Vicepresidente de Brasil: impasse con Bolivia será resuelto vía diplomática

Caso del senador asilado Roger Pinto. Revelan que la presidenta brasileña Dilma Rousseff  conversará con el presidente Evo Morales.

Temer: impasse será resuelto vía diplomática

Los Tiempos

image

Legisladores brasileños del Partido de los Trabajadores (PT) y del opositor Partido Socialismo y Libertad (PSOL) reunidos con el embajador de Bolivia en Brasilia, Jerjes Justiniano, ayer. Ap Agencia.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

El impasse generado con Bolivia por el traslado del senador Roger Pinto de la Embajada brasileña en La Paz a Brasil será resuelto por la vía diplomática, dijo ayer el vicepresidente brasileño Michel Temer, en declaraciones a “O Globo”.

En cuanto a la situación jurídica de Pinto, Temer aseguró que el asilo concedido por Brasil al senador debería servirle también para territorio brasileño, pero que aún debe valorar la Procuraduría General.

En cambio, el jefe de la Abogacía General de la Unión, Luís Inácio Adams, dijo a “O Globo” que Pinto tendrá que pedir otra vez asilo.

“Tenía asilo diplomático, válido en el ámbito de la Embajada de Brasil en La Paz, pero no para estar en territorio brasileño. Es un nuevo proceso”, afirmó Adams.

La presidenta Dilma Rousseff criticó ayer el traslado del senador sin salvoconducto y que se arriesgara su vida. En tanto, una fuente del Gobierno brasileño dijo a Reuters que la Mandataria conversará con el presidente Evo Morales.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff aseguró que su Gobierno no autorizó el traslado de Pinto y argumentó las razones.

”Nosotros negociamos en varios momentos el salvoconducto y no lo conseguimos”, reconoció.

Según Rousseff, “un Gobierno no negocia con la vida”, sino que “protege vidas”, y Brasil “no podía poner en riesgo la vida de una persona que está bajo su custodia”.

La Presidenta también anunció dijo que el ministro de Defensa, Celso Amorim, “explicaría” la participación en el hecho de dos fusileros navales brasileños que escoltaron a Pinto en su viaje hasta la ciudad de Corumbá.

Situación de los fusileros

Horas más tarde, el Ministerio de Defensa de Brasil aclaró que ningún oficial autorizó que fusileros navales al servicio de la Embajada en La Paz escoltaran al senador Pinto hasta la frontera para facilitarle la salida de Bolivia sin el debido salvoconducto.

La aclaración fue hecha en un comunicado, que precisa que los fusileros navales que escoltaron a Pinto tan sólo atendieron la petición del encargado de negocios de la embajada de Brasil en La Paz, Eduardo Saboia, para que lo acompañaran a él hasta la frontera.

“El día del viaje ninguno de los tres agregados militares brasileños en Bolivia estaba en La Paz debido a que habían viajado a Cochabamba para participar en un evento oficial del Ejército boliviano”, afirma el comunicado.

Según la nota, los agregados dijeron no haber sido consultados en ningún momento sobre el desplazamiento del senador boliviano hasta la frontera con Brasil.

“De esa forma, ninguna autoridad brasileña, en el ámbito del Ministerio de Defensa, fue consultada o tuvo conocimiento del viaje antes de que el señor Roger Pinto ingresara a territorio brasileño”, asegura.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa, una de las atribuciones de los fusileros es garantizar la seguridad de la Embajada y de los miembros del cuerpo diplomático brasileño en Bolivia.

“Los militares participaron del viaje tras haber sido convocados por el encargado de negocios de la embajada en La Paz… La participación de los fusileros tuvo el objetivo exclusivo de garantizar la seguridad del diplomático brasileño”, afirma.

Futuro de Biato

Una fuente del Gobierno brasileño bajo condición de anonimato, dijo que Rousseff afirmó con relación al cambio del canciller Antonio Patriota, quien renunció el lunes pasado y fue designado como nuevo representante ante la ONU, que la Mandataria no consideraba que el ahora exministro defendía las posiciones del país con la firmeza necesaria.

Además, en una decisión inesperada, la presidencia de Brasil retiró ayer la orden para que Marcel Biato, embajador de ese país en La Paz, asuma el puesto en las embajadas de Suecia y Letonia.

La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado “recibió hace poco un mensaje de la presidencia para retirar el traslado de Marcel Biato a Suecia”, dijo la oficina de prensa del senador Ricardo Ferraço.

Biato fue designado en junio para asumir el puesto en la embajada de Suecia y Letonia.

Nuevo pedido

El senador Pinto estaba en la embajada brasileña en La Paz como “asilado diplomático”, habría perdido ese estatus al abandonar esa legación. “Tenía asilo diplomático en la Embajada, pero ya en Brasil debe iniciar un nuevo proceso, pues asilo político territorial no se le ha concedido”, explicó el abogado general de la Unión, Luis Eduardo Adams.

Según EFE, Pinto ya presentó la solicitud de refugio, el pasado sábado, cuando ingresó al país por la ciudad fronteriza de Corumbá.

Pinto no estuvo en el Senado

El senador Roger Pinto suspendió ayer la visita que tenía programada al Senado de Brasil, luego de que se conociera la renuncia del canciller Antonio Patriota, quien fue sustituido en el cargo por el diplomático Luiz Figuereido.

Según el diario Globo.com, la visita fue suspendida a pedido del presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño, Ricardo Ferraço, quien colaboró personalmente al legislador boliviano para que éste llegue hasta Brasilia.

El abogado de Pinto, Fernando Tiburcio, confirmó que la decisión fue coordinada con Ferraço como consecuencia de la renuncia de Patriota y para “preservar” al senador boliviano.

Rousseff expresa su molestia

La presidenta brasileña Dilma Rousseff calificó ayer de “inaceptable” que el senador Roger Pinto haya salido de Bolivia y llegado a Brasil sin un salvoconducto del Gobierno de Evo Morales.

“Un país civilizado y democrático protege a sus asilados, a los que les debe garantizar la seguridad, sobre todo en relación a su integridad física”, dijo Rousseff, quien apuntó que “jamás se podría haber aceptado” que Pinto abandonase Bolivia sin un salvoconducto, pues “no se podía poner en riesgo su vida”.

“Si no pasó nada no es la cuestión. Pero podría haber pasado”, aseguró la Mandataria sobre la salida de Pinto, facilitada por funcionarios de la embajada brasileña en La Paz, donde estaba asilado desde el 28 de mayo de 2012.

Al justificar su actuación, Saboia dijo que había optado por proteger a una persona, a un “perseguido político”, al que comparó con la propia Rousseff, de quien dijo que “fue perseguida” durante la última dictadura brasileña.

“Yo estuve en el DOI-Codi. Yo supe lo que era el DOI-Codi y puedo asegurar que es tan distante el DOI-Codi de la embajada brasileña en La Paz como es distante el cielo del infierno. Literalmente”, afirmó la Presidenta, visiblemente irritada por la comparación realizada por el diplomático para  justificar su actuación.