La Gabriel evade el cambio y se sumerge en la crisis

Se desatendió la agenda de julio. El Congreso pasó a segundo plano y se priorizó las elecciones sin actores nuevos. Sin cambios, un incendio alentó el descontrol

El centro de cómputo de la Corte Electoral quedó en cenizas el viernes. El rector habla de un asalto armado

El centro de cómputo de la Corte Electoral quedó en cenizas el viernes. El rector habla de un asalto armado

Ruy D’alencar – [email protected]



A la universidad estatal cruceña la describen casi como un cóctel molotov: una suma de elementos que pueden arder. Eso es lo que se recoge de los análisis de tres docentes de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), estudiantes y dos analistas externos, luego de que la madrugada del viernes un grupo de asalto con armas de fuego sometió a sus guardias de seguridad e incendió el centro de cómputo de la Corte Electoral, donde las llamas consumieron el material electoral que debía usarse este martes 13. Pérdida de Bs 150.000 que la ‘U’ tendrá que cubrir otra vez para celebrar los comicios.
Y como corolario, ayer, Alfredo Jaldín, de Somos U, anunció su renuncia a la candidatura para rector, hecho que también cambia el contexto electoral. Casi al filo de la votación.

La descripción habla sola. Pero en el fondo, la universidad pública que maneja más de Bs 1.000 millones por año (la segunda en presupuesto, luego de la UMSA de La Paz) padece los tropiezos a los que la han conducido “intereses oscuros”, como ha dichoo el rector de transición Manfredo Menacho.
“La universidad se encuentra sumida en una de sus peores crisis institucionales y, como agravante, no pretende cambiar ni un ápice, lo cual es peligroso para la autonomía universitaria, pues si esta no cambia desde adentro, es probable que los cambios lleguen desde afuera”, alerta Romano Paz, politólogo de la Uagrm, que habla de una “Alma Mater secuestrada”.

Saúl Rosas, Miguel Cadima, Waldo López, Gustavo Coimbra y Sergio Justiniano siguen siendo los candidatos. Y de ellos solo Cadima, López y Coimbra son aspirantes por primera vez. En el otro extremo, Rosas ya fue rector dos veces y busca un tercer mandato. Algo inédito en la ‘U’.

La crisis es general. Pese a la convulsión desatada en julio, los cambios de fondo no llegaron. Hay crisis por recortes de presupuesto, por trabajadores impagos que protestan. Pero también por grupos de poder que siguen ahí. Nadie los niega. Por ‘padrinazgos’ a la hora de admitir catedráticos, por denuncias penales de corrupción y por falta de renovación de actores. Nadie canalizó la agenda de cambios.

El Congreso Universitario pasó a un segundo plano y se priorizó dar una nueva fecha para la disputa por el poder político del Rectorado.
“Los estudiantes que estamos cansados de ver sus peleas internas”, señala el Movimiento de Acción Estudiantil, que es liderado por el estudiante de Sociología, Orlando Layme. Para los estudiantes, está claro que el asalto armado y el incendio son obra de los frentes en disputa.

Algunas distinciones
Rosas no dijo nada sobre el asalto e incendio en la universidad. Cadima ve otro complot de los demás candidatos en su contra para que se suspendan los comicios con el fin de evitar que él gane. Y para Coímbra, con el atentado, la ‘U’ tocó fondo. Pero, pese a que algunas autoridades académicas, insinuaron responsabilidad de los estudiantes, el docente y exvicedecano Luis Andia lo pone en duda. Para él, el atentado buscó boicotear los comicios y es más verosímil que alguno de los frentes o alguna autoridad con poder en la ‘U’ estuviera detrás. O sea, una cosa de intereses electorales.

El docente Daniel Valverde cree que es importante ver que acá hay una crisis electoral y una institucional, que es diferente, y que el problema tiene que ver con la decisión del rector y del ICU de encarar el Congreso para “romper con la lógica de prebendas y establecer una lógica académica”. Mientras se esperan las elecciones, entre amenazas de toma de la ciudad universitaria, el rector ha enfrentado recortes presupuestarios y protestas que lo cercan en su despacho por salarios impagos

Fuente: eldeber.com.bo