Antelo: "El error de dividir, no puede volver a pasar"

‘Choco’ Antelo está cerca de convertirse -el viernes 29, en Santa Cruz- en el nuevo presidente de la Liga. Cree que es clave el consenso entre los 12 clubes para que comiencen a generarse cambios.
LIGA

%image_alt%

Es el candidato propuesto por Oriente. Antelo también lidió por la presidencia de la FBF en enero. Foto: Jorge Uechi

Es el más firme candidato para ser el nuevo presidente de la Liga. No habla como tal, pero sí confirma los aspectos que se tienen que dar para que asuma tras una elección que se realizará la próxima semana. Su club, Oriente Petrolero, lo propuso convencido de que es la persona ideal para encarar cambios profundos en el seno que aglomera a los 12 clubes profesionales del país. “Soy un hombre de fútbol”, dice Miguel Ángel Antelo, ‘Choco’ para sus más allegados, que aclara que la única forma de salir de la crisis “es encontrando consenso”.

¿Existe chance de que sea el nuevo presidente de la Liga?

Creo que es fundamental para presidir la Liga el consenso entre los 12 clubes, que todos quieran un cambio en el fútbol y que esta entidad sea capaz de liderar ese cambio. Creo que ya no hay más tiempo de estar divididos; al margen de los problemas que tuvieron las anteriores gestiones, hubo el error de gobernar desuniendo, tuvieron a la FBF o a la Liga con cinco, seis y hasta siete clubes en desacuerdo con ellos y, producto de eso, vino la catástrofe que hoy vivimos, en resultados económicos y deportivos. Y al menos en la Liga que participé hasta 2013, el presidente era un administrador de litigios, de enemistades, algo increíble.

¿Por qué aquello?

Porque hubo una elección, con unos conformes y otros disconformes, porque no se estaba de acuerdo con los fallos del Tribunal de Justicia Deportiva (TJD),  por los arbitrajes y hasta por el fixture. Mire usted, por ejemplo, para este torneo Clausura, el saldo del fixture se acaba de aprobar con los equipos jugando la Libertadores, con equipos que pelean la punta de la Liga y con otros que están luchando por no descender. La transparencia es un principio básico en el fútbol.

¿Apunta a la unión sí o sí?

Se los planteé en Tarija (cuando participó de la elección para presidente de la FBF) y se los volví a decir el viernes, en la última reunión de consejo superior. Es necesario tener excelente relación con la FBF y con las asociaciones. En mi vuelta al fútbol del 2008 al 2013 creo que la Liga no fue capaz de lograr aquello, porque no tuvo la gente, ni el deseo ni la motivación de acercarse a las asociaciones una, dos o diez veces en procura de deponer diferencias. Ese error de dividir no se lo puede volver a cometer.

¿Las tres cabezas son un perjuicio que no permite avanzar?

Se dice que las tres cabezas están mal, ¡caramba! Las estructuras están, pero quienes han fallado han sido los hombres, los dirigentes, los ejecutivos que han estado a cargo en esas épocas, por no buscar un acercamiento para encontrar una solución.

¿Es un desafío grande ser el presidente de la Liga?

Yo soy un hombre de fútbol y me gustaría, que en estos tiempos en que las estructuras de la FIFA y la Conmebol están cambiando, aportar. Porque antes, cuando uno no estaba de acuerdo con la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), la Conmebol o la FIFA, nos metían miedo. Todo tiene que manejarse con transparencia y consenso. Insisto, como hombre de fútbol y a pesar de la vida que llevo (sonríe, porque dice estar más tranquilo), me gustaría aportar, pero no para hacer más de lo mismo, y para lograr aquello se necesita ese consenso en todas la decisiones y trabajar por el fútbol de una forma conjunta.

Ese consenso del que habla, ¿se puede dar, es palpable viendo la realidad dirigencial que se vive en nuestro fútbol?

Yo me ofrezco a trabajar en esas condiciones, en que todos tengamos responsabilidad. Porque a veces sucede, por ejemplo, lo que pasó con el mismo Marco Ortega, que entró -hay que reconocer, en un momento muy difícil-, pero a los 20 días ya estaban buscando cómo sustituirlo. Bueno, el viernes se acordó de que se hagan elecciones, fui a un almuerzo a Cochabamba con algunos dirigentes (no quiso dar nombres) y ahí me propusieron ir a la Liga. Pero es como les dije: si yo voy, es porque deseo sumar, no dividir. Si quieren que vaya, es porque ven con buenos ojos mis intenciones y la forma de trabajar. Yo expliqué el viernes cuál es mi visión y para esto es necesaria la voluntad de toda la dirigencia.

