Se evidencia el traslado de gente afín al MAS a San José

Santa Cruz. En el pueblo anuncian cabildo para hoy. Asumirán medidas de presión

Se evidencia el traslado de gente a San José

image

San José tiene 30 mil habitantes y tres puntos de empadronamiento. Foto: Enrique Canedo



EL DEBER, Santa Cruz

Un evidente traslado de personas de otros lugares para registrarse como electores en el municipio de San José de Chiquitos fue constatado en la capital josesana y admitido por dirigentes del MAS y de subcentrales agrarias. Sin embargo, argumentan que la inscripción que pretenden es legal porque se trata de personas que forman parte de alrededor de 120 comunidades nuevas asentadas en tierras fiscales dotadas por el INRA.

    El argumento es rechazado por los dirigentes cívicos de la capital chiquitana y por el alcalde Germaín Caballero, que coinciden en que en el municipio “todos nos conocemos y el que vive en el área rural llega en moto, en bici o a pie, pero no en flotas o vagonetas repletas”.

En San José funcionan dos notarías: la número 999, a cargo de María Eugenia Taborga, y la 744, de María del Carmen Figueroa. En ambas hay vigilia para impedir la inscripción de desconocidos, en su gran mayoría gente del interior del país que, a decir del presidente del Comité Cívico, Ulises Pessoa, han llegado de Yapacaní, San Julián, Cuatro Cañadas, Pailón y de El Torno.

“Los que tengan residencia legal en San José que se inscriban. Rechazamos el acarreo de personas desde otros lugares para que voten en nuestro municipio”, apuntó el cívico, al anunciar para hoy, a las 10:00, una reunión ampliada de la dirigencia institucional para adoptar medidas de presión contra el ‘acarreo’ sin descartar el bloqueo de carretera.

El alcalde Caballero, desde Santa Cruz, rechazó el argumento de la existencia de 120 comunidades y explicó que estos asentamientos son aprobados por la municipalidad y en este caso no se conoce nada de ellas. “Es un atropello al derecho ciudadano de elegir a sus legítimos representantes. Es una agresión cultural al pueblo chiquitano”, sostuvo el burgomaestre.

A su vez, el jefe seccional del MAS, Remigio Lizarazu, en presencia de un grupo de personas que se quejaba porque nos les permitían ingresar a las notarías, dijo que se está actuando con espíritu racista y se discrimina a los que llegan de las comunidades para ejercer un derecho constitucional