Tuto Quiroga dice que es el Neves boliviano

Santa Cruz. Caravana. El candidato de PDC recorrió la ciudad subido en un camión. Estuvo acompañado de sus candidatos a diputados uninominales y ex líderes cívicos. Hubo banderas de otros partidos.

Quiroga cierra su campaña y dice que es el Neves boliviano

imageTuto Quiroga con Germán Antelo recorrieron las calles de la ciudad con una veintena de vehículos.

EL DEBER, Santa Cruz



Tuto Quiroga se tiene fe. Ayer, en medio de una caravana de pocos autos y antes de lanzar un rosario hecho con globos inflados con helio, se comparó con Aécio Neves, el candidato del Partido Social Demócrata Brasileño que llevó a Dilma Rousseff a una segunda vuelta electoral, cuando hasta la penúltima encuesta en Brasil lo daban como tercero.

Multicolor

La caravana de cierre de campaña de Quiroga comenzó en el kilómetro 9 carretera al norte y se internó en la ciudad zigzagueando por mercados y barrios. En cada circunscripción, Tuto se mostró al lado del candidato de turno y la música del camión de campaña pedía los votos para el uninominal, no para el presidenciable.

Como en otros actos, las banderas del PDC se mezclaron con las de Falange, el MNR y la ADN y se vio al senador Germán Antelo muy cerca a Tuto. Antelo ya anunció su postulación a la Gobernación y aprovecha para comenzar antes su campaña.

Bola de cristal

A seis días de la votación, el hombre que cambió su nombre para que en la boleta electoral aparezca su apodo -Tuto- seguía criticando las encuestas, pero también aferrándose a ellas: “En esas encuestas amañadas nosotros somos los únicos que no hemos parado de crecer”.

Hábil fabricante de frases hechas, aseguró que su caravana -de no más de 20 autos- era más honesta que llevar a la gente a ver un concierto mientras se discursea, que nadie ha besado más mejillas ni abrazado más hombros que él.

También se comparó a sí mismo con David, el pequeño héroe bíblico que derrotó al gigante Goliat con un honda, aunque asegura que él, flaco, largo y quemado por el sol, debe luchar contra dos Goliats, el del Gobierno y el de la billetera abultada.

“Tienen más postes embanderados y paredes pintadas, pero el domingo no votan ni los postes ni las paredes, sino las personas”, dijo Quiroga, que apostó que se comerá su reloj si Morales alcanza el 65%. El domingo se sabrá si gana o pierde.