La única mujer que promete desbancar a Chávez

María Corina Machado quiere ser presidente de Venezuela. El líder bolivariano la llama "burguesita", su caravana de campaña fue atacada a balazos y la TV estatal difundió ilegalmente sus llamadas privadas

Aun así, María Corina Machado, la única mujer aspirante a la candidatura por la presidencia de Venezuela, no sólo avanza sin inmutarse, sino que además ha puesto un poco de picante a las elecciones primarias de la oposición con un estilo audaz y algunas de las opiniones más fuertes. «Hemos aprendido una lección importante durante estos 13 años (de Gobierno de Chávez): con populismo, militarismo y comunismo obtienes mayor pobreza, violencia y exclusión», afirmó.

Las elecciones del próximo año serán «una oportunidad histórica para producir una ruptura», agregó. A pesar de que las encuestas la sitúan por detrás de dos gobernadores y un ex alcalde para las primarias de febrero, muchos consideran que fue la ganadora de los dos debates que protagonizaron los candidatos opositores por su dominio de estadísticas y elocuencia.

La diputada de 43 años copó los titulares luego de que su autobús de campaña fuera blanco de varios disparos tras lanzar la primera bola de un partido de softbol en el 23 de enero, un barrio popular considerado un bastión del chavismo muy cercano al palacio presidencial. Ella acusa a grupos pro-gobierno de estar acosándola y dijo que una de las balas rozó a uno de sus ayudantes. Pero funcionarios insisten en que Machado exageró el incidente e incluso difundieron en la televisora oficial una llamada con su madre luego del suceso, intentando probarlo.



Golpes, piedras y hasta gas lacrimógeno durante actos de otros candidatos de oposición llevan a Machado a temer que el camino hacia las elecciones esté marcado por la violencia. «Ellos usan la violencia para inhibir la protesta y la participación política», dijo tras considerar que la retórica bélica del presidente ha creado tensión en las calles.

«Esta atmósfera en nuestro país empezó con el discurso y la actitud del presidente Chávez de violencia, ofensa, de dividir a la sociedad venezolana», acusó. Chávez ha dicho que le encantaría enfrentarse a «la burguesita de fina estampa» en las elecciones de octubre de 2012, seguramente porque esto le permitiría contrastar sus raíces pobres y el socialismo que promueve con el entorno adinerado y la política de derecha de Machado.Ligada a George W. Bush

Machado sigue siendo el blanco favorito de los chavistas radicales, que no pierden oportunidad para mostrar una fotografía de ella sonriente junto al ex presidente de Estados Unidos George W. Bush en la Casa Blanca. También recuerdan su activismo anti Chávez cuando dirigió una asociación civil que recolectó firmas en 2004 solicitando la renuncia del presidente.

El mes pasado la policía amenazó con demandarla por denunciar que en Venezuela existen unas 12 mil pequeñas bandas dedicadas al tráfico de drogas. Entonces, ¿cómo se siente al ser tan odiada por el oficialismo? «Es precisamente porque represento todo lo contrario a lo que este Gobierno es», dijo la ingeniera industrial, madre de tres niños, en una entrevista el lunes.

«El es un militar y yo represento a los civiles. El habla sobre dividir a la sociedad con agresiones y violencia, yo promuevo un pueblo, un país. El no respeta el progreso, la sociedad privada, la inversión, yo hablo sobre libertad y sobre cómo cada ciudadano puede crecer con esfuerzo propio», agregó. El «capitalismo popular» de Machado, completamente opuesto al «socialismo del siglo XXI» de Chávez, no es sólo un trapo rojo para el Gobierno, sino también un eslogan provocativo en una nación con una larga historia de demagogia y populismo.

La precandidata independiente es popular en los distritos pudientes de Caracas, pero también le fue bien en las áreas pobres en las elecciones parlamentarias del año pasado. La mayor de cuatro hermanas en un hogar católico, Machado cree que podría ser una ventaja ser la única candidata en un país donde tantos hogares están dirigidos por madres solteras.»La sociedad venezolana está centrada en las madres», afirmó.

«Para mí, es una gran responsabilidad representar a esas mujeres que han sido silenciadas y excluidas por décadas, pero políticamente es también una gran oportunidad», agregó.

De ganar o llegar a ser parte de un gobierno post-Chávez, Machado dice que intentará paralizar los envíos de crudo subsidiado a aliados como Cuba, y también buscaría dar transparencia a los multimillonarios préstamos suscritos en los últimos años con China. Espera que Chávez se presente en el 2012, a pesar de que convalece de un cáncer, para poder vencerlo en las urnas.»Yo realmente pido a Dios que el presidente Chávez no muera», aseveró.

Fuente: www.infobae.com