Perón, Perón…..

562eebb7ecfcdCuando se cerraba el conteo de los votos de las elecciones nacionales de 25 de octubre de 2015, muchas personas dentro y fuera de la República Argentina se vieron sorprendidas por los resultados; el escrutinio mostraba un virtual empate entre el candidato oficialista Daniel Scioli y el opositor Mauricio Macri de Cambiemos. El balotaje es un hecho, su definición, fijada para el 22 de noviembre, mostrará a América Latina si una de las doctrinas políticas más longevas de la región ha alcanzado su punto de inflexión.

Es difícil encontrar en los años recientes de la historia argentina un momento más relevante, en un país donde el peronismo es casi un dogma, el votante parece haber reflexionado sobre la validez de sus postulados. No es algo sencillo, recordando al mismo Juan Domingo Perón, el peronismo es la opción de los argentinos que cuando parecía no haber otra alternativa y “se levantaba triunfante el individualismo capitalista y el colectivismo comunista alargando la sombra de sus alas imperiales por todos los caminos de la humanidad. Así nació el justicialismo bajo la suprema aspiración de un alto ideal. El justicialismo creado por nosotros y para nuestros hijos, como una tercera posición ideológica tendiente a liberarnos del capitalismo sin caer en las garras opresoras del colectivismo”. En otras palabras, un concepto argentino hecho por los argentinos, para ellos y para el mundo, y que señala como sus pilares la justicia social, la soberanía política y la independencia económica.

Tan difícil de cuestionar en el imaginario que el mismo Macri, consciente de que tendrá que conquistar el voto de sectores que pertenecen o comulgan con el peronismo, fijó su posición alabando las políticas de justicia social de Juan Domingo Perón y Evita en los años 40, aunque distanciando a ‘ese’ peronismo nacionalista y reivindicatorio del kirchnerismo, que define como excluyente, corrupto, disgregador y traidor al interés de las mayorías. Macri fue aun más allá, antes de las elecciones declaró: “Reivindico cien por cien las banderas del justicialismo”. Indicando que las del peronismo son ideas que “hay que sostener” porque “se basan en la búsqueda de la justicia social, la igualdad de oportunidades y el ascenso social”. “Lo que no reivindico es lo que ha hecho el PJ en los últimos 25 años”. Teoría política aparte, queda claro que el votante ha mandado un mensaje, y ese mensaje democrático es claro, no se puede a nombre de un ideal generar impunidad, abuso y corrupción, no se puede hacer de la exclusión una constante, porque a fuerza de excluir, un día el que excluye descubre inevitablemente que es minoría.

Roxana Gentile

Fuente: eldeber.com.bo