Humor negro

penoco_thumbEl Congreso Brasileño acaba de nombrar a Raymundo Santos Rocha Magno como nuevo embajador en Bolivia, dos años después de haber retirado a su representante como consecuencia de la salida del exsenador opositor Róger Pinto, que contó con la ayuda del personal diplomático y militar de la legación de Brasil en La Paz.

Tanto el escape de Pinto, como el retiro del embajador Marcel Biato y la larguísima demora en nombrar al sucesor, enfriaron las relaciones entre ambos países y obviamente, el gobierno boliviano esperaba una señal positiva tomando en cuenta la afinidad ideológica entre los regímenes de Evo Morales y Dilma Rousseff.

Pero la designación de Santos Rocha llega casi al mismo tiempo en el que se produjo la confirmación del Consejo Nacional para los Refugiados (CONARE) de Brasil del asilo político al congresista boliviano, perseguido por hacer varias denuncias de narcotráfico en contra de connotados personajes de la administración gubernamental de nuestro país. En ese caso, la designación del embajador brasileño no es otra cosa que humor negro.



Bajo el Penoco-El Día

Fuente: El Día