Consejos para aprender a escuchar (de verdad) a los hijos

Comunicarse es mucho más que transmitir información, es hacerlo de forma tal que la otra persona comprenda el mensaje. La comunicación puede ser verbal y no verbal, cuando el cuerpo y los gestos toman protagonismo. Es realmente importante que lo tengas en cuenta para aprender a escuchar de verdad a tus hijos, y comprender realmente qué ocurre en su interior.

La importancia de la buena comunicación en la educación de los hijos

Es muy importante que los padres seamos capaces de comunicarnos de forma abierta y efectiva con nuestros hijos; es decir, que hablemos con ellos de todos los temas (que no existan temas prohibidos) y que comprendan realmente el mensaje que les queremos transmitir. 



La relación entre padres e hijos puede ser muy buena si la comunicación entre ellos es efectiva, o sea si los padres transmitimos nuestros mensajes de forma que los hijos realmente los comprenden, y si a su vez nuestros hijos logran con sus mensajes que los padres de verdad entendamos qué les sucede. Por este motivo, si los padres nos preocupamos por mantener una buena comunicación con nuestros hijos, ellos aprenderán a comunicarse mejor con nosotros y con otras personas, lo que les beneficiará en toda su vida. 

Los niños empiezan a formar ideas y creencias acerca de si mismos en función de cómo sus padres se comunican con ellos, de modo que el sentirse escuchados y comprendidos por sus padres es algo que además contribuye a su buena autoestima. 

En cambio, la mala comunicación entre padres e hijos puede llevar a que los menores sientan que no son importantes o que no son comprendidos por las personas más importantes de su vida. Y por si fuera poco, pueden pensar que sus padres son poco fiables y no confían en ellos, retractándose de hablar con sus padres.

 

Cómo aprender a escuchar a los hijos

A continuación, quiero explicarte algunas formas de aprender escuchar a tus hijos de verdad, y que ellos se sientan comprendidos y amados.

Desde temprana edad hay que preparar el terreno para que la comunicación con los hijos en el futuro sea abierta y efectiva. Para ello tendrás que estar a disposición de tus hijos siempre que tengan preguntas o que simplemente quieran hablar. De este modo tus hijos sentirán tu comprensión y aceptación, algo que mejorará la relación entre ustedes. Además, les será más fácil compartir sus pensamientos, sentimientos y preocupaciones.

Escuchar es una habilidad que debe ser aprendida y practicada, es una parte importante para que no existan los llamados «ruidos en la comunicación» que distorsionan el mensaje que se quiere transmitir. El ser escuchados hace que los hijos sientan que sus padres realmente están interesados en ellos y en cualquier cosa que tengan que decir.

Para escuchar de verdad a tus hijos, durante las conversaciones tienes que mantener el contacto visual, eliminar las distracciones (por ejemplo, bajar el volumen del televisor o celular) asentir con la cabeza, no cortar la conversación con comentarios, y expresar tu opinión con franqueza y de forma delicada.

 

Por María José Roldán

Fuente: www.imujer.com