Gobierno de Bolivia negocia la adecuación del contrato con OAS a la ley corta

Con BNDES. El Gobierno, a través del Ministerio de Planificación y Desarrollo, inició conversaciones con representantes del Banco Nacional de Desarrollo (Bndes) de Brasil para ver de qué manera se adecuan los contratos comercial y financiero de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos a los contenidos y alcances de la Ley 1809, denominada “ley corta”.

image Viviana Caro, ministra de Planificación y Desarrollo, ayer. – Daniel James Los Tiempos



“Con la promulgación de la ley corta del Tipnis es evidente que tenemos que hacer modificaciones y ajustes en los contratos comercial y financiero suscritos con el Gobierno de Brasil” respecto a la carretera a Beni, sostuvo Viviana Caro, ministra de Planificación y Desarrollo.

Refirió que son cuatro las instancias que llevan adelante las conversaciones al respecto: el Bndes financiador; OAS, la empresa constructora; la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) y el Ministerio de Planificación y Desarrollo, como gestor del financiamiento.

“Estamos revisando tiempos, consideraciones, obviamente también el costo de oportunidad que tenga la empresa OAS y esperamos llegar rápidamente a un acuerdo”, añadió la Ministra en escuetas respuestas a este medio ante la consulta sobre la paralización de obras de los tramos I y III de la mencionada carretera y el futuro de dichos tramos.

Los tramos señalados, con los que se había comenzado la construcción de la carretera interdepartamental, se encuentran, a la fecha, paralizados desde el pasado jueves y los trabajadores fueron ocupados en tareas de producción de agregados y conclusión de obras en el campamento Central de Isinuta.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores OAS, Teodoro Sejas, informó desde Isinuta que “en alguna medida retornó la tranquilidad en el personal, con la promesa de los ejecutivos de la empresa de no retirar más empleados”.

“En la práctica seguimos trabajando. En los campamentos hay actividad, estamos haciendo funcionar los changadores en el preparado de agregados; se están arreglando los equipos deteriorados y se está terminando la construcción del campamento de Isinuta”, comentó.

De los 730 trabajadores que aún quedan en los campamentos de la OAS, alrededor de 400 estaban desplazados en el tramo I y 350 aproximadamente en el III y la localidad de San Ignacio de Moxos, a la espera de que pronto se resuelva el conflicto con la reposición de los desembolsos de la contraparte nacional.

El pasado jueves, las obras de los mencionados tramos quedaron suspendidas, toda la maquinaria pesada y movilidades livianas fueron replegadas a los campamentos y alrededor de 80 trabajadores recibieron sus cartas de despido, debido a que OAS no recibió ni disponía de los recursos de la contraparte nacional para proseguir con la construcción.

Más protestas a favor y en contra del tramo II

Dirigentes cívicos de la provincia San Ignacio de Moxos del departamento de Beni irrumpieron bulliciosamente los ambientes de la Casa Campestre donde se desarrolla el "Encuentro Plurinacional para Profundizar el Cambio", exigiendo la construcción de la carretera por el medio del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Los representantes del Comité de Defensa de Moxos (Codemox), afirmaron que el Tipnis ya no es tierra virgen, sino que está completamente devastada tanto por los nativos como los colonizadores, por lo que era viable la apertura de la vía entre Cochabamba y Beni atravesando la reserva.

Al mismo tiempo, en la plaza principal de Cochabamba, grupos ambientalistas realizaban otra manifestación para exigir el respeto a la ley corta a fin de dejar sin efecto la construcción de una carretera que atraviese el Tipnis.

Los Tiempos – 13/12/2011