Doria Medina apunta a construir una alternativa política al gobiernista MAS

En las comicios de octubre obtuvo un apoyo de más del 24% del electorado de Bolivia.

Doria Medina apunta a construir una alternativa política al MAS

La ministra de Comunicación manifestó en su cuenta de Twitter que el consorcio peruano cementero del sur acusó a Soboce por presuntas irregularidades

imagePágina Siete. El empresario Samuel Doria Medina durante el anuncio, ayer.



Página Siete / La Paz

Después de vender todas sus acciones en Soboce e impulsado por el 24% de apoyo que obtuvo en las elecciones generales, Samuel Doria Medina busca construir «una alternativa” política al gobierno del presidente Evo Morales.

«Concluido (el) ciclo al mando de Soboce, pondré más énfasis en el compromiso hace tiempo asumido de construir una Alternativa al actual régimen”, escribió ayer el líder de Unidad Nacional en  su cuenta Twitter.

La actividad política y empresarial de Doria Medina prácticamente fueron de la mano. En 1987, se puso al frente de la empresa cementera, mientras que en 1992 fue ministro de Planeamiento y Coordinación.

  Después de su ruptura con el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) fundó Unidad Nacional (UN), partido con el que fue varias veces candidato a la presidencia, pero nunca venció, aunque logró bancadas parlamentarias reducidas como ocurrió en octubre.

Para esas elecciones, UN y  el Movimiento Demócrata Social (MDS), de Rubén Costas, conformaron Unidad Demócrata (UD), sigla que obtuvo el 24% de votación y se consolidó como  la primera fuerza de oposición.

  «Una vez que he obtenido 1.250.000 votos en la última elección, voy a dedicarme por completo a trabajar por el país”, afirmó el excandidato presidencial.

Por las permanentes críticas a la administración de Evo Morales, el MAS en la Asamblea abrió una investigación a toda la etapa de  privatización de las empresas estatales y le identificaron como uno de los impulsores.

   En 2010, el Gobierno expropió las acciones de Soboce de la cementera Fancesa de Sucre y hasta la fecha no le pagó.  En 2011, fue acusado por el Gobierno de «terrorismo bancario” y lo denunció ante el Ministerio Público. Estas acciones -según Doria Medina- fueron de carácter político, pero que no le amedrenta, sino le impulsan para continuar haciendo política en el país.

Afirmó que continuará impulsando los proyectos de responsabilidad social y el funcionamiento de los CITES (centros de capacitación técnica para emprendedores), su principal oferta electoral en octubre.

Antes de las elecciones presidenciales, Doria Medina anunció que si ganaba las elecciones vendería  sus empresas.

MAS no le augura un buen futuro

El MAS desahució la carrera política de Samuel Doria Medina mientras que el Partido Demócrata Cristiano (PDC) dice que es una  decisión personal.

«Políticamente ya no creo (…) seguro se va a perder como Juan Del Granado”, declaró a Página Siete, el diputado del partido oficialista Quintín Quispe.

En cambio, el dirigente departamental del PDC  Julio Alvarado manifestó que se trata de una decisión personal. «El tendrá sus razones para tomar esa decisión. Habrá que ver a qué lado se pone, si sigue con una política funcional al Gobierno o será una verdadera oposición”, sostuvo.

Quispe rechazó que las multas a  Doria Medina y las investigaciones del MAS en la Asamblea Legislativa hayan forzado al político a tomar esta decisión.

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, hizo notar que la empresa que compró las acciones de Doria Medina acusó a Soboce de «irregularidades”.

«Doria Medina vendió sus acciones a Holding Cementero, parte del Consorcio Cementero del Sur que acusó a SOBOCE, en 2014, de irregularidades”, escribió en su cuenta de Twitter.