La mitad de las mujeres que sufre violencia doméstica, se queda en su hogar por falta de dinero para subsistir

Según encuesta. La dependencia económica prolonga el ciclo de violencia contra las mujeres. Permanecen en sus hogares violentos por falta de recursos.

Según encuesta, la mitad de las mujeres que sufre violencia doméstica, se queda en su hogar por falta de dinero para subsistir

Zulema AlanesLa Paz, 3 de septiembre (ANF).- El 50 por ciento de las mujeres que denuncia violencia se reconcilia con sus parejas, porque no tienen recursos para garantizar su propia subsistencia y la de sus familias, según una encuesta realizada en la ciudad de La Paz.La falta de autonomía económica de las mujeres es un factor que perpetúa la violencia, aseguró Sergio Siles, secretario de Desarrollo Económico del Municipio de La Paz. En declaraciones a ANF, dijo que esa oficina verificó que un elevado porcentaje de mujeres decide permanecer en sus hogares  aun de ser víctimas de violencia sistemática, de tal manera que la dependencia económica constituye el principal obstáculo para terminar con una relación violenta.La Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia, Ley 348, tipifica la violencia patrimonial y económica como “toda acción u omisión que al afectar los bienes propios y/o gananciales de la mujer, ocasiona daño o menoscabo de su patrimonio, valores o recursos; controla o limita sus ingresos económicos y la disposición de los mismos, o la priva de los medios indispensables para vivir”.La encuesta realizada entre víctimas de violencia, mostró que una mayoría piensa que no podrá salir adelante y termina supeditada a la dominación económica masculina. “No creen en ellas mismas, no valoran sus capacidades y tienen temor de no poder generar sus propios ingresos, ni garantizar la subsistencia familiar.  Si además de la violencia física o psicológica, la mujer es víctima de violencia económica, es más difícil que tome la decisión de denunciar y, si lo hace, continuar con el proceso y abandonar a su pareja como medida preventiva”, dijo Siles.Informó que frente a ello, se han diseñado programas dirigidos a promover el empoderamiento económico de las mujeres que viven una situación de violencia, no solo para mejorar su calidad de vida sino también para el logro de su autonomía económica. Una mujer que no tiene independencia económica está  a merced de su agresor, es manipulada a través del dinero que le provee para el sustento familiar. Las mujeres se vuelven más vulnerables cuando no tienen un empleo ni cuentan con una fuente de ingresos, por tanto, les resulta más difícil salir del ciclo de la violencia.Se necesita generar una cultura donde se valore el trabajo de la mujer,  “estamos seguros que el día en que las mujeres tengan autonomía económica disminuirá la violencia de género. Si el esposo pega a una mujer que tiene capacidad para garantizar su propio sustento y el de sus hijos, seguro que lo deja  o lo bota de su casa porque ella tiene con que sostenerse”, puntualizó.La autonomía económica no es más que la capacidad de las mujeres de contar con sus propios ingresos, información, bienes y servicios para lograr su participación en la vida económica, para sostenerse por sí mismas y contribuir al ingreso familiar.La violencia económica que está tipificada en la Ley 348, es una agresión que vulnera el derecho fundamental a la subsistencia. Es una forma de violencia que afecta a numerosas mujeres y a sus hijos, y las obliga a permanecer al lado de su agresor por temor a no poder garantizar el sustento de su familia, explicó Siles.Dijo que en el marco de una iniciativa para promover buenas prácticas para prevenir la violencia hacia las mujeres, en la presente gestión el Gobierno Municipal de La Paz  pondrá en funcionamiento cinco Casas de la Mujer donde 150 mujeres que viven una situación de violencia  serán capacitadas y contarán con la asistencia técnica para  concretar algún emprendimiento productivo que les garantice su independencia económica.Las Casas de la Mujer funcionarán en los Barrios de Verdad del Distrito Norte de la ciudad de La Paz, y contarán con la infraestructura y equipamiento necesarios para capacitar a las mujeres que están resueltas a poner fin al ciclo de la violencia.El programa ofrecerá orientación y capacitación a las mujeres hasta que puedan generar un emprendimiento productivo.   Asimismo incluye apoyo psicológico y jurídico para que afirmen sus proyectos de vida al mismo tiempo que diseñan sus iniciativas económicas.