores de San Borja y Rurrenabaque pudo frenar el operativo “de evacuación” y permitió que los indígenas puedan reanudar la caminata hacia La Paz.

Aún no se estableció quién fue el responsable de instruir la intervención policial. El suceso generó la renuncia del ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, que abandonó el cargo “para no entorpecer la investigación”.

Cecilia Chacón, ex ministra de Defensa, abandonó el cargo en rechazo a la decisión gubernamental de frenar la marcha.

La caminata de los indígenas de tierras bajas fue acompañada permanentemente por periodistas. Los medios de comunicación realizaron coberturas amplias a la movilización como nunca antes. El Ejecutivo acusó a la prensa de inflar el conflicto por el TIPNIS.

Encuesta revela rechazo de la población a las medidas del oficialismo

49% rechaza las decisiones del Gobierno sobre el TIPNIS.

imageEstudio. El 23% del eje troncal respalda las medidas que tomó el Gobierno por la marcha de los indígenas en defensa del parque nacional Isiboro Sécure.

Casi la mitad del país rechaza las medidas que tomó el Gobierno por la marcha de indígenas de tierras bajas en defensa del parque nacional Isiboro Sécure.

De acuerdo a una encuesta elaborada por IPSOS para Página Siete y realizada a nivel nacional, el 49% de la población manifestó su desaprobación a las decisiones del Ejecutivo durante el conflicto que sucedió entre agosto y octubre de este año.

El estudio de opinión pública fue realizado en las nueve capitales del país y en las localidades intermedias de El Alto, Achacachi, Chulumani, Villa Tunari, Capinota, El Torno, A. de Guarayos, Huanuni, Betanzos, Monteagudo, Bermejo, San Ignacio de Moxos y Puerto Gonzalo Moreno. 1.630 personas fueron entrevistadas por IPSOS.

La encuesta señala que el 39% de la población “desaprueba en mucho” las medidas tomadas por la administración de Evo Morales durante el conflicto. Otro 10% señaló que “rechaza en algo” a las decisiones del Ejecutivo durante la marcha.

Apenas un 5% de los entrevistados manifestó su plena aprobación a las acciones definidas por el Gobierno.

El oficialismo intentó deslegitimar a la movilización indígena desde el principio de la caminata. Una de las primeras acusaciones hechas por el oficialismo vinculó a algunos de los dirigentes de la marcha con operadores de la embajada de Estados Unidos.

Después, las principales figuras del oficialismo señalaron que la protesta de los indígenas de tierras bajas era manipulada por organizaciones no gubernamentales, como la agencia de cooperación internacional estadounidense Usaid.

En los últimos días de 2011, el vicepresidente Álvaro García Linera insistió en que la marcha estuvo apoyada por las ONG.

El momento más crítico del conflicto se vivió el 25 de septiembre, cuando la Policía quiso desmovilizar la movilización.

El operativo de “evacuación” generó una ola de renuncias en el Ejecutivo. Sin embargo, el presidente Evo Morales negó en varias oportunidades que la instrucción de intervenir a la protesta haya salido de Palacio.

La población paceña protagonizó una muestra de solidaridad con la marcha el 19 de octubre. La llegada de los indígenas de tierras bajas fue acompañada por una masiva concentración de personas que hizo una caravana de bienvenida.

El oficialismo tuvo que retroceder después del ingreso de los originarios a la plaza Murillo. Actualmente está en vigencia una Ley de Protección al TIPNIS, que logró la suspensión de la carretera que uniría a Cochabamba con el Beni.

Ficha técnica

Empresa Data Siete es el servicio de encuestas de Página Siete, que son realizadas por la empresa IPSOS Apoyo.

Universo Compuesto por personas de 18 años de edad a más, de ambos sexos y de todos los niveles socioeconómicos, que residen en el área urbana y rural de los nueve departamentos de Bolivia, es decir las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba, Santa Cruz, Sucre, Oruro, Potosí, Tarija, Trinidad y Cobija. Y las localidades de Achacachi, Chulumani, Villa Tunari, Capinota, El Torno, A.de Guarayos, Huanuni, Betanzos, Monteagudo, Bermejo, San Ignacio de Moxos y Puerto Gonzalo Moreno.

Muestra Conformada por 1.630 personas, respetando la distribución real de la población por género y edad.

Estadística Se entrevistó a 1630 personas, de las cuales 800 fueron hombres y 830 fueron mujeres; 339 correspondientes al grupo de edad de 18 a 24 años, 485 al grupo de 25 a 34 años, 500 al grupo de 35 a 54 años y 306 al segmento de 50 años a más.

Fuente: Página Siete / La Paz