ABT: Industria forestal boliviana pasa tremenda crisis por ingreso de muebles baratos de otros países

Sugiere medidas urgentes.

Erbol / Bolivia

La industria nacional lucha por sobrevivir ante la competencia. Foto / Internet

El director ejecutivo de la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT),  Rolf Köhler, dijo que la industria forestal boliviana “está en un momento de tremenda crisis”, debido al excesivo control normativo desde el año 2011 y la importación de muebles acabados mucho más baratos que la industria nacional.

“La industria forestal está en crisis, ustedes ven cómo se van cerrando industrias, primero porque hemos perdido competitividad por la entrada de productos de Brasil, Argentina y China que son más baratos con relación a los provienen de bosques naturales nativos”, declaró a radio  Alternativa de la red Erbol.

Explicó que ante esa situación planteó trabajar al Ministerio de Medio Ambiente, siete medidas de emergencia para encarar la crisis del sector. Una de las propuestas es aumentar los aranceles a la importación de los muebles acabados y tableros de melamínicos.

“Gran parte de las importaciones forestales maderables que está haciendo Bolivia en este momento, son muebles que está entrando mucho más baratos”, declaró.

Indicó que los ingresos por exportación de productos son menores a la importación y esto genera una balanza comercial negativa equivalente a los 10 millones de dólares, en una tendencia hacia arriba cada año.

Según datos de la  Cámara Forestal de Bolivia, difundidos por el matutino El Deber, en el año 2013, las  importaciones sólo de Brasil alcanzaron a  38,4 millones de dólares; en 2014 creció a 41 millones y el 2015, se incrementaron a 70 millones.

Para revertir esa corriente, la ABT planteó industrializar la madera en Bolivia en una alianza pública-privada con los indígenas, que son propietarios de los bosques, acceso a créditos y búsqueda de mercados externos.

Hace poco el gerente general de la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), Jorge Ávila, aseguró que hay 1.050 trabajadores despedidos por el causa del cierre de empresas laminadoras en Santa Cruz y Cochabamba, y advirtió que si se incrementa el costo de la importación, la industria forestal boliviana se ira destruyendo con consecuencias de orden socioeconómicas impredecibles.