San Lorenzo también es una marca que crece

Prepara una pretemporada fashion en Miami y con nueva ropa. Avanza en la vuelta a Boedo. Los números sonríen. Socios, balance, gestión…

Leandro-Romagnoli-Libertadores-Marcelo-Carroll_CLAIMA20141231_0040_27 (1)

Aunque ciertas interpretaciones tan aceptables como discutibles tienden a condenarlo porque no arriesgó a fondo contra el Real Madrid de los récords, San Lorenzo despide este 2014 con la conciencia tranquila y disfrutando. Al cabo, redondeó un año para la memoria porque se abrazó a esa Copa Libertadores tan negada y porque estacionó en una final del mundo contra el adversario más soñado. Debe existir memoria corta para repasar las individualidades que perdió este plantel y los problemas de lesiones con los que llegó a Marrakech. Si ese chip falla, la memoria larga recuerda que San Lorenzo hace dos años y medio se salvaba del descenso y no tenía jugadores para arrancar la pretemporada. Y si no resultan suficientes esas razones, saltan a la realidad otros argumentos que no se vinculan en forma directa con la pelota pero demuestran que San Lorenzo también es una marca que crece, clave para no depender al extremo de los imprevistos futboleros.

«El 2014 fue el mejor año de la historia. En 2015 queremos repetir la Libertadores, pero primero está la Recopa. Apuntamos a internacionalizar la marca y queremos avanzar en la vuelta a Boedo hasta comprar los terrenos en Avenida La Plata», resume el presidente Matías Lammens.



Se viene una pretemporada fashion en Miami y con nueva vestimenta: en estos días se presentará el convenio firmado con Nike. Para la segunda parte de 2015 jugaría un amistoso en España contra el Atlético de Madrid, como para repetir lo coronado antes del Mundial de Clubes frente al Milan en Italia.

Si San Lorenzo proyecta con ambición es porque los números lo avalan. Con la transferencia de Walter Kannemann a Atlas de México en 1.000.000 de dólares (más un 20% de una futura venta que aún se discute), ya no necesita vender más jugadores para equilibrar finanzas y reforzar el plantel.

Aparte del dinero que le ingresa por la operación de WK14, la tesorería sonríe porque recibirá otros 4.000.000 de dólares de premio por el Mundial de Clubes; 1.100.000 dólares de la primera cuota de la venta de Angel Correa a Atlético de Madrid; y otros 300.000 dólares de una cuota por la ida de Santiago Gentiletti a Lazio de Italia.

Hoy San Lorenzo tiene un presupuesto para el fútbol profesional de 100.000.000 de pesos. Ese monto podría solventarlo con el dinero recaudado a través de las cuotas que abonan sus 57.000 socios, ítem considerado como principal generador de recursos. «Este punto es una de las claves de nuestra gestión, aparte de la reingeniería de toda la deuda. Las campañas que hicimos para captar socios fueron un éxito», explica Lammens.

En este sentido, en Boedo también están más que satisfechos con la venta de abonos para este 2015: ya expendieron por 7.000.000 de pesos y estiman que llegarán a 12.000.000. Aquí un anzuelo decisivo es el plan de 12 cuotas ofrecido a través del Banco Ciudad.

San Lorenzo no late en el día a día atado a los ingresos de televisión, que le significan otros 40.000.000 de pesos. Es más: los 61.000.000 de pesos por la TV que el club ya tenía comprometidos en la AFA hace dos años y medio por gestiones anteriores hoy se redujeron a 45.000.000. Y se viene una presentación oficial del Balance 2014 que muestra a la CD jactándose porque revirtió el patrimonio neto negativo, aparte de reducir el pasivo y de conseguir superávit operativo.

No se quedó San Lorenzo aferrado al Efecto Papa. No se conformó con las imágenes en Marruecos que lo ubicaron en la élite en la cancha y también afuera, por ejemplo con esa cena que Lammens y el vice Marcelo Tinelli compartieron con Joseph Blatter, presidente de la FIFA, y con Florentino Pérez, hombre fuerte del Real Madrid. Es un lindo recuerdo la carta del propio Blatter felicitando por el 2º puesto y por el fantástico espectáculo dibujado por los 12.000 cuervos que viajaron desde Buenos Aires y desde distintos lugares del planeta. San Lorenzo no quiere bajarse de ese fenómeno que supo provocar.

Fuente: clarin.com