Los reyes de Holanda premian a un falso filántropo


El presentador Jelte Sondij, recibe el premio. La imagen fue publicada en el Instagram del promaga que conduce. / Instagram

La monarquía holandesa ha cumplido 200 años y sus titulares llevan dos siglos reconociendo la labor social desinteresada de la ciudadanía, además de la excelencia de sus creadores, científicos, militares y gente del espectáculo. La reina Isabel II de Inglaterra tiene también su lista anual de condecorados, y como en Holanda, la ceremonia de entrega supone un acontecimiento social. Esta vez, sin embargo, entre los 2.836 elegidos en nombre de la Casa de Orange se ha producido un error. O como asegura el galardonado, Jelte Sondij, un presentador televisivo, “una forma de fraude”, porque nadie ha comprobado la veracidad de las campañas de concienciación que le han valido el premio. El ayuntamiento de Utrecht, encargado de elaborar la lista correspondiente (como el resto de consistorios) ha admitido el fallo y ha prometido investigar lo ocurrido. El engaño ha sido destapado apenas unas horas antes de que los soberanos, Guillermo Alejandro y Máxima, celebren este lunes en la localidad de Dordrecht (al suroeste del país) el Día del Rey. El primero a su estilo y sin la presencia de la antigua reina Beatriz.



Con algunos proyectos de ficción y una barba. Me voy a casa con un reconocimiento.

El presentador Sondij participa en un programa dedicado a temas de consumo titulado RamBam y emitido desde 2011 por la televisión pública. Con ayuda de cámaras ocultas y en un tono humorístico, denuncian toda clase de fraudes y estafas. Como la de un supuesto médium que aseguraba hablar con el espíritu de unos abuelos que en realidad estaban vivos. O bien las elevadas y cambiantes tarifas pedidas por los taxistas de Ámsterdam a los turistas. Incluso han deslizado informaciones falsas para ver si el resto de los medios de comunicación nacionales eran capaces de darse cuenta. Si tenían filtros para no errar, como ha sucedido ahora con las condecoraciones.Lo peor de todo ha sido que el presentador ha recogido en persona el galardón disfrazado con una peluca y una barba postizas. “Nadie ha constatado mi identidad. Tampoco lo hicieron cuando presentamos el expediente solicitando la medalla, y citamos campañas ecológicas y de protección de perros inventadas. Con meterse en Google bastaba para ver que no había nada de nada”, ha dicho, ya con la distinción prendida a la solapa.En teoría, una vez recogida la información sobre los candidatos, el ayuntamiento debe revisar su autenticidad para remitirla luego a un comité nacional. Tras la aprobación del Gobierno, el rey ratifica el documento final. Abochornado, Jan van Zanen, alcalde de Utrecht ha lamentado “que todo esto haya estropeado un momento tan especial”, como el cumpleaños del rey Guillermo.Fuente: elpais.com