¿Resta el hecho de que The Strongest hubiera condicionado su apoyo si es que le dan la tesorería que hoy tiene Bolívar?

Me compromete, me condiciona y entiendo la posición de The Strongest, porque creo que todos los clubes tienen derecho a participar en las directivas de su gremio. Pero también creo que eso debe ser producto de un todo. Esas cosas se tienen que discutir, se tiene que llegar a un consenso, porque si yo acepto, solo por ser elegido, me estarán condicionando en desmedro de otro club que puede tener esa misma aspiración. De todas formas, creo que se está avanzando en el cambio.

¿En qué, por ejemplo?

El viernes sugerí, aunque igual otros clubes lo hicieron, que se cambie el artículo en que se estableció que existan cinco vicepresidencias. Esa fue una cuestión meramente electoralista en 2010 cuando se reeligió ‘Patato’ (Mauricio Méndez). Entonces, para tener conforme a los nueve votos que se necesitaban, se eligió al comité ejecutivo y a cinco vicepresidentes más. ¡Mal! Ahora habrá un cambio ahí, es decir que desaparecen las vicepresidencias y se queda solo el comité ejecutivo conformado por cinco miembros. No habrá muchas pegas qué repartir. Para estos cargos los clubes tienen que tener un desprendimiento, poner su mejor gente, personas que conversen y no dividan como ha sucedido en los últimos años.

En términos de medición, ¿en qué porcentaje se está en busca de lograr un acuerdo entre los 12 clubes profesionales?

Primero le digo que yo no he alzado el teléfono para decirle a alguien que me voy a postular y que vote por mí. No lo hice. En realidad, el único que quiere votar por mí es ‘Keko’ Álvarez (se ríe). Creo que hay un 50% de los clubes que les gustaría que estas cosas se manejen así, y creo que esos clubes son quienes deben convencer al resto de que emprendamos juntos este desafío.

¿Sobre qué base?

El viernes, Hormando Vaca Díez, como Oriente Petrolero y como secretario general de la Liga, presentó un trabajo en el que tuve la oportunidad de participar; muy interesante, muy bueno. Lo mismo hizo el delegado de Sport Boys, Clíver Rocha -con otro trabajo interesante-, y se cerró con un último de Marco Ortega. Yo creo que se tiene que trabajar  en esos tres para sacar uno solo. En la Liga se comprometieron a repartirlo a todos los clubes para que en estos ocho días se agreguen pautas de trabajo que se quieran hacer. Pero insisto, si no existe un compromiso de ese nuevo comité ejecutivo, no se va a poder hacer nada. De todas formas, hay que ser optimista.

¿Cuánto pueden perjudicar las discrepancias entre clubes?

Había delegados un poco pesimistas por las discrepancias entre clubes. Eso existe pero se tiene que solucionar. Somos rivales todos, pero en la cancha, y terminados los partidos hay un bien común, que es la Liga. Es como cuando estaba en Oriente y había posiciones. ‘¡Caramba!, bajen la guardia, que el bien mayor es Oriente Petrolero’, les decía. Ojalá que se pueda avanzar, porque además, en menos de un mes, la Conmebol enviará requisitos que todos los clubes profesionales deben cumplir y si no se adecúan a estas normas, que son duras, se corre el riesgo de no participar en un torneo internacional.

¿Puede tener el respaldo de Blooming?

En su momento hablé con la gente de Blooming, previo a la elección en Tarija; ellos tenían su compromiso ya de antemano y con todo el derecho. Pero yo creo que a todos les interesa que el fútbol mejore y, como les digo, es sentándose y conversando. Aunque suene un poco repetitivo, tengo excelentes experiencias con Blooming del 80 al 94, cuando por consenso se eligió a Marcelo Roca como presidente de la Liga o a Guido Loayza como titular de la federación.

¿Percibe un respaldo?

Creo que sí, se está avanzando. En la reunión del viernes pedí la palabra en dos o tres ocasiones para mencionar algunas ideas. Eso sí, hasta ese día también hubo otra opción (se habló de Jaime Oña, de Sucre) y yo dije que estaba feliz porque me liberaron, pero otra vez tuve la llamada del presidente de mi club para seguir porque hay mucha gente que quiere el cambio. Quiero que me den la oportunidad, porque mi deseo es trabajar para todos. 

Fuente: diez.bo

Categorías Deportes