Los ingresos del IDH bajaron en un 51% en universidades

Descenso. La Gabriel René Moreno registró una caída del 52% y en recursos de coparticipación un 9% con relación a agosto de 2015. El sector se ve inquieto.


En un reporte estadístico al que tuvo acceso El Día da cuenta que los ingresos de las universidades públicas del país al mes de agosto 2016, con relación al mismo periodo del año anterior, por concepto de Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), cayeron en un 51%. En tanto, las transferencias por coparticipación tributaria bajaron en un 9%. 



Gustavo Rojas, secretario ejecutivo del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), señaló que esos indicadores confirman el serio problema en el que se encuentran las casas de estudios superiores  de todo el país, dado que se ven enormemente perjudicados en el desarrollo de infraestructura, equipamiento y todo inherente a las investigaciones académicas.

«Es un serio problema. El efecto no solamente es en proyectos de inversión, de infraestructura, equipamiento, sino también va a afectar a la investigación, becas y desconcentración. Son varios ítems que no se podrán desarrollar», argumentó Rojas.

Cifras que reflejan. Las transferencias a las universidades por recursos de Coparticipación Tributaria, cuyos fondos provienen del Tesoro General de la Nación (TGN) en agosto se ubicaron en Bs 1.486 millones, cuya cifra representa un 9% menos con relación a los Bs 1.627 millones del 2015. De dicha fuente, las universidades del país, hasta agosto dejaron de percibir alrededor de Bs 141.873.390. 

En cambio, si bien al 2015 los ingresos por IDH con relación a la coparticipación tributaria eran tres veces menores; estos bajaron a constituir casi cinco veces menos. En ese contexto, al mes de agosto los ingresos por IDH se ubicaron en solo Bs 265.506.093, al registrar una caída del 51% con relación al 2015 cuando se tuvo, en el mismo periodo del año, alrededor de Bs 542.962.949. Por dicho concepto, las casas de estudios superiores dejaron de percibir alrededor de Bs 277.456.856.

«En ambos contextos, se presenta una notoria baja de los ingresos, como efecto de la caída de los precios del petróleo, y en el caso específico de nuestro país, ha  incidido en los ingresos por la exportación del gas natural, lo cual genera todo un desajuste presupuestario», señaló Vicente  Cuéllar, docente y analista económico.

La situación es aún más crítica para las universidades públicas de los departamentos de Oruro, Potosí, Pando, Beni, Potosí, Tarija y Chuquisaca. En cambio, las tres grandes universidades del eje central, si bien han experimentado grandes caídas, lo que les compensa es gran caudal de ingresos por coparticipación tributaria y recursos propios.

En el caso de 'La Gabriel'. La situación de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), no es diferente al resto. Por recursos de coparticipación, los ingresos cayeron en 9%. Al mes de agosto se reportó un ingreso por dicho concepto solo de Bs 366,4 millones, cuando el 2015 a la misma fecha se tuvo alrededor de Bs 402,3 millones. La reducción supuso no percibir alrededor de Bs 35.8 millones. 

Pero la situación con respecto a los ingresos del IDH es aún más grave. Al mes de agosto, por ese concepto, los ingresos solo fueron de Bs 47.261.481 con relación al mismo periodo del año del 2015, cuando fue de Bs 97.841.867, reportando una reducción de alrededor de Bs 50.580.386.

«Esto se veía venir. La ventaja nuestra es que, en época de bonanza, hemos podido hacer inversión en infraestructura suficiente. Ahora que la tenemos, estamos pudiendo sobrellevar el problema», señaló Oswaldo Ulloa, ahora nuevamente vicerrector de la UAGRM.

Punto de vista

Vicente Cuéllar
Economista y docente de la UAGRM

«Las universidades no hemos administrado la bonanza'

«Ante la caída de los ingresos luego de un periodo de bonanza, las universidades están condenadas a reprogramar e incluso recortar muchos proyectos que estaban en ejecución, en algunos casos quedarán inconclusos. 

Pero el gran problema que atraviesan las universidades es que se han acostumbrado a estar toda la vida con la mano extendida y no hacer una planificación adecuada del uso eficiente de sus recursos. 

Esto se veía venir, dado que la caída de los precios del petróleo no vino de la noche a la mañana. Esto se dio hace más de tres años atrás, por tanto, las universidades no supieron tomar sus previsiones. Lamentablemente, no hemos sabido administrar nuestra bonanza, pensando que nuestros ingresos iban a ser siempre constantes».

Apuesta
Panorama por universidades del país

 

Contexto.  El 66,2% de los ingresos de coparticipación que reciben las universidades corresponden a tres de ellas asentadas en el eje central del país: la UMSA (La Paz), la UMSS (Cochabamba) y la UAGRM (Santa Cruz). El restante 33,7% se distribuyen en las restantes 9 universidades públicas del país, incluida la Universidad Siglo XX de Llallagua (Potosí) y la Universidad Pública de El Alto.

Ajustes. La diferentes universidades manifestaron en los últimos meses que se encuentran en serias dificultades para ejecutar sus proyectos y programas, incluso académico a falta de recursos del IDH.

Fuente: eldia.com.bo