Todavía estamos de reciente resaca por la celebración del 4 de mayo, el día de Star Wars. Y qué mejor que estas fechas para aprovechar la ocasión y tratar de hacer odiosos paralelismos. Odiosos porque solo nos recuerdan que el universo de la saga está más lejos de lo que nos gustaría. Pero volviendo al tema, obviamente podríamos encontrarnos con los planetas de Star Wars en nuestro propio universo. Al fin y al cabo son un reflejo de lo que conocemos. ¿Cuáles serían esos planetas? ¿Cómo de lejos se encuentran? ¿En qué se diferencian? Tal vez, si viviéramos los suficiente podríamos disfrutar de algunos paisajes que bien parecen sacados de alguna de las películas. Aunque puede que para entonces ya estuvieran pasadas de moda.

Bespin, sistema solar

Venus HAVOCParece mentira, pero Bespin es sin duda el mejor candidato para ser emulado en nuestro universo. El mejor porque, en primer lugar, los planetas gaseoso son de los más abundantes. En segundo, porque contamos con varios en nuestro propio sistema solar. Tercero, porque ya hemos ideado un un proyecto de futuro para colonizar uno de ellos. Por supuesto, hablamos de Venus. Ya os hablamos de los planes de la NASA para construir una base flotante a 50km de la superficie venusiana, entre las nubes ácidas y reactivas. Lo verdad es que la atmósfera de Venus es incluso más factible de colonizar que la superficie marciana. La idea del proyecto es construir un laboratorio en el que una dotación de la NASA pueda convivir durante un año. Quién sabe, tal vez dentro de 50 años podamos mirar hacia Venus, en el alba, y pensar en la ciudad flotante que allí flota recordándonos a Bespin. Y nuestro propio vecindario.

El Tatooine gaseoso

planetas de Star WarsVale, ya sabemos que Tatooine, el desértico planeta de Luke Skywalker, no es gaseoso. Pero el Keple 47c sí lo es. ¿En qué se parece a Tatooine? En varias e importantes cosas. En primer lugar, se encuentra en la zona habitable, aunque él mismo no es capaz de soportar la vida. Pero sí sería podría ocurrir en alguna de sus lunas. Y aún mejor. Es el primer exoplaneta descubierto en la zona habitable con dos soles. Efectivamente, si pudiese haber vida en uno de sus satélites, estos tendrían dos estrellas en su cielo, como Tatooine. Eso sí, el planeta se encuentra a 4.900 años luz de aquí, en la constelación Cygnus. La verdad es que poco más sabemos de este primo lejano gaseoso. Y puede que nunca sepamos mucho más.

Una fría batalla, la de Hoth

vida extraterrestreExisten varios planetas de Star Wars cubiertos de hielo y nieve. Pero pocos tan emblemáticos como Hoth, donde se celebra una de las batallas más míticas de la saga. Lo cierto es que si tuviésemos que elegir un planeta para escenificar la batalla, podríamos elegir Encelado, una de las lunas de Júpiter, como escenario. Entre otras cosas porque es un satélite cubierto de agua congelada, lo que resulta bastante importante en el desarrollo de la batalla (no está bien lanzar misiles a montañas de gases congelados). Por otro lado, la temperatura es relativamente soportable con la protección adecuada, lo que no implica ningún tauntaun. Además es uno de los candidatos en la búsqueda de la vida extraterrestre por diversas razones. Eso sí, encelado, al contrario que Hoth, tiene una gravedad mínima ya que resulta muchísimo más pequeño. Así que los soldados y máquinas de guerra flotarían sin parar por toda su superficie. Pero dentro de lo que cabe, es uno de los mejores candidatos para vivir nuestra propia batalla tanto por cercanía como por ambiente.

La Geonosis roja

MarteGeonosis es otro de los planetas de Star Wars más nuevos. Aparece en el episodio dos y es la base de la primera gran batalla de las Guerras Clon. Desde fuera, Geonosis parece una especie de Marte con anillos. Lo cierto es que bien se parece a nuestro planeta rojo, con sus cañones y orografía árida y abrupta. Además, Marte se encuentra en la zona habitable, así que no es nada descabellado pensar en una guerra sobre su superficie. Aunque claro, nos faltarían los Jedis. Y alguna cosa más, como la gravedad. Marte, al contrario que Geonosis, es más pequeña que la Tierra y tiene una gravedad ligeramente menor. Además, es bastante frío, por lo que olvidaos de ir en manga corta.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Mustafar, a 33 años luz

planetas de Star WarsLa batalla entre Obi-Wan y Anakin tiene lugar sobre la ardiente superficie de este mundo de lava. Pero en vez de Mustafar bien podría haber sido UCF-1.01, un exoplaneta que orbita la estrella GJ 436. De hecho, este pequeño primo de Mustafar es aproximadamente dos tercios del tamaño de la tierra por lo que su gravedad es sensiblemente menor, pero asequible. Según nuestras mediciones se encuentra a unos 33 años luz, nada más, de nuestro hogar. Consta comouno de los exoplanetas más pequeños que conocemos. Si pudiéramos llegar hasta él y ser capaces de construir estructuras resistentes a la lava fundida que rezuma entre cañones negros, tal vez podríamos vivir una escena parecida a la La gran mayoría de diferencias con la realidad se encuentran en la gravedad y temperaturamítica batalla. Pero claro, tendría que ser dentro de la base, porque es imposible salir a la superficie sin protección y no morir calcinado. Tal vez un Jedi sí que pueda, pero un humano normal, desde luego que no.Existen numerosos planetas con los que podríamos jugar a este juego. Los principales problemas que nos encontraríamos, normalmente, serían la gravedad y la temperatura (porque obviamos otras condiciones de habitabilidad). Así que las escenas en los planetas de Star Wars bien podrían vivirse de forma parecida pero con enormes saltos, movimientos algo más incómodos y con todos los personajes cubiertos hasta las cejas de ropa protectora. Por supuesto, hemos obviado los planetas parecidos a la tierra como Alderaan, Dagobah, Coruscant, Corellia, Kashyyykk, Ralltiir y un sinfín más. De hecho, la saga ha encontrado bastantes más planetas habitables que la ciencia en nuestro universo. Estos planetas frondosos y selváticos bien merecen un detenido vistazo. Pero de esto tendremos que hablar otro día.