El mundo ha sido testigo

HERNAN MALDONADOHernán MaldonadoEl pueblo democrático venezolano demostró al mundo sus ansias de vivir en LIBERTAD al salir masivamente a las calles (Solo en Caracas hubo más de UN MILLÓN de manifestantes) exigiendo un cambio de gobierno por la vía pacífica y constitucional.Algunos apuntes:1.- El oficialismo también convocó a una concentración, la misma que no alcanzó ni a 5.000 manifestantes. Diosdado Cabello, en su tweeter, publicó una foto trucha con la Av. Bolívar rebalsando de gente, pero eso fue hace años, cuando vivía Hugo Chávez.2.- El vocero oficial, José Vicente Rangel, calculó que la oposición solo reunió 30.000 personas, pero los hechos (las fotos que recorren el mundo de la mega manifestación opositora, en 3 grandes avenidas de Caracas), fueron una puñalada en el corazón del chavismo gobernante al comprobar fehacientemente que perdió pueblo. La furia del sentir oficialista fue expresada de viva voz por Nicolás Maduro quien en su alocución ante sus raleadas huestes, no pudo disimular su bronca y se dedicó a insultar a los líderes de la oposición. Al presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, lo llamó “viejito, coño de madre”, un lenguaje procaz, indigno, más propio de un pandillero, que de un jefe de estado (Y en horario infantil, violando la ley).3) Hubo gente descontenta que creía (yo mismo) que hoy se caía el régimen y al final de la marcha hubo conatos de violencia…4) La oposición le mostró al régimen abiertamente que es mayoría y que su triunfo del 6D al apoderarse de la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, no fue un cuento. Si hoy se produjeran las mismas elecciones, el oficialismo sería barrido. Las dos concentraciones le mostraron a los militares (que son los que en última instancia van a decidir) con quién está la mayoría de los venezolanos y qué es lo que quieren.5) El único punto positivo del régimen fue que no ordenó frenar la gigantesca marea humana. Hubo casos en que los Guardias Nacionales más bien abrieron paso a los manifestantes. El 11 de abril del 2002 una marcha muy inferior a la de hoy vista, y que fue reprimida, logró el breve derrocamiento de Chávez.6) El 6D el oficialismo estaba tentado a vulnerar los resultados de los comicios parlamentarios, pero al final del día los militares lograron que se respetase el colosal triunfo opositor. No tengo la seguridad, pero es posible que también algunos mandos hubieran recomendado mucha cautela. Inclusive no se dio ni un caso de algún DRON bajado a balazos como había amenazado el Ministro del Interior. Por eso es que las vistas espectaculares de la mega manifestación pudieron verse en todos los rincones del mundo, inclusive en las cadenas estadounidenses, flemáticas en la información de América Latina.7) La oposición le mostró a la dictadura su fortaleza y seguirá en la calle. Hay otras marchas el 7 y 14 de septiembre. Las exigencias son que este año mismo se produzca el referendo revocatorio, que haría renunciar a Maduro para convocar a nuevos comicios y la libertad de los presos políticos. Maduro amenazó con detener a más dirigentes políticos, pero -tras lo visto- tendrá que pensarlo dos veces.La Toma de Caracas, como se llamó el colosal acto, puso a Maduro y sus compinches al borde del barranco y parece que solo falta un empujoncito. Los militares del alto mando, que están alineados con el régimen, no podrán dormir tranquilos después de lo que vieron. Amanecerá y veremos.El Diario – La Paz