Denuncian al alcalde Percy por muerte cerebral de un niño en Santa Cruz

El padre del afectado presentó ayer una querella contra el burgomaestre Percy Fernández, contra Angélica Sosa, secretaria de Parques y Jardines, y contra el subalcalde del D-8, Víctor Hugo Céliz.

Denuncian al alcalde por muerte cerebral de un niño

imageLuego de la cirugía los pronósticos no son alentadores, se habla de muerte cerebral.



EL DEBER, Santa Cruz, Bolivia

Un duro golpe recibieron ayer los padres de Javier Flores Chávez (11) cuando tras la cirugía a la que fue sometido el miércoles en la clínica Plan Tres Mil los médicos diagnosticaron la posibilidad de que se encuentre con muerte cerebral clínica, por lo que en horas de la tarde denunciaron ante la Policía al alcalde Percy Fernández y a dos funcionarios ediles por lesiones graves y gravísimas.

El pequeño está inconsciente desde el martes al mediodía, cuando se le cayó en la cabeza un arco metálico en una cancha polifuncional del barrio 8 de Septiembre, del distrito 8, que le provocó serias lesiones en el cráneo, la mandíbula y en la clavícula derecha.

Antes de conocer el pronóstico de los galenos el padre del afectado, también llamado Javier Flores, guardaba la esperanza de que su hijo se recupere y vuelva a sus actividades normales, como la de asistir a clases en el primero de secundaria del colegio Simón Bolívar, del Plan Tres Mil, y que regrese a jugar con sus amigos de la Iglesia evangélica Filadelfia. 

Sin embargo, por la tarde, al saber el diagnóstico de los médicos Flores presentó una querella por lesiones graves y gravísimas contra el burgomaestre cruceño, contra la secretaria de Parques y Jardines, Angélica Sosa, y contra el subalcalde del D-8, Víctor Hugo Céliz.

Al salir del edificio policial de la zona de El Mechero, el abrumado padre declaró que la denuncia la hizo para asegurarse de que la comuna no eluda su responsabilidad y pague hasta que el niño esté curado.

Duro diagnóstico

El cirujano de la clínica Plan Tres Mil, Tito Pórcel, indicó que los resultados de la cirugía del día anterior no fueron halagüeños, por lo que el niño nuevamente será sometido a otros estudios para tratar de revertir la gravedad de sus lesiones.

“Se le practicará un electroneurograma y otros estudios para descartar o confirmar la muerte cerebral clínica en la que se halla el menor, que continúa en cuidados intensivos”, expresó Víctor Hugo Barrientos, director de la clínica.

Los resultados de los nuevos análisis se los podría conocer hoy para sacar de dudas a los familiares que no pierden las esperanzas de ver totalmente recuperado al chico.

Reacciones

La primera reacción de los allegados de Javier fue la de presentar una querella contra los funcionarios municipales que resulten culpables de la supuesta negligencia al no atender la solicitud de los vecinos, que habían pedido la reposición de los arcos de la cancha porque estaban obsoletos, es decir, corroídos por los 20 años de uso que tenían.

El subalcalde del Plan Tres Mil, el recién posesionado Víctor Céliz, dijo que está preparando su informe de descargo, “en este caso hay muchos culpables, entre ellos los padres del chico herido, el tutor de la Iglesia que los llevó a una plaza en mal estado y otros”, anotó.

Aunque el funcionario lleva un mes y medio en el cargo, el secretario de Desconcentración Municipal, Franz Sucre, reveló el miércoles en conferencia de prensa que en cada inicio de gestión se hace un recuento de las canchas, parques y otras obras de infraestructura que están bajo tutela de las subalcaldías para que se ocupen de su mantenimiento, revelando que su autoridad no recibió ninguna solicitud de parte de los vecinos del barrio 8 de Septiembre. “He instruido una investigación para dar con el culpable de no arreglar esta cancha”, dijo.

Sin embargo, el dirigente de la zona donde ocurrió el accidente, Urbano Zurita, dijo que el pedido de cambio de arcos y mejoramiento de la cancha aludida se viene haciendo desde hace dos años y mostró las copias con sellos de ‘recibido’ en la Subalcaldía del D-8 desde el 20 de noviembre de 2012, la primera, hasta el 26 de mayo de este año, la cuarta. “Esta cancha es muy concurrida por niños y jóvenes; pese a las reiteradas peticiones de arreglo, solo vinieron algunos funcionarios a sacar foto, pero nunca regresaron”, acotó.

Malestar vecinal

Los vecinos del barrio 8 de Septiembre se mantienen en alerta hasta conocer si la Subalcaldía colocará nuevos arcos y refaccionará la cancha.

“Ni bien se conoció el accidente por los medios esa misma noche, a escondidas, vinieron trabajadores municipales para arrancar los fierros viejos, pero no han dado ninguna explicación porque nuestros hijos también viven bajo la sombra de otro percance”, expresó Gloria Limachi.

“Como madre pido al subalcalde del D-8 que se comprometa a apoyar al chico porque su familia es de escasos recursos económicos”, acotó Julia Mollo, otra vecina.

Pesar en su Iglesia

Libni Linares es ayudante en el comedor de la Iglesia Misión Bautista Internacional Filadelfia, al que asisten diariamente 200 niños y jóvenes, se encuentra consternada por lo ocurrido con el pequeño Javier, al cual describe como un chico tranquilo y callado, pero inteligente, el cual asistía a almorzar los lunes, martes, miércoles y domingos. “Su papá es soldador, oficio con el que mantiene a su esposa y dos hijos, Javier y una bebé de un año, solo espero que el niño se recupere”, añadió

Para conocer 

INFAUSTO ACCIDENTE

Javier Flores Chávez sufrió fracturas en su cráneo el martes al mediodía en una cancha del barrio 8 de Septiembre.

Arcos vetustos

Desde su inauguración, en 1994, los pórticos de metal de la cancha del barrio nunca tuvieron mantenimiento.

Deficiente auxilio

El menor herido fue llevado en taxi hasta la clínica Plan Tres Mil porque la ambulancia que llamaron nunca llegó.

Pronóstico reservado

Las fracturas en el cráneo, mandíbula y clavícula dejaron en estado de coma y posible muerte cerebral al afectado.

Nuevo chequeo

Para salir de dudas los neurólogos realizan otros estudios clínicos al chico accidentado.

Canchas, con poco mantenimiento

En un recorrido efectuado por seis barrios de la ciudad, en especial en los distritos 3 (Estación Argentina), 7 (Villa Primero de Mayo) y 10 (El Bajío) se evidenció daños en las canchas polifuncionales, en especial en los arcos de fútbol y fulbito y en los tableros de baloncesto.

En los barrios La Colina (D-10) y Banzer (D-7) los arcos de fulbito están corroídos igual como se encontraba el del barrio 8 de Septiembre, donde sufrió el accidente Javier Flores Chávez.

En el 27 de Mayo, también en el D-7, las bases de un arco de fútbol presentan daños que revisten peligro para los deportistas y vecinos.

A su turno, un pórtico de una de las canchas del barrio Luis Soruco (D-7) presenta huecos en su malla metálica, donde los alambres son un riesgo para los jugadores.

Por último, en el Héroes del Chaco el aro de uno de los tableros de básquet está colgando y con los fuertes vientos puede caer encima de los asistentes al lugar; además, en el 7 de Junio los cestos están sin tablas.

El secretario de Desconcentración Municipal, Franz Sucre, reveló que para este año está previsto refaccionar 14 canchas y que el año pasado se trabajó en 16 campos.