Ministra desmiente a su antecesora, dice que Venezuela no tiene deudas con estatal boliviana Enatex

Los trabajadores de la textilera piden una reunión con el Presidente Evo Morales.

Ministra afirmó que Venezuela no tiene deudas con Enatex

Los trabajadores se reunieron con la nueva ministra del rubro, Verónica Ramos, quien les informó que no hay deudas de Venezuela, como dijo su antecesora.

image



Archivo Página Siete. La movilización de los trabajadores que se efectuó en enero.

Página Siete / La Paz

Los trabajadores de la Empresa Pública Nacional de Textiles (Enatex) sostuvieron una reunión con la nueva ministra de Desarrollo Productivo, Verónica Ramos, quien les informó que Venezuela no tiene deudas pendientes con la textilera boliviana.

  «Tenemos que ser claros. Hoy (ayer) escuchamos y pudimos entender que estábamos viviendo de ilusiones. En realidad, no había nada confirmado con Venezuela cuando nos indicaban que había cuatro  millones de dólares por cobrar y ellos no querían pagar. Todas las mentiras salen”, declaró el dirigente textilero René Ticona a Cadena  A.

La declaración del representante surgió tras una reunión que duró más de dos horas con la nueva ministra de Desarrollo Productivo, Verónica Ramos, quien asumió esta cartera de Estado el 22 de enero pasado.

La exautoridad del ramo, Teresa Morales, informó en reiteradas oportunidades que Enatex sólo tenía problemas de liquidez que se solucionarían una vez que Venezuela pagara por las prendas que había adquirido e incluso dijo que «dejaban de confiar en el mercado venezolano”.

El 10 de enero declaró que «es por la falta de pago de 16 millones de dólares por la exportación a Venezuela (de prendas de vestir) que no se ha tenido la posibilidad de hacer la cancelación (de los sueldos)”.

El dirigente de los trabajadores pidió un encuentro con el presidente Evo Morales para debatir el mejor destino de la compañía. «Haremos un plan con la empresa y nos presentaremos ante el presidente (Evo Morales) para mostrarle cuál es la realidad de Enatex y así queremos salir adelante”, aseguró.

En  2013, las pérdidas de la compañía  sumaron 61 millones de bolivianos, mientras que en 2012 el resultado negativo fue de 13,8 millones de bolivianos, según los balances de la empresa estatal.

Las protestas

Entre diciembre y enero, los trabajadores de la estatal llevaron a cabo dos huelgas por falta de pago. La primera la suspendieron tras el compromiso de la empresa de pagar los salarios de septiembre a noviembre, incluidos los dos aguinaldos.

Hasta enero sólo se cancelaron los aguinaldos y la empresa les adeudaba cuatro salarios de septiembre a diciembre. Tras una segunda movilización,  la compañía canceló un salario y se comprometió a pagar un segundo hasta finales de enero.

Finalmente, se comprometió que a principios de este mes la empresa debía presentarles un plan de pagos para liquidar los dos meses adeudados.

El dirigente no se refirió a este punto ayer y el medio televisivo informó que no cumplieron con los compromisos asumidos por la empresa. También debía ser removida la gerenta de la empresa, Julia Aparicio.