Luis Revilla: Nuestro futuro como Bolivia no depende de dos personas (Evo y Álvaro)

Luis Revilla: Nuestro futuro como Bolivia no depende de dos personas

Luis Revilla, líder de Sol.bo (foto Luis Gandarillas, Oxigeno)
La Paz, 14 de febrero (Oxígeno).- Desde la sede de la agrupación Sol.bo, Luis Revilla Herrero cuestiona la campaña del oficialismo que busca la modificación de la Constitución, solo porque el Movimiento Al Socialismo no ha sido capaz de renovar los liderazgos  y porque el presidente Evo Morales y el vicepresidente Alvaro García Linera se muestran como salvadores del país, cuando las mayorías bolivianas ya definieron el curso del país.El periódico digital Oxigeno.bo publica un adelanto de la entrevista realizada a Revilla, cuyas respuestas serán parte de la edición de febrero de la revista Oxígeno que circula esta semana.¿Este referendo es necesario para el país?Lo sabremos el 21 de febrero. Sabremos si valió o no valió la pena si el costo económico, además, tuvo o no sentido. Eso lo va a decidir la gente el próximo 21 de febrero.Desde su punto de vista, ¿existen otros temas más importantes que la definición que los bolivianos tomarán el 21 de febrero?Claro.Por ejemplo, la justicia. No creo que haya que hacer ajustes a la Constitución en el régimen económico, pero sí, por ejemplo, en el proceso autonómico o en tema de la justicia. Esos son temas de mayor importancia y tienen mayor relación con la vida cotidiana de la gente.¿Esos temas requieren de una reforma constitucional?Requieren de una discusión, de cómo vamos resolver el problema de la justicia, en el que nos metió el propio gobierno. Esta justicia torcida es funcional al gobierno; eso sí no todos los jueces ni los funcionarios judiciales, pero el partido de gobierno ha instrumentalizado a la justicia.¿Qué va a pasar si se impone el NO?Muchas cosas. Primero el respeto a la institucionalidad; segundo, la decisión soberana de la gente de que no se puede cambiar las reglas por capricho de una o dos personas. Ese será un logro muy importante para la democracia y para los políticos significa que deben comprender que hay reglas de juego. Bolivia va a ganar porque obligatoriamente se va a impulsar un proceso de renovación. Yo siempre digo, lo mejor que le puede ocurrir al MAS es que gane el NO porque eso lo va obligar a generar liderazgos alternativos para mantener en el tiempo el proyecto político. No hay que desmerecerlo, el MAS es una fuerza política muy importante en el país tiene la obligación de renovarse y plantear un horizonte de futuro. En la campaña nos dicen que si no están dos personas no hay futuro ni para ellos ni para el país; la dirigente de las mujeres campesinas dijo que esto es un asunto de vida o muerte. Entonces su proyecto se acabó en el referendo. Esto es irresponsable y una falta de lealtad con sus bases. Dijeron que querían quedarse 500 años, pero ahora resulta que si no están las dos personas. Pero al margen de aquello yo creo que ya está tomada la decisión.¿En qué sentido?Que el No va a ganar. Ya está por demás definido, eso escucho en la calle, así habla la gente. Esa estrategia del terror está insultando el sentido común de la gente. La gente sabe que Sánchez Berzaín no va a volver y si vuelve volverá a rendir sus cuentas a la justicia. La gente sabe de qué ni en el peor gobierno dictatorial le han quitado su casa a nadie. Esas campañas del terror insultan al sentido común y la inteligencia del pueblo.Entonces, ¿el amanecer del 22 de febrero será diferente al que espera el Gobierno?Es un error decir de que todo se acaba en el referéndum el país no se va a terminar. El Presidente tiene cuatro años más para cumplir su mandato y yo y mi organización política vamos hacer garantes que cumpla ese mandato, porque nadie va a recortar ni un mandato nadie va a violentar la institucionalidad democrática pero vuelvo a decir lo mejor que le puede pasar al MAS es perder eso lo va obligar a sacudirse. Yo creo que el MAS no se va a ir el 22 de febrero así gane el NO. Creo que le va obligar a sacar a evaluar un poco las cosas a pensar y a plantearse horizontes en términos políticos mesiánicos y más concretos en beneficio de la población. No creo que el futuro esté terminando para el MAS si se gana el no.Frente al discurso que el gobierno está planteando para llevar gente al 21 de febrero, ¿cuál es discurso alternativo de SOL.BO?Explicamos las razones del No. No caeremos en el chisme porque creemos que eso distrae el fondo de las cosas ni haremos una evaluación del gobierno. Un cambio de este tipo puede afectarnos no sé cuantas décadas. No es un cambio menor y finalmente un cambio que puede bloquear procesos de renovación política en el país. La gente ya se dio perfectamente cuenta de que el cucú no va a venir, nadie va a quitar nada. No es necesario ponerse dinamitas para defender el país. Nuestro futuro como país no depende de dos personas; es verdad que el país no es el mismo de hace diez años, pero esos avances son producto de la conciencia del pueblo boliviano y de las organizaciones populares, pero ahora nos dicen que todo había sido obra y gracia de una persona yo no lo creo.Yo no creo en súper humanos, es cierto hay líderes que conducen, pero finalmente los bolivianos fuimos quienes tomamos la decisión de recuperar nuestros hidrocarburos en el referendo del 2005 antes de la presidencia de Evo Morales. Los bolivianos decidimos hacer un país igual entre todos. Por eso el Vicepresidente se equivoca cuando dice que volverán esas cosas al país. Esas cosas no van a volver por la decisión colectiva del pueblo.¿Cómo cree que va a votar el pueblo?Va a ganar el NO con seguridad. Estuve en varias ciudades y la decisión es la misma, pero debemos prestar atención de otros aspectos del referendo, como la votación en el exterior porque el padrón de electores ha aumentado significativamente. Debemos prestar mucha atención, debemos tener un ojo sobre el proceso electoral en el exterior porque en el país la decisión está decidida.¿Sospecha de que voto en el exterior puede inclinar el resultado en sentido contrario si no hay los controles necesarios?Esa es mi preocupación.