La hinchada hizo sentir su rabia por la derrota de Blooming ante Bolívar

[vid url=http://cd1.eju.tv/video/1404/PB1404040800.mp4]

Váyanse todos…” retumbó en el Tahuichi. La situación de Blooming fue y sigue siendo delicada en este Clausura. Desesperado, parado casi al borde de la cancha, el técnico Gustavo Díaz impartía las últimas instrucciones poco antes de que el juez central decretara el pitazo final. Cuando lo hizo, Blooming entero se derrumbó, la bronca de los hinchas salió a relucir. Bolívar vino y le ganó merecidamente más allá de que el resultado (1-0) no lo diga.

El final fue pura bronca e impotencia por parte de los hinchas de Blooming, que  despidieron con insultos  ha los jugadores cuando estos ingresaban a los vestuarios y con cantos pidieron la salida de más de uno de los integrantes del plantel celeste.



La rabia se trasladó a las afueras del estadio, en la zona sur, en la puerta de ingreso al camarín del equipo. Allí decenas de seguidores comenzaron a cantar en contra de la continuidad de varios jugadores, entre ellos el capitán, Alejandro Gómez.

“Váyanse todos…” se escuchaba, mientras que miembros de la Policía custodiaban la puerta a la espera de la orden para empezar a despejar el área con sus motorizados.

Poco a poco los furiosos seguidores comenzaron a irse y las puertas quedaron despejadas para que los futbolistas académicos se puedan retirar de manera tranquila.

‘Chavo’ Díaz vuelve a estar en la mira por los malos resultados

La cancha del Tahuichi lució muy mal, luego de que una noche antes fue el escenario de un concierto musical. El césped se vio quemado en la parte central.

Fue el segundo partido de Xabier Azkargorta dirigiendo en Santa Cruz. El primero fue hace dos fechas, cuando perdió ante Oriente por goleada. Ayer tuvo una suerte diferente, ya que se llevó los tres puntos.

El técnico de Blooming, Gustavo Díaz, dijo que se siente firme para continuar al mando del plantel, pero aclaró que si hay dirigentes que ya no confían en su trabajo, no tendrá ningún problema para marcharse. “No salieron las cosas como lo habíamos planeado, pero estoy seguro de que aún podemos conseguir algún premio internacional”, señaló el entrenador uruguayo, que está desde el año pasado.

Fuente: Red Uno, El Deber