La crisis judicial apura la reforma de la Constitución

Programa. El MAS plantea en su programa de Gobierno una reforma a la Carta Magna para cambiar la justicia. Las otras tiendas políticas ven en ello una ventana que podría ser aprovechada para la relección indefinida.

»La autonomía avanzó solo en el papel



Una imagen que vuelve. Así, los asambleístas del MAS aprobaron el borrador del texto constitucional en Oruro. Fue en octubre de 2008, luego de la huida de Sucre

PABLO ORTIZ – [email protected]

La Constitución Política del Estado promulgada el 7 de febrero de 2009 podría enfrentarse a una nueva reforma. Si como dicen las encuestas Evo Morales es relegido y respeta su programa de Gobierno presentado ante el Tribunal Supremo Electoral, se encarará un proceso de reforma por lo menos para cambiar el sistema de elección de jueces y tribunos del Órgano Judicial. Así se asegura en la página 73 del programa de Gobierno presentado por el Movimiento Al Socialismo ante el TSE.

La oposición duda de las intenciones del oficialismo y ve en esta oferta la intención de permitir a Evo Morales un cuarto periodo de Gobierno, darle la posibilidad de ganarse en las urnas su llegada al 2025 como presidente del Estado.

Según este proyecto, no se ha logrado cambiar la justicia pese a la nueva Constitución, ordenamiento jurídico y elección de autoridades. Es por ello que plantea instalar una ‘Asamblea por la Revolución de la Justicia Digna con participación social’. además de la producción de leyes morales y reformas de instrumentos jurídicos para lograr un sistema transparente luego de la reforma constitucional.

Lo que dicen

Para el exministro de Gobierno, Autonomías y de la Presidencia y actual candidato a primer senador por el MAS en Santa Cruz, Carlos Romero, es muy prematuro hablar de reformas. Señala que lo central de la propuesta del MAS es el cumplimiento de la agenda patriótica 2025, no una reforma constitucional. Reconoce que está en el programa, pero solo en el acápite de justicia. Sin embargo, Romero cree que para cambiar el sistema judicial, inicialmente, no se necesitan reformas y lo único engorroso es la elección de magistrados.

Para él es más urgente construir un consenso social para acabar con la retardación, darle más transparencia a la justicia y establecer sistemas de control procedimental. También ve necesaria una segunda generación de leyes plurinacionales que hagan más ágil la tramitación de casos.

Para Gamal Serham, candidato a senador por el Partido Demócrata Cristiano, esto no es más que un pretexto para aprobar la relección indefinida de Morales. Lo mismo opina Arturo Murillo, postulante al Senado por la Unidad Demócrata.

Para Serham ni siquiera sería una dificultad para el MAS llevar a referéndum la reforma judicial y la relección indefinida del presidente, porque asegura que también controla el Tribunal Supremo Electoral y puede ‘dibujar’ los resultados.

Las otras opciones

La meritocracia, involucrar a las universidades, buscar a los mejores abogados del país para convertirlos en jueces y fiscales es la respuesta de la oposición, casi al unísono, ante la propuesta de reforma masista. De cierta forma, ellos también tendrían que realizar una reforma constitucional para eliminar la elección por sufragio universal de las autoridades del Órgano Judicial, aunque este detalle no está en sus programas de Gobierno.

De cierta forma, también, el MAS optaría más por una vía meritocrática. En su programa de Gobierno habla de formar a más de 10.000 abogados y trabajadores para la ‘nueva justicia’.

Para Murillo, lo que necesita la justicia es una purga, sacar a los jueces masistas y poner a los mejores por concurso de méritos. Los planteamientos de CU, PDC, Partido Verde y MSM coinciden en recurrir a las universidades para elegir a los principales magistrados del país y llenar el resto de los tribunales a través de concursos de méritos.

Para todo eso, tocando o no el tema de la relección indefinida, se debe reformar la CPE

Fuente: eldeber.com.bo