Bolivia desde afuera

Mauricio AiraMAURICIOAIRAOK_thumb1Pocas son las ocasiones en que Bolivia hizo noticia mundial. Una fue la muerte del Che, el guerrillero “heroico” como lo llamó Fidel Castro, asesinado en Vallegrande clausurando la aventura guerrillera de los castro-comunistas. Otra fue la salida de Gonzalo Sánchez de Lozada desde Santa Cruz hacia los EEUU, al término de incidentes graves que le obligaron a renunciar a su mandato constitucional ante el Congreso boliviano. Luego con alguna repercusión la llamada “nacionalización de los hidrocarburos” ya bajo el mandato del actual presidente Morales.Por más que uno revisa los grandes diarios como La Nación de Buenos Aires, The New York Times, ABC de Madrid, o los de Alemania, Francia o Inglaterra difícilmente encuentra textos de alguna relevante extensión, existen sí notas breves o avisos pagados, si se quiere textos en espacios comprados por el Gobierno de Bolivia para referirse a diversos temas como el marítimo o las reelecciones del actual Jefe del Estado.Grandes comunicadores de habla hispana o portuguesa han publicado sobre Bolivia llamativos espacios como la revista VEJA llamando la atención sobre el narcotráfico y las implicaciones con la actual administración. Publicaciones que por otra parte, no han merecido, como habría correspondido, aclaraciones oportunas y contundentes.Ni siquiera las grandes catástrofes, como la que azota hoy mismo al territorio de Pando han llamado la atención de “los grandes” al punto que organizaciones humanitarias como Cruz Roja Internacional o Cáritas hacen notables esfuerzos para llamar a la solidaridad sin resultado aparente.Las intervenciones de Carlos Mesa en su calidad de vocero del tema marítimo vinculado a la demanda nacional en la Corte Internacional de Justicia de La Haya han merecido cierto relieve, no el suficiente, especialmente en España donde se espera tenga una necesaria y adecuada difusión.Por lo demás los incidentes del llamado “juicio del siglo” o Terrorismo, además de los países “involucrados” como Irlanda, Hungría, Croacia apenas si publican algo, o los incidentes de los escándalos públicos por corrupción que no alcanzan relevancia. Eso sí, los casos del llamado “narco general Sanabria” o más recientemente del teniente coronel Ormachea han tenido repercusión porque habiendo cometido delitos flagrantes han sido condenados a largas penas de prisión en cárceles de los EEUU.Los numerosos viajes intercontinentales de Morales a Rusia, China, África apenas ocupan unas líneas, casi ninguna fotografía y mínima repercusión de sus entrevistas oficiales, inclusive cuando se realizan al más alto nivel. Por el contrario, los regímenes cercanos al MAS del presidente Morales como los de Venezuela y Argentina, son ”pan de cada día”, la prensa seria les dedica sendos espacios incluyendo los de Escandinavia con cientos de miles de lectores.