Gas. YPFB intenta aclarar entuerto con Argentina y echa la culpa a un medio

Esta vez es el presidente de la estatal YPFB que sale a aclarar el problema surgido con Argentina por la imposibilidad de Bolivia de cumplir con el envío de los volúmenes de gas natural acordado por contrato. Guillermo Acha echa la culpa de la “distorsión de la información” al periódico paceño Página Siete, sin embargo los principales medios argentinos alertaron del problema y fue el propio ministro de Energía de Argentina, Juan José Aranguren, quien reveló que de los 19 millones de metros cúbicos diarios comprometidos, Bolivia entrega 16 millones, porque tiene inconvenientes en la producción, según refleja Clarín. (eju.tv)

EXPORTACIÓN. Bolivia exporta gas natural a Argentina desde el año 2007 y tiene un contrato vigente hasta 2026.

EXPORTACIÓN. Bolivia exporta gas natural a Argentina desde el año 2007 y tiene un contrato vigente hasta 2026. Foto de archivo: correodelsur.com

YPFB aclara que nominaciones de gas a Argentina están sujetas a su demanda y estacionalidad

    La Paz, 7 may (ABI).- El Presidente ejecutivo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, Guillermo Achá, aclara que las nominaciones de gas natural a la República Argentina están sujetas a escenarios contractuales que tienen que ver con la demanda estacional del vecino país. El costo de la venta del energético muestra una alta correlación con los precios internacionales.

“Muchas veces el diario Página Siete, lanza noticias incluso en primera plana, tratando de generar una distorsión de la información. En este caso respecto a los volúmenes de exportación de gas natural, información sesgada que podría, en una actitud irresponsable, afectar la excelente relación que entre el Gobierno de Argentina a través de Enarsa y el Estado Plurinacional de Bolivia con YPFB. Una prueba de esta coordinación es el pago de la deuda de este energético”, señaló el ejecutivo de YPFB.

El gas natural boliviano en el mercado argentino representa tan solo el 10% de la demanda de este energético en ese país. Mencionar que incumplimientos de nuestro país derivaron en comprar no un gas chileno como tantos expertos y periodistas señalan, sino gas de ultramar e ingresarlo a través de una Planta regasificadora en ese País por ducto a Argentina, debería ser resultado de un incumplimiento de un 30% de nuestro compromiso contractual, y esto nada más lejos de la realidad. Con Argentina particularmente se tienen tres escenarios contractuales:

CDC: Máxima cantidad contractual

CDG1: Cantidad Garantizada 1-Obligación de entrega de YPFB (Deliver or Pay)-85%

CDG2: Cantidad Garantizada 2-Obligación de recepción de ENARSA (Take or Pay)-70% CDC (verano). Estos volumenes son menores al CDG1 y corresponden al periodo de verano en Argentina, ya que durante esta temporada el consumo de gas se reduce considerablemente por una menor demanda del sector comercial.

Estos volúmenes considerando estos cuatro primeros meses como verano, y habiendo inclusive coordinado el mes de mayo mantener esa nominación, se han cumplido a cabalidad. Otra vez la coordinación entre partes da lugar a acuerdos que obedecen a una realidad boliviana, de prepararnos para incrementar nuestra capacidad de producción en un 12% con el ingreso de la producción proveniente del Campo Ipati Aquío (Incahuasi), que aportara 6,7MMmcd, desde julio de este año, y donde manteniendo el volumen contractual podremos alcanzar un volumen de entrega a Argentina CDG1.

El ingreso de Incahuasi a pesar de los comentarios vertidos sobre la producción nacional de gas, ratifica que año a año, desde el 2006, Bolivia ha podido incrementar su producción de gas natural, y este 2016 no será la excepción.

Con respecto a las necesidades de importación de Argentina, se debe considerar que una de las particularidades de la demanda de gas de Argentina es su estacionalidad. La demanda de gas natural  se incrementa considerablemente en el periodo de invierno, explicada por un mayor consumo del sector residencial, periodo en el cual las importaciones de GNL por parte de Enarsa se incrementan considerablemente para poder cubrir estos requerimientos.

Cabe señalar que a pesar de que ENARSA, en el periodo de invierno cuenta con mayores volúmenes de gas natural a través de mayores importaciones de GNL aun así debe cubrir el exceso de demanda con combustibles líquidos como los fuels, que generalmente son utilizados por el sector eléctrico, generando para esta empresa estatal mayores erogaciones de recursos que las mismas importaciones de gas natural procedentes de Bolivia o a través de GNL.

Dentro de este marco, de acuerdo a la información de la prensa argentina los volúmenes importados procedentes de Chile reemplazarían 400.000 mc de gasoil de los 900.000 mc que estaban previstos de ser importados por Cammesa para los próximos meses.

El precio de exportación del gas boliviano establecido en el contrato con ENARSA contempla una canasta de fuels y el diésel oil, los muestran una alta correlación con los precios internacionales de éste (WTI y Brent). De acuerdo a la fórmula establecida en dicho contrato, se toman en cuenta las cotizaciones de dichos fuels el diésel correspondientes a un semestre anterior. Por ejemplo, para obtener el precio del periodo enero – marzo de una gestión, se utilizan las cotizaciones del periodo julio – diciembre de una gestión anterior, y para el periodo abril – junio, se emplean las cotizaciones de octubre – marzo.

Dentro de este contexto, el precio del gas exportado a la Argentina para el trimestre anterior fue de 3.88 $us/MMbtu.

De acuerdo a la información con la que se cuenta dentro del contrato entre Solgas y Enarsa el precio establecido sería de 6.8 $us/Mmbtu. Cabe señalar que este precio incluiría el precio de GNL comprado por GDF Suez, más los cotos de licuefacción y transporte hasta Argentina, por lo que la intención de generar especulaciones con respecto a nuestro precio, poniéndolo en comparación con el de GNL importado a través de Chile y reitero no procedente de Chile, es inadecuado, ya que el gas exportado desde Bolivia, considera el precio de este energético y el transporte hasta frontera, sin embargo el costo de gas del otro país, como se señalo debe considerar un transporte de GNL hasta una planta de regasificación, y un transporte de un ducto alejado del mercado objetivo, que a pesar de ser alto, considero es más accesible que los Fuels de importación en Argentina, por lo que esta situación es una correcta decisión por parte de nuestro vecino.