Marisa Viera afila tijeras rumbo a Miami

vieraEn la época del boliche Delirium Tremens, sus amigas le tocaban la puerta para que las maquillara por Bs 20. Hoy, ocho años después, a los 28, tiene su propio hair studio, un centro especializado y personalizado para el tratamiento capilar que lleva su nombre. “Nunca he tenido un salón vacío, y todo esto es gracias a las conexiones”, asegura.

Aunque se esmera porque la charla se concentre en sus tempranos éxitos, que la llevan incluso hasta Nueva York y Miami cada tres meses, para capacitaciones con expertos de la talla de Rita Hazan y Frederic Fekkai, es inevitable que al escarbar un poco más en su historia personal se encuentre un lado humano, casi vulnerable, en una chica que en las redes sociales parece no dejarse tocar por una sola preocupación.

Hace tres años su padre, Jorge Viera, vivió el trasplante de un riñón que su cuerpo nunca logró aceptar, y desde entonces vive con diálisis y sufre recaídas, al punto de que tuvo que dejar de trabajar. “Comenzó a enfermarse desde el 2008 y él es una de las razones por las que decidí quedarme en Santa Cruz; mi papi no puede trabajar, mi mami es mi gerente, tuve que ponerme la camiseta y quedar a cargo de la familia. Es duro, él se pone grave a veces, así es mi vida, todo el tiempo tengo miedo a perderlo y debo convivir con eso”.



Este trance, que al principio la hizo preguntarse por qué pasaba por todas esas situaciones, terminó por acercarla más a Dios. “Yo era una católica fría, hasta que mi papá se enfermó. A Dios lo conocí cuando tuve a mi padre en terapia intensiva, y todo se me hizo más fácil. Las cosas que al principio me resultaban frustrantes, ahora encuentran una respuesta”.
Si bien quedó arraigada en Santa Cruz, su espíritu inquieto no le borra de la mente las ganas de alzar vuelo cuando todo mejore. “No me hallo terminando mi vida en Bolivia, me encanta cómo me va, pero me siento corta. Además, el hombre cruceño es machista, incluido mi padre, y las principales culpables son las madres; a mí me interesa la vida de hogar, no que el chico tenga frater, plata o amigos”.
Marisa pronostica que el próximo año abrirá un hair studio en Miami

Más datos

Para conocerla

En pocas palabras

ESTUDIOS
Ahora se especializa en sanar cabellos. Ha hecho cursos en Córdoba, Nueva York y Buenos Aires.
FAMILIA
Marisa Viera Méndez es la mayor de cuatro hermanos

Fuente: www.eldeber.com.bo